ELECCIONES

Mujica: "Si nos toca ser oposición no esperen que estemos con una piedra en cada mano"

El expresidente recalcó que en caso de ser oposición, serán una "oposición por lo menos constructiva" y que en los temas de agenda de derechos estarán "de ayuda memoria".

Jose Mujica en conferencia de Daniel Martínez y Graciela Villar. Foto: Fernando Ponzetto.
Jose Mujica. Foto: Fernando Ponzetto.

José Mujica, expresidente entre 2010 y 2015 y eventual ministro de Ganadería en caso de que el Frente Amplio alcance un cuarto gobierno, dijo en diálogo con "Doble click" (Del Sol) que no quiere "un país partido en dos" porque "sería terrible para una pequeña sociedad como la nuestra".

Asimismo agregó: "Si nos toca ser oposición seremos oposición y no esperen que estemos con una piedra en cada mano".

Pese a que las encuestas muestran un favoritismo para que el nacionalista Luis Lacalle Pou se imponga al oficialista Daniel Martínez en el balotaje del próximo domingo, Mujica destacó que no hace "ningún análisis". "Yo soy un luchador. Para mí la vida tiene una causa que voy a luchar y voy a eso. Ya veremos el resultado. Estoy luchando para revertirlo y de no ser así, estaré conforme con que luché", sumó.

Mujica insistió en que lo importante ahora es "convencer alguna gente para que lo apoye, nada más y nada menos, y en cinco días" y que seguirán apostando al "mano a mano" pese a que "eso es doblemente difícil".

"Lo que está más en juego es la filosofía del reparto de lo que puede llamarse el producto del trabajo nacional", añadió.

Mujica recalcó que en caso de ser oposición, serán una "oposición por lo menos constructiva" y que en los temas de agenda de derechos estarán "de ayuda memoria".

José Mujica. Foto: Leonardo Mainé
José Mujica. Foto: Leonardo Mainé

¿Puede existir una crisis como la del 2002?

Consultado sobre las declaraciones de Martínez, acerca de que si gana Lacalle Pou puede haber una crisis como la del 2002, contestó: "Yo no soy adivino, no sé lo que pasa en el futuro. El Uruguay es un país muy pequeño y muchas veces el tono y la profundidad de las crisis que hemos tenido históricamente nos vienen determinadas por cosas que pasan fuera de nuestro país y en las cuales no tenemos ninguna gran incidencia".

"Somos tomadores de precios y dependemos de cosas que pasan lejos de nosotros, entonces no me meto a adivinar lo que puede pasar", explicó.

"El programa es un guía"

Mujica volvió a hacer hincapié en que "ningún programa puede mandatar a pie cerrados (...) A usted le puede cambiar la realidad y eso lo determina. El programa es una guía, una guía importante que intenta llevar adelante; pero después tiene las contingencias a favor y en contra que la realidad le suele plantear".

En ese sentido dijo que no fue "ningún mensaje" mensaje hacia Martínez y se trató de "una interpretación periodística".

"Hablaba de otra cosa. Ni pensé en Martínez ni en Lacalle. Pensé en el bombardeo que me hacían permanentemente los periodistas por lo que se había dicho en el intercambio que tuvieron los dos presidenciables. Mi reacción era por eso. Reducir la política al duelo de dos personas, cuando es mucho más complicado el asunto. Fue por eso que hablé", sostuvo.

José Mujica y Daniel Martínez. Foto: Juan Manuel Ramos.
José Mujica y Daniel Martínez. Foto: Juan Manuel Ramos.

Su opinión sobre los 90.000 puestos de trabajo

Consultado sobre la creación de 90.000 puestos de trabajo que se comprometió el oficialismo en la recta final de la campaña, Mujica dijo que "es posible" solo si "la coyuntura internacional ayuda".

La coalición y sus contradicciones

Mujica dijo que "no es fácil construir una coalición que dure en el tiempo" y puso el mismo ejemplo del Frente Amplio: "Es una colación, tiene casi 50 años, y 3x2 tiene algún chisporroteo. Y 3X2 tiene alguna insuboridnación".

En la actual coalición que integran el Partido Nacional junto al Partido Colorado, Cabildo Abierto, Partido de la Gente y Partido Independiente, Mujica manifestó que observa "contradicciones que históricamente han estado divorciadas".

"Ver al Batllsimo atrás del Herrerismo es medio de fantasía. Veremos...", subrayó.

MÁS

La crisis en Bolivia

Sobre la carta que le envióJeanine Áñez, presidenta interina de Bolivia, para que "pare la represión", dio que no "ha recibido respuesta".

También señaló que hasta el momento no se comunicó con Evo Morales: "No tuve ningún contacto, ni telefónico ni nada por el estilo, pero estuve hablando con alguna gente del cuerpo diplomático que operan en Argentina y que han pasado por Uruguay y me han llegado algunas informaciones de cosas que están pasando que son dramáticas en un país que por su historia tiene notoria tendencia a la radicalización; porque dentro de los muchos aspectos hay cuestiones raciales, por todas partes, en una sociedad donde hay una enorme población indígena históricamente discriminada".

De todos modos, y como el mismo Morales lo sugirió, reconoció que "estaría dispuesto a mediar en la situación que está atravesando Bolivia".

"Cualquier compatriota lo haría y es lo mínimo que podemos hacer aunque no tengo idea por dónde proceder. Debería existir una voluntad de partes que yo no veo por el momento", confesó.

Mujica dijo que "hay una obra social y económica notable en los gobiernos de Evo que quedan como un capital de promoción de una sociedad" y que "el MAS (Movimiento al Socialismo) no pudo resolver la sucesión de Evo y lo obligó a que insistiera en un mecanismo que resultó por lo menos tortuoso".

"Hay luchas de intereses notorias. Cuando uno ve determinados nombres que pertenecen a determinadas familias y que esas determinadas familias eran poseedores de los territorios donde apareció el gas y por otro lado, seguían adelante los proyectos de esta administración de transformar a Bolivia en un formidable constructor de batería ante una evidente revolución tecnológica que se viene del uso masivo del motor eléctrico en los autos... Hay hay una cuestión de intereses", sostuvo.

Sobre el fraude electoral, dijo que "no se sabe quién lo empezó". "Hay rastros de que esas noches prendieron fuego varias mesas y varias cosas. Se pone el acento en eso y lo acepto, pero no existe un fraude hoy institucional donde constitucionalmente el mecanismo en todo caso que tiene que tomar decisiones es el parlamento y al parlamento no se lo deja funcionar", explicó.

Por último, recalcó que "la solución pasa por una convocatoria abierta a elecciones que por la propia paz de Bolivia sería buena cosa que Evo no participara, pero su fuerza política sí".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)