Rendición de Cuentas

Murro impulsa protocolo para prevenir conflictos

La idea será discutida en próxima ronda de negociación salarial.

Un primer borrador del protocolo para conflictos fue rechazado. Foto: Ariel Colmegna
Un primer borrador del protocolo para conflictos fue rechazado. Foto: Ariel Colmegna

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, está impulsando nuevamente un planteo para que empresarios y trabajadores tengan un protocolo de actuación que establezca una serie de pasos previos obligatorios antes de que se declare un conflicto.

La iniciativa será analizada en el marco de la nueva ronda de negociación salarial tripartita que comenzará el mes próximo.

El texto plantea que los empleadores (empresarios) sus organizaciones, así como los sindicatos deberán cursarse comunicación escrita, "fehaciente y previa a toda implementación de medidas de acción gremial, empresarial o sindical que puedan configurar conflictos colectivos".

El ministro Murro presentó la propuesta en un almuerzo organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM) el miércoles. Allí criticó a los medios de comunicación ya que según él, el planteo recibió mínima difusión, y no tuvo el mismo trato que las diferencias entre trabajadores y empresarios por la "queja" que los privados presentaron ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT). De todas formas, en el sector comercial ya son numerosos los convenios que tienen cláusulas para la prevención de conflictos. También existen en sectores industriales como el metalúrgico, aunque los empresarios del rubro entienden que no han funcionado bien.

El protocolo señala que una vez cursada la comunicación, ambas partes suspenderán todas las acciones que hayan originado el diferendo, y se reunirán para prevenir un conflicto. Este ámbito deberá convocarse en un plazo no mayor a 48 horas.

Si a pesar de ese encuentro aún persiste el diferendo, los trabajadores y empresarios tendrán que llevar la discusión a su respectivo Consejo de Salarios para que intervenga. En caso de que el desacuerdo se mantenga también en ese ámbito, se deberá labrar un acta "dando cuenta de las posiciones de todas las partes y se elevará a la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) del Ministerio de Trabajo para que allí se busque una solución". Esto deberá ocurrir en un plazo no mayor a tres días.

Si aún así se mantienen las diferencias: "Las partes podrán desarrollar las acciones que crean convenientes en el marco de la Constitución, la Ley y el orden público", dice la propuesta. Sí se puede tomar medidas antes en los casos que revisten "carácter urgente por tratarse de casos de cierre o desmantelamiento de empresa o emigración del empresario sin representación en el país".

Si las medidas adoptadas por cualquiera de las partes omiten en general o parcialmente el convenio vigente, habilitan al interesado a denunciar la violación del convenio y del protocolo.

A principios de 2017 el protocolo fue uno de los puntos de grandes discusiones entre representantes empresariales, dirigentes sindicales y autoridades del gobierno que polemizaron sobre las ocupaciones y si esa medida se interpreta como una extensión del derecho de huelga o no. Un primer borrador del protocolo fue rechazado por las partes.

Este segundo intento que Murro presentó en el almuerzo de ADM comenzará a ser conversado de forma tripartita entre autoridades de gobierno, trabajadores y empresarios. El gobierno quiere inducir con el protocolo a que los privados retiren la queja presentada ante la OIT.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)