La Columna de Pepepreguntón

No mires atrás

Para quedarse en el poder prometieron en 2009 llevar adelante “un Gobierno honrado” y construir “un País de Primera”. ¿Se acuerda? Ellos no tanto. Porque tras ganar aquellas elecciones hicieron lo contrario.

En los cinco años de gestión del binomio Mujica-Astori aquel “Gobierno honrado” protagonizó la inolvidable farsa de la subasta de los aviones de Pluna, que terminó con el procesamiento de un ministro de Economía y de un presidente del Banco de la República. Y no contentos con ello dieron vida al engendro de Alas Uruguay, que costó millones y millones de dólares a los uruguayos para financiar, con plata ajena, una aventura que cualquiera en su sano juicio sabría que fracasaría. Esa plata, que pusimos, nunca volvió.

Aquel “Gobierno honrado” usó al Fondes para prender “velitas al socialismo” y costear caprichos de amigos y compañeros. Así nació Envidrio, una empresa inviable desde su origen a la que, sin embargo, se le dieron préstamos que nadie piensa que algún día devolverá. Había que quedar bien con el correligionario y vecino Placeres, porque uno debe ser amigo de los amigos. Si mandaba la gente al seguro de paro y los hacía trabajar igual, paciencia. Se lo defiende. Porque es “de los nuestros”.

Tanta honradez estuvo a punto de fundir a Ancap, que era de todos, pero terminó siendo para algunos. Negocios poco claros que terminaron en la Justicia (Trafigura). Acuerdos firmados y luego no cumplidos que costaron caro (Exor). Obras que salieron bastante más caras de lo proyectado y que pagaron, como siempre, los nabos de siempre. Fiestas a todo lujo. Publicidad a todo trapo. Tarjetas corporativas a piacere. Toda esa honradez obligó a capitalizar luego a Ancap en casi mil millones de dólares. Los responsables no pusieron un peso. Ustedes y yo, sí.

Y para qué mencionar la honestidad de Aire Fresco y los negocios con la Venezuela chavista. Y la de Alur. Y la de ASSE. Y la del Plan de Vivienda Sindical. Y una regasificadora rodeada de secretos.

¿Y el País de Primera? Veamos. Un déficit fiscal galopante, que empieza a poner en riesgo el investment grade. Inversiones en caída. Falta de empleo. Cada vez más uruguayos durmiendo en la calle. La inseguridad dominándolo todo. Un cajero explotado por día. El narco ganando más y más terreno. El Mides gastando en planes sociales que no resuelven los problemas. La educación postrada. La industria en caída libre. El comercio en dificultades. Baja pronunciada en la venta de alimentos. Descenso constante de la confianza de los consumidores. El campo endeudado y con fuertes reclamos por la pérdida de rentabilidad. Y el gobierno haciendo la plancha, luchando contra el tabaco y hablando de hábitos saludables, mientras todo lo que se prometió se desvanece y el tiempo para corregir el rumbo se termina.

“No mires atrás”, decía el jingle frenteamplista de 2014. Recién ahora entendemos por qué no querían que viéramos el pasado. Y por qué tampoco lo quieren ahora, cuando frenan cualquier intento de revisar lo que hicieron y clasifican todo como “reservado” o “secreto”.

Demasiado secreto para los que siempre se proclamaron dueños de la honradez.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)