LA CRISIS EN VENEZUELA

Nin Novoa reclama negociación en Venezuela, pero evita referirse al bloqueo de la ayuda

El gobierno de Estados Unidos, a través de su vicepresidente Mike Pence, pide a Uruguay que reconozca a Juan Guaidó como el presidente del país caribeño.

Terminó una etapa con el fracaso en la entrega de la ayuda humanitaria. Foto: AFP
Terminó una etapa con el fracaso en la entrega de la ayuda humanitaria. Foto: AFP

El gobierno uruguayo, a través del canciller Rodolfo Nin Novoa, que ayer habló en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, volvió a fijar posición sobre la situación en Venezuela advirtiendo contra una injerencia militar extranjera allí pero sin hacer referencia a los incidentes suscitados el sábado cuando la ayuda humanitaria no pudo ingresar a ese país. Esto generó críticas en la oposición.

Al mismo tiempo, el gobierno estadounidense a través de su vicepresidente, Mike Pence, llamó a Uruguay, México y a varios países caribeños a reconocer al líder opositor Juan Guaidó, como presidente de Venezuela. "Estados Unidos llama a todas las naciones libres del hemisferio, incluidas México, Uruguay y los países del este del Caribe, a que se nos unan en reconocer al presidente Guaidó y su gobierno. Únansenos para apoyar el reclamo de la gente de Venezuela", dijo Pence tras participar ayer en una reunión del grupo de Lima.

Ayer en radio Sarandí el vicencanciller Ariel Bergamino reconoció que hay una crisis humanitaria en Venezuela. La cancillería envió una misión que entregó medicamentos a uruguayos en Isla Margarita el pasado fin de semana. Bergamino dijo que Uruguay "lamenta y deplora" los enfrentamientos y quema de camiones con los cargamentos que llegaban a Venezuela. Consideró respecto a la ayuda humanitaria que lo mejor "es instrumentarla por los mecanismos y protocolos que tiene Naciones Unidas, que evitan este tipo de manejos y garantizan que llegue a sus destinatarios".

No injerencia.

Tras repasar el rol de Uruguay en el impulso al Grupo de Montevideo y el Grupo Internacional de Contacto que impulsan una salida negociada a la crisis venezolana, Nin Novoa, fue tajante. "Uruguay no está dispuesto a contribuir a aumentar la tensión y la polarización de las posiciones, con el riesgo gravísimo de un enfrentamiento civil y militar, incluso de una intervención extranjera que rechazamos en los más firmes términos. (...) Esperar o proponer otra conducta de parte del Uruguay defraudaría su esencia como estado democrático, pacífico y apegado al multilateralismo. Traicionaría también —probablemente por oportunismo de corto plazo—, las mejores tradiciones de nuestra política exterior, que florecieron a lo largo de todos sus tiempos, de sus gobiernos democráticos, de sus hombres y de sus partidos. El diálogo y la negociación son las formas más razonables de prevenir y solucionar conflictos de forma duradera. Seamos entonces razonables", pidió el canciller.

Rodolfo Nin Novoa en conferencia del Grupo de Contacto por Venezuela. Foto: Darwin Borrelli.
Rodolfo Nin Novoa, canciller uruguayo. Foto: Darwin Borrelli.

Su postura fue fustigada duramente por el senador blanco, Javier García. "Pilatos no lo hubiera hecho mejor. Lo de Nin Novoa es la nada. Dice algo en lo que estamos de acuerdo pero no habla del terrorismo de Estado de Nicolás Maduro. El comunicado de cancillería del fin de semana parecía escrito por el canciller de Maduro. No habla del tema de fondo. Mientras dice esto la cancillería, Maduro mata gente en la frontera. Vergüenza es no decir nada. Nin Novoa dice que la tradición uruguaya es la no intervención; la tradición es la defensa de los derechos humanos", dijo García a El País. "Este pueblo venezolano que sufre la represión y el crimen por Maduro y su terrorismo de Estado es aquel que cobijó a miles de uruguayos exiliados. Mientras, el gobierno del FA mira para el costado en silencio cómplice. Para algunos los DDHH se defienden dependiendo de quién los viole", escribió el legislador en Twitter.

