ELECCIONES DEPARTAMENTALES

Nicolás Olivera gana en Paysandú y los blancos recuperan un bastión electoral

El Partido Nacional logró ayer recuperar el gobierno departamental sanducero al vencer en la jornada electoral y desplazar al Frente Amplio.

A la medianoche Olivera agradeció a los militantes y también a Cabildo Abierto y el Partido de la Gente por el apoyo. Foto: Andrés Franco | El Telégrafo
A la medianoche Olivera agradeció a los militantes y también a Cabildo Abierto y el Partido de la Gente por el apoyo. Foto: Andrés Franco | El Telégrafo

Luego de poco más de cinco años en los que el Frente Amplio se hizo al mando de la intendencia, el Partido Nacional logró ayer recuperar el gobierno departamental al vencer en las elecciones que, en lo previo, se mostraban con mucha paridad. Nicolás Olivera, el blanco con mejor desempeño en las urnas, será el intendente sanducero a partir del 27 de noviembre.

Con el 88,5% de los votos escrutados (239 circuitos), el Partido Nacional ganó las elecciones departamentales con Olivera a la cabeza. Los blancos recolectan 34.568 votos, mientras que el Frente Amplio -donde Guillermo Caraballo es el mejor posicionado-, suma 29.469 sufragios, según cifras de la Corte Electoral.

Dentro del Partido Nacional, Olivera se lleva 20.456 votos, por delante de Mario Bandera (10.143) y Bertil Bentos (3.609). Más atrás aparecen el Partido Colorado con 2.512 votos, el PERI con 433, y Asamblea Popular con 329.

En la plaza Constitución, donde se congregan los militantes de Olivera, ya se escucharon algunas expresiones de alegría cerca de las 22 horas, aunque en ese momento lo que predominaba era la expectativa y una tensa calma. Ya sobre las 23:15 dieron rienda suelta a las celebraciones.

A medida que avanzaba el escrutinio, los festejos comenzaron a aumentar y a aparecer más simpatizantes blancos a la plaza. En contraste, por esa misma hora en plaza Artigas, donde el Frente Amplio tiene su sede, los militantes iniciaban la retirada, resignados ante la realidad de los números.

De este modo, luego de haber gobernado en el período 2010-2015, y haber perdido la siguiente elección -la del tramo 2015-2020 a manos del Frente Amplio (con Caraballo como intendente)-, los blancos volverán a dirigir el departamento, dándose una constante alternancia cada lustro entre estos partidos desde que la izquierda ganara por primera vez en 2005.

A la medianoche Olivera agradeció a los militantes y también a Cabildo Abierto y el Partido de la Gente por el apoyo. Foto: @dipolivera
Foto: @dipolivera

Jornada tranquila.

Siguiendo la tónica del resto del país, la votación en Paysandú transcurrió con normalidad, con una gran afluencia en los circuitos en horas de la mañana.

Quizá la amenaza de lluvia, que no se concretó, o el apuro por salir del trámite de una campaña más larga de lo previsto -la apatía resultó ser notoria y la campaña recién se activó en los últimos 10 días-, hicieron que los sanduceros colmaran las mesas de votación antes del mediodía.

Los 10 candidatos (tres del Partido Nacional, tres del Frente Amplio, uno del PERI y una por Asamblea Popular) no fueron la excepción.

Olivera votó en la cooperativa Covianut a media mañana, con lo que aportó para recuperar la intendencia para el Partido Nacional. “Este es un día muy especial para nosotros; es la primera vez que comparecemos ante la ciudadanía por un lugar de tanta responsabilidad como es la intendencia”, aseguró luego de sufragar. “Estamos con mucha confianza”, agregó.

El abanderado blanco hizo referencia a la campaña, que ha sido “de buen tono, con buen talante, bastante tranquila”. “Una campaña sana y sin agravios, que es lo que a la gente gusta”, dijo. Eso sí, “a todos nos pareció una campaña larga”.

“Todos pensábamos que terminaba en mayo y se termina hoy, fruto del coronavirus. Una campaña donde tuvimos que aprender a hacer campaña en el medio de esta pandemia. Algo que para todo el mundo era nuevo, y representó un gran desafío: recrear un ambiente de cercanía no pudiendo estar cerca como queremos estar”, concluyó Olivera.

Guillermo Caraballo, que buscaba la reelección, votó en un salón comunal, en calle 25 de Mayo y Enrique Chaplin. “Ha sido una extensa campaña para nosotros y para la gente”, manifestó en sintonía con la sensación general.

Luego de haber entregado el mando de la intendencia para abocarse a la campaña electoral, aseguró que llegó esta instancia “muy tranquilo”. “Esto es de corte personal, pero les comentaba a algunos de la tranquilidad con la que había dormido anoche, que hacía tiempo no me pasaba. Esto es importante”, dijo.

Caraballo aseguró que esa calma venía de “haber dejado todo en la cancha, y de haber cumplido lo que se prometió”. “También de haber pasado por la intendencia y salir con la manos limpias, y de haber aportado a la recuperación del prestigio de la intendencia”, ahondó el candidato del Frente Amplio.

“No hay ciudadanos en Paysandú que sientan vergüenza de la intendencia. Todo lo contrario. Eso es muy importante”, amplió en ese sentido. “Para un dirigente político andar por la calle tranquilo es impagable, independientemente de los resultados. Tengo la satisfacción del deber cumplido”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados