CRISIS BOLIVIANA 

Nin Novoa: ver a Jeanine Áñez con la biblia "me hizo acordar a una nueva colonización"

El canciller dijo que en Bolivia "hay un golpe de Estado, que está básicamente fundado en el desprecio que se le tiene por parte de una minoría blanca a la mayoría indígena".

Rodolfo Nin Novoa y Evo Morales, este viernes en México. Foto: @MRREE_Uruguay
Rodolfo Nin Novoa y Evo Morales, el pasado viernes en México. Foto: @MRREE_Uruguay

El canciller Rodolfo Nin Novoa dijo este viernes en Melo (Cerro Largo)  sobre la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez: "Al entrar al palacio legislativo con la biblia, despreciando todas las culturas pluriétnicas que tiene Bolivia, me hace acordar a una nueva colonización".

En rueda de prensa, el canciller dijo que Áñez "ha usurpado el poder porque no han existido los pasos que determinan la sucesión presidencial en caso de la renuncia", en línea con lo que manifestó Uruguay el miércoles en la Organización de los Estados Americanos (OEA).

El miércoles Uruguay señaló que "se trata en realidad de una autoridad de facto" debido a que la "Asamblea Legislativa no se ha reunido como lo establece la Constitución" y que por tanto consideran que hubo "una ruptura del orden institucional" desde que asumió el poder dos días después de la renuncia de Evo Morales, mientras transcurrían varios disturbios con un saldo hasta el momento de al menos 32 muertos desde el 20 de octubre.

En esa oportunidad, la OEA aprobó una resolución en la que pedía a Bolivia que llame "urgentemente" a elecciones, con 26 votos a favor, cuatro en contra, las abstenciones de Barbados, Suriname, Trinidad y Tobago y Uruguay, y la ausencia de Domínica.

Este viernes en Melo, Nin dijo que "Uruguay se abstiene porque hay un manejo de la OEA y del secretario general de la OEA (en referencia al excanciller Luis Almagro) que es absolutamente deficitaria para la construcción democrática de América Latina", en línea con lo que manifestó Cancillería el miércoles cuando había señalado que "la OEA no tiene ninguna legitimidad como tal para reconocer gobiernos y exige que el Secretario General se conduzca con la sensatez y la mesura que su cargo le imponen".

Además, Nin señaló en esta jornada que la OEA "no reconoce que en Bolivia hay un golpe de Estado, que está básicamente fundado en el desprecio que se le tiene por parte de una minoría blanca a la mayoría indígena".

En la misma línea, sostuvo que "Bolivia es un país con 51-52% de población indígena, y es la primera vez en la historia de ese país que gobierna un indígena", el cual "ha tomado medidas que han afectado los intereses económicos de los grandes grupos económicos empresariales" y que "la zona de Santa Cruz tuvo un empuje muy fuerte para declararse un país autónomo entre otras cosas por esa cuestión un poco racista", dijo Nin Novoa.

Evo Morales. Foto: Reuters.
Evo Morales. Foto: Reuters - archivo

Morales renunció el domingo 10 de noviembre a la presidencia de Bolivia luego de que las Fuerzas Armadas le "sugirieran" que diera un paso al costado. Al otro día, a través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, el gobierno uruguayo calificó de "golpe de Estado" la situación boliviana.

Presionado, Morales finalmente aceptó el ofrecimiento de México para asilarse en ese país, al que llegó el martes 12 de noviembre luego de un viaje complejo.

El pasado viernes 15 de noviembre, Nin Novoa se reunió con Morales en México. El Ministerio de Relaciones Exteriores dio cuenta del encuentro a través de su cuenta de Twitter donde expresó que el canciller "le manifestó su solidaridad y el compromiso con el restablecimiento (de) la institucionalidad democrática luego del golpe de estado en Bolivia".

Ayer, jueves, el secretario de Estado, Mike Pompeo, prometió el apoyo de Estados Unidos al gobierno de transición encabezado por Áñez. Pompeo sugirió que Morales no debe ser candidato en los próximos comicios. 

La asamblea legislativa de Bolivia, donde el MAS liderado por Morales es mayoría, busca dar luz verde a la convocatoria de elecciones generales para intentar frenar la crisis que fracturó al país.

El mandatario, que asumió el poder en 2006, se había adjudicado el triunfo en las elecciones del 20 de octubre. Sin embargo, una pausa en el conteo de votos de casi un día, provocó acusaciones de fraude y generó protestas de la oposición, huelgas y bloqueos de carreteras.

Finalmente, el informe de la OEA, que realizó una auditoría de los comicios, dio cuenta de inconsistencias en el proceso de octubre. “Se encontraron irregularidades, que varían desde muy graves hasta indicativas. Esto lleva al equipo técnico auditor a cuestionar la integridad de los resultados de la elección del 20 de octubre pasado”, señaló OEA en un comunicado de prensa en el que también habló de “manipulación”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error