Caja Militar

Menéndez en la mira: el FA paga el costo por la reforma

Cambios al servicio militar de retiros se aprobaron con votos del oficialismo.

Protagonistas: le reclaman a Tabaré Vázquez que intervenga. Foto: F. Ponzetto
Protagonistas: le reclaman a Tabaré Vázquez que intervenga. Foto: F. Ponzetto

Eleuterio Fernández Huidobro, el extupamaro, ministro de Defensa muy respetado por los uniformados, no hubiera permitido "esta barbaridad".

Eso creen en el Partido Nacional, al menos, cuyos senadores entienden que el actual ministro Jorge Menéndez, bajo cuya gestión se lleva adelante la reforma del Servicio de Retiros y Pensiones Militares (SRPM) "no representa a las Fuerzas Armadas", porque fue quien no permitió que los jefes castrenses se presentaran en la comisión de Defensa para dar libremente su opinión sobre los cambios al sistema actual. De hecho, mientras Fernández Huidobro fue ministro la reforma estuvo cajoneada.

Son "ajustes revisionistas", un "impulso radical con un componente ideológico", sostuvo en el Senado Jorge Larrañaga, de Alianza Nacional, cuya opinión fue compartida por el resto de su partido. Larrañaga anunció que si los blancos ganan el gobierno en 2019 la reforma se hará de otra forma.

Habrá reforma del SRPM, sí, pero primero se debe aprobar la nueva ley Orgánica de las Fuerzas Armadas y respetarse los derechos adquiridos, algo en lo que coinciden el Partido Independiente y el Partido Colorado.

Finalmente la reforma del SRPM, conocido como Caja Militar, se aprobó con los 16 votos del Frente Amplio en contra de 10 de la oposición, y así pasó a la Cámara de Representantes.

Revancha.

El pasado reciente siempre está sobre la mesa cuando los senadores discuten sobre los temas militares. Muchos senadores del Frente Amplio admitieron en sala que la aprobada no es la "mejor" reforma y que hubieran preferido una "más profunda". En el debate hubo permanentes alusiones a los años de la dictadura y a la categorización que los militares hacían de los ciudadanos en A, B o C, según pensaran o no como ellos. Pero el senador oficialista Juan Castillo paró la ofensiva: "Esto no es venganza".

"No hay cuentas que cobrar con los militares. De ser así lo hubiéramos hecho en 2005", advirtió el senador frenteamplista Enrique Pintado.

Enrique Pintado. FOTO: María Inés Hiriart
Enrique Pintado. Foto: Archivo El País.

En defensa de Menéndez salió la senadora astorista Daniela Payssé, quien advirtió: "Ojo con decir que el ministro no representa a las Fuerzas Armadas. El ministro representa a la institucionalidad. Son afirmaciones ligeras y muy graves", sostuvo, aludiendo a Larrañaga, quien le contestó.

"Que no me vengan a correr, ni a practicar el tremendismo. A las Fuerzas Armadas se les ha pretendido cobrar todas las cuentas. No nos hagamos el chancho rengo. El ministro no representa. Me hago cargo de lo que digo porque sé lo que piensan las Fuerzas Armadas", apuntó Larrañaga.

El senador nacionalista también recordó al presidente Tabaré Vázquez. "El presidente de la República tiene por disposición constitucional el mando superior de todas las Fuerzas Armadas, —es el comandante en jefe— y creemos que debió asumir otro papel en esta función tan importante.

Jorge Larrañaga en el Parlamento. Foto: D. Borrelli
Jorge Larrañaga. Foto: D. Borrelli

El senador socialista Yerú Pardiñas se sumó al debate. "El ministro de Defensa no está para representar el interés de las Fuerzas Armadas", respondió el dirigente del Partido Socialista, camarada de Menéndez. "Podrá tener el apoyo de las Fuerzas Armadas en algunos temas y en otros temas no. Si dijo que no iban a venir los comandantes, está bien".

Y fue a fondo: "A algunos les gustaría que los comandantes ejercieran el poder, a algunos integrantes del sistema político. El ministro entiende que quien debe dar la opinión es un político. Y al militar que no le guste que renuncie porque nadie lo obliga", remató Pardiñas.

Desde ninguna bancada se respondió a estas apreciaciones.

Entonces, el senador oficialista Rafael Michelini intervino para hacer una pregunta. "¿Qué pasaría si los comandantes en jefe responden que no están de acuerdo con lo que se quiere reformar?. Imaginemos la situación en las redes sociales y frente a los subalternos", planteó.

Rafael Michelini. Foto: Ariel Colmegna
Rafael Michelini. Foto: Archivo El País.

Los uniformados no salieron bien parados en la negociación de los contenidos de la reforma con el Poder Ejecutivo. De hecho, no quedaron conformes.

