Inversión en celulosa

Ministra corta licencias para acelerar habilitación de UPM

El gobierno se reunió ayer con una delegación de la empresa finlandesa.

Megaobra. Las vías están mal y se necesitan US$ 800 millones. Foto: Darwin Borrelli.
Foto: Darwin Borrelli.

La primera llamada no la atendió. Estaba en la playa aprovechando uno de los pocos días de sol que tuvieron sus cortas vacaciones, y no escuchó el sonido del teléfono. "La ministra pide que vuelvas con urgencia al trabajo", le dijo la funcionaria de personal del Ministerio de Vivienda. El pedido le sorprendió ya que había iniciado su licencia pocos días antes y le quedaba más de la mitad. Cuando pidió explicaciones la respuesta se limitó a: "Son ordenes de la ministra".

Este funcionario al igual que otros diez colegas de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) se vio obligado a cortar las vacaciones programadas con su familia para retomar las tareas con urgencia.

Es que la ministra de Vivienda, Eneida De León, quiere acelerar el análisis de la habilitación ambiental para las obras del "tren de UPM"; obra indispensable para la construcción de la segunda planta de celulosa de la finlandesa.

La jerarca de gobierno quiere que el trámite sea concluido antes del 31 de enero. Por eso, confeccionó una lista de funcionarios a los que se les había autorizado la licencia para que retomen de inmediato sus actividades, explicaron a El País dos fuentes de ese ministerio y otra del Ejecutivo.

Un jerarca de Presidencia dijo que la solicitud se fundamentó bajo el pedido de "razones de servicio" e "interés especial del ministerio".

La decisión sorprendió a los trabajadores por lo inusual. Sin embargo, no recibieron mayores detalles del pedido, y ante la duda se consultaron entre si vía chat de WhatsApp. Algunos de los alertados, incluso, no había sido aún notificados del pedido y cuando recibieron la llamada del ministerio demoraron en atender la llamada.

Uno de los contactados aclaró que estaba en el exterior y le informó a la funcionaria de personal del ministerio que no podía volver porque recordó que estaba "de misión oficial".

La presidenta del sindicato de funcionarios del Ministerio de Vivienda, Rossana Berrini, explicó a El País que el tema los tomó por sorpresa. "Hicimos las consultas pertinentes a COFE (confederación que agrupa a todos los sindicatos de funcionarios estatales) para ver si esto corresponde y cómo debemos actuar", indicó la gremialista. Berrini dijo que la decisión no es habitual.

Uno de los convocados a retomar sus tareas en la Dinama fue el director de calidad ambiental, Luis Reolón. "Se nos solicitó reintegrarnos de las licencias en la que estamos varios funcionarios, no está muy esgrimida la razón. Estamos averiguando eso", explicó el funcionario a El País. Aclaró que en su caso está trabajando en la documentación presentada para otorgar la habilitación ambiental para las obras del tren de UPM.

Reolón explicó que las situaciones son muy diferentes dependiendo de los funcionarios. "Había algunos que les quedaba un día de licencia, otros que se les terminaba en un par de días. Y otros comenzaban recién. La información que hay es que por lo menos hasta fin de mes o nuevo aviso no se reprogramarán", puntualizó.

Otro de los funcionarios exhortados a cortar sus vacaciones dijo que son plenamente conscientes que hay urgencia en "todo lo que hace al tema UPM". Pero indicó que esa urgencia también existía en el momento que se les otorgaron las licencias. Sin embargo, todas las solicitudes de vacaciones fueron igualmente habilitadas por las autoridades del ministerio. "Eso llama aun más la atención", puntualizó la fuente.

El Director Nacional de Medio Ambiente, Alejandro Nario, fue uno de los que se le solicitó retomar sus tareas antes de finalizar la licencia programada. El País intentó contactarse con el jerarca para que explique la situación, pero no logró hacerlo.

Tampoco con la ministra. La jerarca de gobierno había solicitado licencia a partir del 8 de enero de este año, por lo que su cargo fue ocupado interinamente por el subsecretario de la cartera, Jorge Rucks. El director general de Vivienda, Homero Guerrero se excusó de atender a la prensa. Su secretaria explicó que tenía un día cargado de agenda: "Está reunido con la delegación de UPM y ahora no puede atender", aclaró una secretaria a El País.

El ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) espera la documentación que habilita el inicio de las obras. La inversión es vital para la confirmación de la segunda planta de UPM en el país. La firma finlandesa intenta acelerar los plazos; premura que también hay en parte del gobierno. Sin embargo, el ministro Rossi aseguró que no harán un solo movimiento de tierra sin la habilitación. "No podemos mover una piedra hasta que no se concrete la documentación ambiental correspondiente", dijo.

Una pieza de museo por un tren del siglo XXI

El presidente Vázquez dijo que el ferrocarril central que conectará Paso de los Toros con el Puerto de Montevideo se realizará "con o sin UPM". La obra es considerada el proyecto de infraestructura más importante en la historia del país. Permitirá que el tren viaje a una velocidad promedio de 100 kilómetros por hora, cuando hoy solo puede transitar a 30 kilómetros por hora. "Es poner a un tren que es pieza de museo, a un ferrocarril del siglo XXI", dijo Rossi al defender la obra cuestionada por vecinos.

El Sunca no quiere que UPM le quite conquistas sindicales

"Ni un paso atrás". Esta es la consigna del Sunca, sindicato de la construcción. Es que el poderoso gremio que hasta hace semanas lideró el ahora precandidato del Frente Amplio, Oscar Andrade, quiere evitar que un acuerdo entre el gobierno y la empresa finlandesa UPM limite sus conquistas laborales. Es que la empresa extranjera quiere tener por escrito el compromiso de que durante la construcción de la segunda fabrica de celulosa los conflictos sindicales no atrasarán las obras. Por eso, entre otras cosas, quiere que se reglamente las ocupaciones de los ámbitos de trabajo y se elimine un decreto firmado por el ahora prosecretario de la presidencia Juan Andrés Roballo, en el gobierno pasado cuando ocupaba el cargo de inspector general de Trabajo. Esa norma permite que los delegados de seguridad de los trabajadores puedan frenar todas las tareas si ven algún indicio de riesgo en el ámbito de trabajo. Esto genera desconfianza e inseguridad para UPM. El presidente del Sunca Daniel Diverio dijo en una entrevista con radio Uruguay que están dispuestos a negociar, pero no a "aceptar ningún tipo de retroceso". Aclaró que las ocupaciones son una herramienta que tienen los trabajadores, pero no es la más utilizada. "Los reclamos de UPM ponen entre la espada y la pared al gobierno. Este pedido de UPM lo vemos con cierta alerta de flexibilizar las relaciones laborales lo que puede llevar a mayor irregularidades", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)