IRREGULARIDADES EN CONVENIO CON LA HABANA

El Mides presentó reclamo a Cuba por incumplir contrato

El Mides presentó un reclamo ante la Embajada de Cuba por el incumplimiento de un convenio que la cartera firmó en tiempos del Frente Amplio con La Habana.

Una auditoría interna concluyó que existió desorden administrativo en el Mides del FA. Foto: Fernando Ponzetto
Personas pasan caminando frente a la entrada del Mides. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo).

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El Mides presentó un reclamo ante el gobierno de Cuba por incumplir el convenio por el cual profesionales de la isla se desempeñan en el Centro Nacional de Ayudas Técnicas y Tecnológicas (Cenatt). Allí se hacen zapatos especiales, sillas de ruedas y prótesis de brazos y piernas para personas de bajos recursos.

El reclamo advierte que la dotación de médicos es, desde hace seis meses, menor a la acordada, y que tampoco se cumple con ciertas premisas del contrato, por ejemplo con la que establece que los isleños deben capacitar a técnicos uruguayos.

El Cenatt -que durante las pasadas administraciones frenteamplistas acumuló varias observaciones del Tribunal de Cuentas, e incluso en algunas oportunidades el tema fue llevado al Parlamento por la oposición- está nuevamente en el ojo de la tormenta, luego que desde el área Jurídico Notarial y la Secretaría Nacional de Cuidados Discapacidad del Mides se constatara “que los compromisos no se están cumpliendo”.

Según supo El País, primero se le comunicó por escrito a la Embajada de Cuba cuáles eran las irregularidades. Luego, el secretario nacional de Cuidados y Discapacidad, Nicolás Scarela, y la directora de Jurídica, Karina Goday, tuvieron un encuentro con un representante de la embajada al que le presentaron una queja formal.

Al no haber recibido aún una respuesta, el ministro de Desarrollo Social, Martín Lema, decidió habilitar a que se busquen alternativas para así cumplir con las tareas que el Cenatt -que llevó adelante 15.000 intervenciones solo entre 2015 y 2019- debe realizar.

Martín Lema. Foto: Leonardo Mainé
Martín Lema. Foto: Leonardo Mainé

Acuerdo.

El convenio entre Uruguay y Cuba se firmó durante la primera administración de Tabaré Vázquez, en 2008, y las reglas de juego fueron actualizadas en 2018, cuando el fallecido líder gobernaba por segunda vez. Estas establecen un desembolso anual por parte del Mides de US$ 174.000. De este dinero, US$ 124.080 van para el gobierno cubano, y se pagan en cuotas trimestrales. El resto, US$ 49.920, corresponde a un estipendio (un viático) que es para los especialistas.

El acuerdo advierte que son cinco los cubanos que deben estar en el país, cuatro licenciados en ortopedia y un médico traumatólogo. Los primeros reciben US$ 790 mensuales (equivalentes a $ 34.630) y el segundo US$ 1.000 ($ 43.835). En la isla el médico ganaría no más de US$ 100.‬

Además, el Estado uruguayo, con un tope que está establecido por esos US$ 49.920, debe pagarles el alquiler, los gastos comunes y “todas las comodidades”. Y se enumera: muebles, electrodomésticos, utensilios de cocina, ropa de cama, agua, electricidad, gas, teléfono, climatización y transporte.

Incumplimientos.

Cuando exministro Pablo Bartol asumió en la cartera, en marzo de 2020, decidió renegociar algunos aspectos del contrato. Según señalaron fuentes del Mides a El País, por ese entonces la exsecretaria de Cuidados y Discapacidad, Gabriela Bazzano, mantuvo algunas reuniones con la embajada. Allí advirtió que Uruguay entendía que el convenio era caro, y propuso, como alternativa, que se quedaran solo dos cubanos.

La propuesta se envió al gobierno de Cuba, pero nunca se llegó a cerrar (de hecho, para hacerlo, debería hacerse un nuevo convenio). Sin embargo, poco después, la isla decidió retirar al médico y a dos licenciados.

En un comunicado dado a conocer ayer por el Mides se informa, además, que pese a que está prevista la existencia de una Unidad Técnica de Evaluación de la Calidad de las Prótesis, y a que la parte cubana está obligada a conformar dicho órgano, esta no funciona desde que el médico se fue.

Por otro lado, el Mides advierte que la parte cubana se obligó a conformar un programa docente de formación de recursos humanos, algo que tampoco hoy se está cumpliendo. Según las actuales autoridades, el último curso de formación técnica comenzó en agosto de 2017 y finalizó en julio de 2018.

Por último, no se ha acreditado en forma debida que los profesionales y técnicos de la salud cubanos posean la calificación, capacidad y experiencia necesaria para desarrollar con profesionalidad los servicios convenidos.

Según supo El País, el Mides ya está buscando alternativas, lo que implicaría la posibilidad de sustituir a estos técnicos por profesionales uruguayos.

En tanto, se suspendió el pago de la parte del convenio que va para el gobierno cubano (los US$ 124.000) hasta que se encuentre una solución. También se dejaron de pagar algunos viáticos considerados “excesivos”. Es el caso de un sartén que uno de los licenciados compró y pidió luego que le reembolsaran el dinero. El sartén salió $ 2.000. Antes, Bartol ya había decidido que los profesionales se mudaran a un apartamento del Mides, el cual tiene tres habitaciones y queda en una zona céntrica, para ahorrarse el pago del alquiler.

Bolsonaro lo suspendió en 2018

No es la primera vez que un gobierno podría llegar a suspender un acuerdo con La Habana por la dotación de médicos. En 2018 el Brasil de Jair Bolsonaro puso fin al programa Más Médicos, por el cual 8.000 profesionales de la isla trabajaban en el país norteño. Según informó en noviembre de ese año la BBC, Brasil le pagaba US$ 3.000 mensuales a La Habana por cada uno, mientras que estos recibían el 25%, o sea US$ 750. Más Médicos había empezado a funcionar allí en Brasil en 2013, durante el gobierno de Dilma Rousseff. El plan era llevar profesionales extranjeros a regiones en las que no los había.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados