ENTREVISTA

Miguel Ángel Pichetto: “Macri va a cuidar el Mercosur y no el eje bolivariano”

En un intento por buscar votos en filas opositores, Mauricio Macri eligió a Miguel Ángel Pichetto -un peronista de raza- para que lo acompañe en la fórmula presidencial rumbo a la reelección. Hasta ahora el plan no ha logrado buenos resultados. Pero Pichetto no pierde las esperanzas.

MIguel Ángel Pichetto, candidato a vicepresidente de Mauricio Macri. Foto: Reuters
MIguel Ángel Pichetto, candidato a vicepresidente de Mauricio Macri. Foto: Reuters

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Miguel Ángel Pichetto sostiene que, pese a la aplastante victoria de kirchneristas y peronistas moderados en las recientes primarias, el macrismo puede dar vuelta el resultado en octubre. Advierte, también, que el candidato Alberto Fernández pone en peligro el Mercosur y que su candidata a vice, Cristina Fernández, seguramente querrá aumentar los vínculos con China, Rusia y los gobiernos “bolivarianos”.

-En las primarias la fórmula opositora, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, logró un 47,6% de los votos, mientras que Mauricio Macri y usted obtuvieron un 32%. ¿Le parece que existe la posibilidad de revertir estos números?

-Es difícil, pero posible. Cambiemos en 2015 también perdió por 15 puntos (NdeR: en realidad el que perdió por 15 puntos fue Macri. En Cambiemos había tres candidatos a la Presidencia, y si se suma lo que sacaron los tres, el kirchnerismo los superó solo por ocho puntos). Me parece que había algunas dificultades económico sociales que estaba viviendo la clase media y no se supieron ver, pero ahora están siendo corregidas. Esto nos coloca en un plano de competitividad. Podemos llegar al balotaje.

-¿Cambia la estrategia electoral del oficialismo frente a las elecciones del 31 de octubre?

-El primer desafío ahora es estabilizar el tipo de cambio, fundamentalmente el anclaje del dólar. Ahí está la base central para iniciar la campaña.

-La diputada Lilita Carrió, referente del macrismo, ha dicho que en esta elección se juega la República. ¿Para usted es así?

-Me preocupan algunas visiones autoritarias de la candidata opositora a la vicepresidencia. Los componentes de grupos más radicalizados como La Cámpora están muy activos. Subterráneamente, además, ellos tienen visiones y diferencias que ya empiezan a aparecer en opiniones públicas. Felipe Solá, que colabora muy de cerca con Alberto Fernández, habló de restaurar la Junta Nacional de Granos (NdeR: por la cual el gobierno funcionaba como un intermediario que compra granos a los productores, para luego vendérselos a los exportadores), un tema que para el sector agropecuario atrasa décadas. Quieren volver a la Argentina de las tinieblas. También aparecen expresiones de personas muy cercanas a Fernández de Kirchner en cuanto a lo que se debe hacer a nivel internacional. Hay una visión de estar cerca del eje China-Rusia y del esquema bolivariano latinoamericano, lo que implica volver a políticas internacionales totalmente fracasadas, a un mundo que está identificado con el populismo y a componentes autoritarios.

-A nivel internacional, ¿qué puede significar un triunfo “K”?

-Yo quiero un país como el que quiere Macri, que esté integrado al mundo, con una política internacional vinculada al Mercosur, de buenas relaciones con Uruguay y Brasil. Estar cerca de Estados Unidos y Europa, y no volver a una política internacional ligada a Rusia y China, y al eje bolivariano, y a todas esas pavadas que refirieron un perfil populista. Me parece que esto está en debate: de un lado el Mercosur y del otro el eje bolivariano. Quiero un país con una economía integrada al mundo y no a la dictadura de Venezuela.

Alberto Fernández, candidato presidencial argentino. Foto: AFP
Alberto Fernández, candidato presidencial argentino. Foto: AFP

-Alberto Fernández, sin embargo, parece ser un candidato de izquierda moderada...

-Lo que pasa es que el verdadero poder de ese espacio reside en la figura de la vicepresidenta, que está oculta y que lo eligió a él para ser su candidato.

-¿Qué opina de los primeros mensajes dados a la prensa por Macri luego de la derrota, en los que de alguna manera cargó las tintas contra la gente que había decidido votar a la oposición?

-Reconoció el resultado, tuvo una actitud democrática. En la conferencia de prensa lo que hizo fue una reflexión sobre lo que estaba sucediendo en los mercados. El resultado electoral favorable a la oposición fue lo que provocó el impacto negativo en término de credibilidades. Lo que ocurre es que hoy el periodismo está reconvirtiéndose y cuestiona cualquier cosa. Se exagera mucho, se pasa de un lugar a otro con una rapidez increíble.

-El dólar subió más de 30%, ¿la oposición tiene la culpa?

-La economía argentina antes de la elección era otra: la inflación estaba a la baja, el tipo de cambio era estable, había un rumbo importante hacia el orden fiscal… y bueno, después de este resultado pasó lo que pasó.

-¿Cree que el periodismo tomó una postura opositora?