El senador del Partido Independiente Pablo Mieres consideró que el pronunciamiento del canciller "demuestra la continuidad de una postura que no puede calificarse sino como de complicidad, que es una vergüenza". "Mi postura es la de la Unión Europea. Hay que exigir la renuncia de Maduro y llamar a elecciones y continuar con la presión diplomática y pacífica, eso no pasa por una intervención armada", dijo.

Choque de trenes.

Sebastián Hagobian, integrante de la Comisión de Relaciones del Frente Amplio (Asamblea Uruguay) consideró que la oposición venezolana fue "irresponsable" al impulsar la entrada de ayuda humanitaria, aun a sabiendas de que no podía ingresar. Hagobian reconoció que en Venezuela hay una crisis humanitaria y violaciones a los derechos humanos y que "Maduro no nos representa" pero al mismo tiempo consideró que el líder opositor Juan Guaidó "no descarta ningún tipo de acción para hacerse del poder". Según el dirigente oficialista, Guaidó "buscaba la imagen horrible de camiones quemados y ya tiene ese imagen". "No hay que entrar en el juego", pidió. Y agregó que no está claro si los camiones fueron incendiados por integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana o por "provocadores" vinculados a la oposición.

Hagobian considera que la ayuda humanitaria no cumple con los parámetros para ser considerada tal y por eso la Cruz Roja no quiso participar en su entrega. "No me gustan ni Maduro ni Guaidó. La solución para evitar un baño de sangre es negociar y llamar a elecciones supervisadas por la ONU", consideró. "Si no, se va a un choque de trenes y Maduro y Guaidó lo van a ver en un sillón", vaticinó. Si bien Maduro tiene el aparato del Estado detrás de él, Guaidó tiene detrás suyo al ejército de Estados Unidos, al colombiano que es el mejor de la región y al brasileño que es el más grande, recordó.

En Venezuela, cree Hagobian, "no hay una oposición, sino varias oposiciones que no se ponen de acuerdo, hay una oposición de izquierda, de centro izquierda, de centro, de centro derecha y de derecha a la que lo único que la une es el odio a Maduro". "La única chance que tiene es ir unida y puede duplicar a Maduro", valoró el dirigente frentista.

El diputado comunista Gerardo Núñez, que en un tuit se había referido a la "supuesta" ayuda humanitaria, se felicitó porque "el grupo de Lima decidió excluir el uso de la fuerza contra Venezuela". "EE.UU. y Guaidó se quedan solos. Lo tienen que entender, los países y pueblos latinoamericanos no quieren guerras ni enfrentamientos entre hermanos. La única salida es el diálogo para garantizar la paz", opinó.

Guaidó "arriesgó mucho" en una "estrategia simbólica"
Juan Guaidó hoy en la cumbre en Bogotá. Foto: EFE.

El doctor en Relaciones Internacionales, Ignacio Bartesaghi, opinó que el líder opositor Juan Guaidó "arriesgó mucho" al asegurar que el 23 de febrero ingresaría la ayuda humanitaria a Venezuela "sí o sí". A su juicio, se trató de "una estrategia simbólica" que apuntaba a dejar a Nicolás Maduro como quien bloquea el ingreso de ayuda humanitaria a su país.

Bartesaghi dijo que nunca pensó que la entrega se pudiera hacer y advirtió que su distribución eficiente hubiese requerido la participación de agencias internacionales. "Maduro está más aislado. Hay que aumentar la presión diplomática, buscar su renuncia y el adelantamiento de las elecciones. Estados Unidos tiene más para hacer desde el punto de vista del bloqueo del petróleo. Hay que terminar de convencer al Ejército, a los altos mandos", dijo Bartesaghi a El País.

El precandidato colorado, Ernesto Talvi, escribió que "es lamentable que EEUU tenga que pedirle a Uruguay lo que venimos pidiendo hace tiempo y que los países europeos ya hicieron: reconocer a la Asamblea Nacional como la única autoridad legítima en Venezuela y repudiar la dictadura de Maduro".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)