LA ENTREVISTA DEL DOMINGO

Mieres: “Vázquez hizo la plancha y Danilo perdió el poder”

Pablo Mieres, precandidato del Partido Independiente.

Pablo Mieres. Foto: Leonardo Mainé
Pablo Mieres. Foto: Leonardo Mainé

El proyecto del Frente Amplio está agotado y se necesita un cambio, afirmó el senador durante una entrevista con El País, a pocos días del lanzamiento de su fórmula junto a Selva Andreoli. Mieres afirmó que el gobierno de Vázquez no tuvo “fuerza ni alma” y criticó la política de seguridad del ministro Eduardo Bonomi. Pero advirtió que no quiere “un revival del pasado”, en relación a los gobiernos blancos y colorados.

-Usted ya dijo que esta vez le costaría mucho ser neutral de cara a un balotaje. ¿Qué cambió respecto a las elecciones anteriores?

-El Partido Independiente ha crecido y madurado, se ha desarrollado y tiene por delante una responsabilidad mayor. La Alternativa, el acuerdo con nuestros socios, todavía más. Nuestra primera postura es ir a pelear para estar en la definición y haremos todo lo posible. Si eso no ocurre, es difícil ser neutral. Además, yo creo que la segunda vuelta será competitiva, sean quienes sean los protagonistas. Las segundas vueltas anteriores, las de 2009 y 2014, ya estaban jugadas. Y en esos casos donde se juega el futuro del país es muy difícil que un dirigente político que representa a mucha gente no asuma una postura. Pero es un tema para el 27 de octubre.

-¿Entonces la neutralidad que hasta ahora ha tenido el Partido Independiente es casi un hecho que no seguiría en noviembre?

-Es mi opinión, aunque obviamente lo tenemos que conversar entre todos. ¿Me costaría mantenerme neutral? Sí, me costaría. Un dirigente político debe ser muy respetuoso por la libertad de sus votantes, pero tiene que tener una opinión y una definición. Puede jugar un papel. Pero también digo que yo soy hombre de partido y estas cosas hay que resolverlas colectivamente. Lo cierto es que Uruguay necesita un cambio y el eje divisorio del país es continuismo versus cambio. Un segundo eje es qué cambio queremos.

-¿El debate en ese segundo eje es con los partidos tradicionales?

-Sí, el primer eje divide con el Frente, el segundo con los partidos tradicionales. Nosotros tenemos que demostrar que nuestra opción es de cambio hacia el futuro. El cambio con mirada hacia el pasado es un riesgo.

Pablo Mieres. Foto: Leonardo Mainé
 Foto: Leonardo Mainé

-¿El que vota a Mieres qué diferencias encontrará respecto a votar a Lacalle Pou, por ejemplo?

-Vota una opción de centroizquierda, con una preocupación fuerte por un cambio con sensibilidad social, que no cree que haya que refundar el país, es una alternancia necesaria en la democracia que no debe vivirse como una situación dramática. Pero, además, nosotros representamos un cambio con preocupación por políticas sociales potentes. Hay cosas que se hicieron bien y hay que rescatarlas.

-¿Qué los diferencia, entonces, de los principales candidatos de la oposición, sea Lacalle Pou, Larrañaga, Sanguinetti o incluso Talvi?

-Los partidos tradicionales mantienen las viejas mañas y eso uno lo ve en algunos gobiernos departamentales. El predominio de los acomodos, el clientelismo… Al fin y al cabo lo que le criticamos al Fondes, la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) del segundo gobierno de (Julio María) Sanguinetti era lo mismo. Préstamos para empresas amigas, en vez de cooperativas, y la CND se quedaba con el agujero. En ese gobierno también se frenó la reducción de la pobreza. Hubo poca preocupación por las políticas sociales. La situación de la seguridad siguió siendo un problema muy serio.

-¿Puede mencionar un par de ejemplos de políticas o propuestas de centroizquierda de su partido?

-En el 2002 fui autor de un proyecto de ley de creación de un ministerio de desarrollo social antes de que el Frente Amplio lo planteara. También fui autor de un proyecto de ley sobre asignaciones familiares, que se terminó de desarrollar en el gobierno del Frente con el plan de equidad. Que el Instituto Nacional de Estadística publique todos los años un informe sobre pobreza es resultado de una ley que impulsé.

-Volviendo a lo electoral, ¿el Partido Independiente es la llave para una eventual mayoría?

-Nosotros queremos demostrarle a la gente que somos la mejor opción. Hoy las encuestas nos ubican lejos de disputar la segunda vuelta, pero faltan ocho meses. Yo no entiendo esa lógica del diálogo antes de la elección de octubre.

-Lo plantea Sanguinetti.

-Me parece un error político. Además, estos son tiempos de competencia.

-Esos acuerdos implican pensar en futuras coaliciones de gobierno. ¿Ustedes podrían integrar una?

-Es que el próximo gobierno será necesariamente de coalición. Pero hasta el 27 de octubre competimos. Del 27 de octubre al 30 de noviembre hay una segunda vuelta. Ahí va a llegar el tiempo del diálogo. Y después del 30 de noviembre habrá un nuevo presidente, sin mayorías, que deberá tener acuerdos para gobernar. Para esas etapas obviamente estamos dispuestos a dialogar. Pero no apure caballo flaco. Es gracioso: hablan de diálogo y nadie sabe quién ganará la interna.

-¿Qué se hizo bien en los gobiernos del Frente Amplio?

-Se hizo bien una política energética que permitió diversificar la matriz y resolver el problema de la energía. También los consejos de salarios, más allá de posibles ajustes.

-¿Y en este último gobierno de Vázquez?

-Vázquez hizo la plancha. Para empezar no cumplió con las promesas, fue un gobierno inerte, sin alma, sin fuerza. Esa es la realidad. Eso prueba el agotamiento del Frente Amplio, es un proyecto que está agotado y cada vez más escorado hacia los sectores más radicales. El ala moderada que representa Astori, y que tanto bien le hizo al Frente para evitar mucho desastre y mucho horror, hoy se está diluyendo a favor de un aparato dominado por el MPP y el Partido Comunista.

Pablo Mieres quiere eliminar "gorduras" examinando "oficina por oficina". Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

-Hace años que se habla de los radicales, pero cuando gobierna el Frente Amplio las políticas son moderadas, no hay grandes locuras.

-Sí, pero ellos tienen una gran capacidad de impedir hacer las cosas que hay que hacer. Son los grandes responsables de que no haya habido reforma educativa, de que el país siga encerrado y no se abra al mundo. Han bloqueado todas las posibilidades de libre comercio con terceros países porque ideológicamente están en contra.

-Está hablando del MPP y el Partido Comunista.

-Exactamente. Son los responsables de la política de seguridad dirigida por (Eduardo) Bonomi y de las políticas sociales asistencialistas que generaron una gran crisis de integración social. Mientras, Danilo en economía intenta evitar grandes errores. Pero ha perdido poder, es una pena. Este Frente ha perdido capacidad de gobierno.

-¿Cómo se hace para mejorar la seguridad?

-Una clave es la recuperación del territorio. Eso significa volver a los barrios, instalar comisarías de cercanía, que los delincuentes vean que están presentes los policías en la calle.

-¿Hoy no están?

-No. Ha habido un desmantelamiento de las comisarías. En Montevideo han concentrado todas las fuerzas policiales en cuatro búnkers. Ahí están los patrulleros, ahí está la tecnología, el equipamiento. Y en la comisaría dejan a un muchacho con una computadora. Eso es regalarle el territorio a los delincuentes.

-Lo escucho y parece que lo peor que le puede pasar al país es un cuarto gobierno del Frente Amplio.

-El Frente, en su situación actual y gane quien gane la interna, ha demostrado que no está en condiciones de enfrentar los principales desafíos que debe resolver: la transformación educativa, la recuperación de la seguridad y de la competitividad, la apertura de Uruguay al mundo y la recuperación del tejido social. Todo eso no lo hizo este gobierno. ¿Por qué el próximo lo hará? ¿Vienen con la varita mágica? Al Frente no se le puede pedir más: debe ir al banco de suplentes a descansar y tiene que entrar una energía nueva a la cancha. Pero tampoco queremos un revival del pasado.

-Usted sabe que es casi imposible que La Alternativa sea gobierno. Entonces, o es el Frente Amplio o es algo parecido al revival del pasado…

-Bueno, yo tengo derecho a correr la carrera. Veremos cómo se arma todo y no quiero hacer futurología.

-A ustedes las encuestas les dan muy bajo, algunas 2%.

-Las encuestas obviamente no dan bien, pero también es cierto que estamos en la etapa donde la gente mira qué pasa entre Martínez y Cosse, entre Larrañaga y Lacalle, entre Sanguinetti y Talvi. Y nosotros todavía no estamos poniendo la carne en el asador.

-Si ganan sus internas, como dicen las encuestas, ¿a quién apoyaría usted en un balotaje? ¿Martínez o Lacalle Pou?

-Primero tienen que ganar su interna. Después veremos. Estamos tan lejos.

Las fotos de Batalla, Seregni y Terra

Los cuadros en las paredes del despacho del senador y precandidato del Partido Independiente, Pablo Mieres, en el cuarto piso del Edificio Anexo del Poder Legislativo, marcan su camino recorrido. Al lado del retrato de José Artigas se ve una foto de Juan Pablo Terra, el fundador e histórico dirigente del Partido Demócrata Cristiano (PDC), y más allá está la cara del exvicepresidente colorado y dirigente de la Lista 99, Hugo Batalla. “Y mirá esta otra foto”, dice el senador, sonriente, y muestra un cuadro con una foto en blanco y negro donde se ve en el centro al general Líber Seregni rodeado por varios dirigentes, entre ellos un joven Pablo Mieres. También está Terra, el dirigente del PDC Juan Young, Héctor Lescano, Juan Carlos Doyenart y Carlos Zubillaga. Unos cuantos años después, Lescano sería ministro de Turismo y Doyenart director de canal 5 y luego de una empresa encuestadora.

“Selva siente que el Frente Amplio la decepcionó”

La publicista y exmilitante frenteamplista Selva Andreoli, esposa de Esteban Valenti, será presentada este martes como compañera de fórmula de Pablo Mieres para las próximas elecciones. Mieres y Andreoli serán los candidatos de la nueva coalición La Alternativa. ¿Por qué Andreoli? “Primero por sus méritos personales”, responde Mieres. Y sigue: “Selva es una militante de toda la vida, una persona con mucha formación política, con una larga experiencia, que sale muy bien, habla muy bien, fundamenta los argumentos”. Que sea una mujer es una señal de equidad de género, según el senador, pero luego se apura a aclarar que ella tiene méritos propios que van mucho más allá de su sexo. El discurso de Andreoli es el de una militante del Frente “de toda la vida” que hoy está notoriamente desencantada. “Hoy siente que el Frente Amplio la ha decepcionado”, explica el senador y líder del Partido Independiente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)