-No, lo que digo es que han sido muy duros con la palabra de Macri en esta ocasión.

-¿Existe el riesgo de que Macri no termine el mandato?

-De ninguna manera. La Argentina ha madurado. Macri va a terminar su mandato y lo va a terminar bien. Vamos a respetar el resultado democrático de la primera vuelta del 27 de octubre, aunque creemos que podemos llegar al balotaje. Hay quienes se han asustado, que votaron a la oposición y van a repensar su voto. También hay expresiones minoritarias, partidos chicos, que no sirven para ganar, que son votos perdidos en términos de una elección que va a ser más polarizada que la anterior, que me parece que pueden repensar su voto. Me refiero a los que votaron a (el exministro de economía Roberto) Lavagna, por ejemplo. Y hay un dato central: hay tres millones de argentinos que no fueron a las urnas y quizá sí vayan el 27 de octubre.

MIguel Ángel Pichetto, candidato a vicepresidente de Mauricio Macri. Foto: Reuters
MIguel Ángel Pichetto, candidato a vicepresidente de Mauricio Macri. Foto: Reuters

-Alberto Fernández ha dicho que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es un “misógino”, un “racista” y un “violento”. Bolsonaro, en tanto, antes había declarado que “si el zurdaje vuelve a Argentina” espera recibir una ola de inmigrantes. ¿Cómo puede afectar esto al Mercosur?

-¡Grave error de Fernández! ¡No se puede dejar llevar por las emociones! ¡No puede calificar personalmente al presidente de Brasil! ¡Es una locura! Los desequilibrios en política son inadecuados. En lugar de buscar un acercamiento, de transmitirle al presidente de Brasil que no es lo que él piensa en cuanto a que viene un gobierno de izquierda… Debería haber intentado dialogar con él, incluso debería haber ido a visitarlo a Brasilia. Hay que cuidar el Mercosur. Alberto Fernández fue a visitar a Lula da Silva a la cárcel. Comete errores importantes en política internacional, que si gana los va a tener que tratar de reparar. Afortunadamente Macri ha tenido con Bolsonaro una relación muy fluida, y es muy probable que yo lo visite a fines de setiembre. Para Argentina es importante mantener el Mercosur y trabajar en la integración con la Unión Europea. Es vital para el Mercosur penetrar en la Unión Europea con arancel cero en la producción agropecuaria, es un tema estratégico. Pelearse con Brasil es dejar a Argentina aislada en el contexto internacional, es el paso previo a lo que pasó en Venezuela.

-¿Cree que lo que pasa en Venezuela puede pasar en Argentina?

-No creo que en Argentina se repita una dictadura tan atroz como la de Maduro, pero sí puede haber, si se cometen errores de este tipo, aislamientos en el plano económico.

-¿Qué puede, en su opinión, pasar con la relación entre Argentina y Uruguay a partir del próximo gobierno?

-Nosotros sabemos que tenemos que cuidar las buenas relaciones y el respeto mutuo de ambos países. Es preciso garantizar cuestiones referidas al medioambiente y al cuidado del Río de la Plata. Queremos una relación cordial y de respeto mutuo. Y el Mercosur, claro, es importante. Macri lo sabe.

-¿Qué opinión tuvo usted durante el corte de los puentes en Gualeguaychú por UPM?

-Fue comprensible la preocupación ambiental, el pueblo está muy cerca. Pero a mí no me gustan las cuestiones emocionales en política, menos en política internacional. No estoy de acuerdo con que los problemas se trasladen a los escenarios populares aprovechando emociones de los votantes. Es lo que está en juego.

“Pudo haber compra de votos”

-¿Qué opinión le merecen los errores que tuvieron las encuestas?

-Hay que poner en revisión a los encuestadores. No quiero ser verdugo de la tarea que hacen, pero es muy complejo evaluar comportamientos electorales. No es la primera vez que pasa: estuvo el Brexit, el plebiscito colombiano, el resultado en Brasil. Esto fue parecido. El escenario previo a la primaria era de paridad, de diferencia exigua. Creo que tienen que revisar los métodos. También ha habido problemas de fiscalización por parte del gobierno, en la provincia de Buenos Aires se han visto cosas complicadas en esta materia. Si el gobierno que tiene la estructura del Estado no ha hecho nada en ese sentido… bueno, ahí hay algo a corregir. En muchas mesas de las barriadas populares el control lo hizo La Cámpora.

-Carrió habló de la posibilidad de fraude… ¿cree en eso?

-Y ha habido problemas grandes en el control y actas con cero votos. Puede haber habido compra de votos, porque hay narcos, punteros…

-¿Pero tanto como para cambiar el resultado? Hubo una diferencia de 3,8 millones de votos…

-No, no creo, la derrota no se puede explicar por eso. Pero sin duda hay escenarios oscuros. En el conurbano bonaerense conviven policías corruptos con narcotraficantes y punteros peronistas.

-Usted se integró al macrismo hace apenas dos meses. ¿Cree que este acuerdo debió hacerse antes?

-Probablemente sí, pero las cosas se hacen cuando se hacen. Lo mismo que las medidas económicas, lo importante es haberlas realizado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados