SEGURIDAD

Novick y Zubía van por mano firme para mejorar seguridad

El exfiscal dice que si Jorge Díaz no cambia la cabeza tiene que ser relevado.

Con la incorporación de Gustavo Zubía, el Partido de la Gente profundiza su perfil de combate con mano dura a la inseguridad. Foto: Ariel Colmegna.
El Partido de la Gente profundiza su perfil de combate con mano dura. Foto: A .Colmegna.

Mano firme, más cárceles, mejores policías y más capacitados. Es que los uruguayos son "hijos del rigor" y si no se reprime y aplica tolerancia cero, la delincuencia va a ganar las calles y dominar el país. Pero lo fundamental: mejorar la gestión. Por eso la fórmula para solucionar los problemas de inseguridad se completa con relevar del cargo al ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y al fiscal general de la Nación, Jorge Díaz.

Esta es la idea que la dupla Edgardo Novick y Gustavo Zubía tiene en la cabeza para atacar los problemas de seguridad ciudadana. El ingreso del exfiscal al Partido de la Gente dotó al grupo político debutante en las elecciones nacionales de una fuerte impronta en el combate a la delincuencia y la "mano dura".

A esto se le suma la idea ya anunciada por Novick de tener en sus filas al experto en seguridad Robert Parrado y al equipo del estadounidense Rudolph Giuliani, que llegará en octubre para terminar de articular un plan integral sobre seguridad.

La incorporación de Zubía al partido fundado por Novick tiene un objetivo concreto. El exfiscal quiere ganarse una banca en el Parlamento y desde allí tener una tribuna para denunciar los problemas legales que tiene el nuevo Código del Proceso Penal, y cambiarlo.

"No quiero ir al Parlamento para servir el café. Quiero ir en los primeros lugares para tener la llave y pelear para cambiar el nuevo Código", dijo el martes cuando oficializó su ingreso a la política partidaria.

"¡Mano dura fiscal!", le gritó una señora a Zubía el jueves por la mañana cuando estaba por entrar junto con Novick al edificio de Nuevocentro Shopping para la entrevista pactada con El País. "La gente me pide fotos. Pero eso viene de antes", contó el exfiscal, quien argumenta que su popularidad se debe a que no titubea al reclamar mano dura y firmeza para combatir el delito. "La gente está aterrada y hay que actuar ya para que no se nos vaya de las manos", agregó.

Bonomi y Díaz.

Novick sabe de gestión empresarial. Sus empresas han crecido con los años. Incluso el último shopping que construyó crecerá en un piso más. Pero dice que hay que estar preparados para cuando las cosas marchan mal, actuar rápidamente.

"Pasa en cualquier lado. En las familias, en las empresas, si la cosa marcha mal lo primero que hay que hacer es reconocer el problema y después cambiar", dijo. Para él, el gobierno de Tabaré Vázquez no está dando muestras de querer cambiar para solucionar los problemas de inseguridad en el país. "La gente necesita muestras. Y por eso es que hay que cambiar al ministro Bonomi", dijo, aunque admitió que es consciente de que solo con eso no se resuelve el problema de fondo. Pero es el principio.

Zubía va por la misma línea, pero en el plano judicial. Para él uno de los grandes problemas de que no se puedan solucionar los focos de inseguridad tiene como responsable al fiscal Jorge Díaz, su exjefe.

Recuerda que el principal impulsor del nuevo Código fue Díaz, quien, según su visión, cambió la norma con una impronta ideológica. "Él dice que no se puede tener inocentes en prisión. Y todo el mundo aplaude porque en teoría está perfecto. Pero lo que pasa es que mientras dura el proceso esos supuestos inocentes siguen delinquiendo, y fue lo que pasó en estos meses. Por eso, ahora se está tratando de volver a la prisión preventiva. Lo contrario a lo que hace unos meses decía Díaz", sostiene el exfiscal.

Para Zubía el puesto del fiscal general es un cargo político y por eso dice que le dificultó tomar decisiones independientes para atacar los problemas de seguridad. "El fiscal ha manifestado en reportajes que tiene vinculación o tuvo vinculación a una fracción política muy concreta: el Partido Comunista. El gobierno que tenemos casualmente está integrado también por el Partido Comunista. Que tú seas tan inocente de decirme que no existe una vinculación política entre el Poder Ejecutivo actual y la designación de Díaz es otro tema", opinó el nuevo dirigente del Partido de la Gente.

Por eso, para Zubía hay que cambiar la filosofía de la fiscalía. Y si eso no sucede se deberá sustituir a Díaz. "A la persona física no me interesa si se cambia o no. La filosofía con que se está llevando adelante la fiscalía de Corte sí hay que cambiarla. Si Díaz cambia de filosofía, que se mantenga a Díaz. Si Díaz no cambia de filosofía, que se sustituya a Díaz", afirmó.

Aclaró que no tiene problemas personales. Recordó que cuando se fue le hizo una broma: "Ahora sí pueden descorchar los champagnes y festejar que me voy".

Zubía confía en que su excolega cambiará de cabeza. "Creo que Díaz va a cambiar de cabeza porque la cosa no da para más. Y entonces allí será bienvenido Díaz al mundo de las realidades".

¿Se equivocó Pacheco con el dictamen de Sendic?

El fiscal de crimen organizado Luis Pacheco tuvo a cargo una de las investigaciones judiciales más importantes en la historia de la política uruguaya: el caso Ancap y el exvicepresidente de la República, Raúl Sendic. Su conclusión fue pedir el procesamiento sin prisión del dirigente frenteamplista por abuso de funciones y peculado. Zubía no quiso opinar sobre el accionar de su excolega. Sin embargo, dijo que si el hubiese tenido el caso sí hubiese pedido procesamiento con prisión.

ESTRATEGIA.

Usar a los militares para atacar a los narcos

La decisión del senador blanco Jorge Larrañaga de impulsar un plebiscito sobre seguridad puso en la agenda política el tema del uso de los militares para combatir la inseguridad. Novick y Zubía dijeron que no van a firmar para que se efectivice la consulta popular.

Sin embargo, el líder del Partido de la Gente sí está dispuesto a apelar a los oficiales del Ejército para combatir parte de la inseguridad ciudadana.

"En el tema del narcotráfico es donde tienen que intervenir los militares para combatir el narcotráfico", dijo Novick adelantando una de las ideas que incorporarán en la propuesta de seguridad.

El plan va en dos líneas: en la frontera con un control más firme y permanente de parte de oficiales militares. Hoy están en algunos puntos, pero para el Partido de la Gente se debe potenciar.

El segundo ítem es en el control militar integral de las cárceles. Actualmente son los encargados de la seguridad perimetral, pero para Novick y Zubía se debe entregar el control total de las cárceles a los militares.

"Queremos el control integral para que no entren los celulares, las armas y la droga. Para eso sí están capacitados los cuerpos militares", dijo Novick.

Su nuevo integrante entiende también que se deben construir varias cárceles más para mejorar los problemas de hacinamiento y poder encarcelar a los delincuentes. Zubía sostuvo que incluso se debe trabajar en cárceles de tiempo medio para que casos de faltas o menores puedan ser recluidos allí y el mensaje a la sociedad no sea "de que todo vale".

El exfiscal recordó que se cansó de ver casos en los que madres que golpeaban a las maestras de sus hijos salían festejando y celebrando de la fiscalía porque no iban a prisión y quedaban libres.

"El mensaje que se le da al barrio es que siga pegándole a la maestra que no pasa nada", opinó Zubía. "Somos hijos del rigor. Somos hijos de la educación y cuando falla hay que aplicar el rigor para controlar la cosa", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)