Fue entonces el turno de intervenir del senador blanco Luis Alberto Heber, también para cuestionar al ministro Menéndez. "Fernández Huidobro conocía del tema. Hay una visión economicista de la situación. Es necesaria la modificación pero sin modificar los derechos adquiridos. Por ejemplo esto desmantela el Hospital Militar", advirtió.

Dijo que la política militar "no tiene rumbo" y respecto a Menéndez, señaló que "queríamos saber cómo repercutía esto en las Fuerzas Armadas por boca de los comandantes en jefe".

Según el senador nacionalista "el único incentivo de los militares es el retiro porque el sueldo es un desastre. El ministro no contestó y no dejó asistir a los comandantes".

En contra.

Menéndez "es un representante de los militares que está jugando en contra. Seguramente Fernández Huidobro no hubiera permitido estas barbaridades", agregó Heber.

Luis Alberto Heber en el Parlamento. Foto: Ariel Colmegna
Luis Alberto Heber. Foto: Archivo El País.

Luego, el senador Marcos Otheguy (Rumbo de Izquierda) subrayó que "estamos en campaña electoral" y que por eso "en todo se mira si da votos o no, y se quiere poner al gobierno contra un colectivo como los militares".

"Cuando discutamos la ley Orgánica militar se va a terminar eso de lustrame las botas o cortame leña. Las jubilaciones son estrepitosamente altas para la sociedad. Y eso molesta mucho a la gente", anticipó la senadora oficialista Constanza Moreira, que añadió sobre la ley que "retirar un privilegio no es imponer un castigo".

El proyecto de reforma de la ley Orgánica de las Fuerzas Armadas acaba de llegar al Parlamento, y la oposición quería discutirlo antes que la reforma del SRPM.

"No quiero un ministro de Defensa que represente a las Fuerzas Armadas, sino un control civil sobre las fuerzas", señaló Moreira.

Luego cerró Juan Castillo al hacer notar que "el respeto por las Fuerzas Armadas y sus integrantes no nos lo debe achacar nadie", pidiendo "que se respete a los ministros". Y a la oposición le pidió que tenga "un poco más de estilo".

Manini Ríos: la reforma "afecta a 2/3 del Ejército"

El jefe del Ejército Guido Manini Ríos aseguró que el proyecto de reforma afecta a "las dos terceras partes del Ejército". Habló en Maldonado, minutos antes de que se votara en el Senado.

"Como jefe de ellos tengo la firme expectativa de que no afecte negativamente, sobre todo a la parte más frágil de la cadena que son los soldados y los clase (cabos)", indicó. Dijo que con la reforma los soldados "después de 25 o 30 años se van a retirar con una parte sensiblemente menor, incluso con la mitad, de lo que se retiran hoy, que no es mucho".

Estampida: 160 médicos menos en Sanidad Militar
Sanidad Militar: retirados advierten un problema a corto plazo. Foto: Archivo El País

En los hechos es una de las tres mutualistas más grandes del país. El Hospital Militar, que forma parte del Servicio de Sanidad de las Fuerzas Armadas, tiene 143.000 asociados, entre personal superior y subalterno de las Fuerzas Armadas en actividad y retiro, más sus familias. Pero desde que el proyecto de reforma del Servicio de Retiros y Pensiones Militares (SRPM) llegó al Parlamento, en 2016, el Hospital ha experimentado una merma importante en los cuadros de profesionales médicos, quienes intentan "escapar" a los efectos del cambio en las reglas de juego de la jubilación.

"La mayor afectación ya está hecha, porque desde que se habla de la ley de retiros, los que antes pedían normalmente retiro a los 24 años efectivos de servicio, están pidiendo el retiro no bien cumplen los 20 años, debido a la incertidumbre generada", planteó en sala el senador Álvaro Delgado.

De acuerdo con las estadísticas que presentó, en el año 2016 las desafectaciones solo de médicos militares fueron 67; en el año 2017 hubo otras 47, y a julio de 2018 van 46. Son 160 médicos menos en total. "Si no ha habido mayores cantidades de desvinculaciones, es porque el número de personal militar, en su mayoría no tiene los 20 años cumplidos", agregó. "De todas maneras se mantienen expectantes y la desafectación podría ser mayor acorde a como los afecte final y realmente la ley de retiros", dijo. Delgado recordó que el sistema de Sanidad Militar compite con sueldos bajos (hubo que crear una compensación para tratar de igualar retribuciones) con instituciones privadas y públicas para contar con el concurso de los profesionales. El actual sistema de retiro era uno de los incentivos para incorporarse. "A eso hay que sumarle la desafectación de 50 médicos civiles presupuestados que se desvinculan en su gran mayoría por tema salarial", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º