PREPARANDO LA CAMPAÑA

Martínez se integró a nuevo polo progresista regional

En un encuentro en México firmó una declaración en respaldo a Lula.

Daniel Martínez participó del Grupo Progresista Latinoamericano. Foto: @progresalatam
“Progresismo. Referentes de la izquierda latinoamericana se reunieron en un foro el 12, 13 y 14 de julio en Puebla, en México. Foto: @progresalatam

Durante su viaje al exterior, Daniel Martínez hizo una “escapada” a la ciudad de Puebla -en México- para participar del Grupo Progresista Latinoamericano (Progresivamente) en el que se aprobó una declaración de apoyo a la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner y otra de cuestionamiento al proceso judicial que derivó en la prisión del expresidente Luiz Inácio “Lula” Da Silva.

Treinta líderes de diez países forman parte del nuevo espacio que se reunió el 12, 13 y 14 de julio en México. Fernando Haddad (ex candidato presidencial por el PT en Brasil), Aloizio Mercadante (jefe de gabinete durante la presidencia de Dilma Rousseff), Marco Enriquez-Ominami (excandidato presidencial del Partido Progresista de Chile), Ernesto Samper (expresidente de Colombia), Jorge Taiana (excanciller kirchnerista), José Miguel Insulza (exsecretario general de la OEA), Cuauhtémoc Cárdenas (excandidato a la presidencia de México) y Felipe Solá (exgobernador de la Provincia de Buenos Aires), entre otros. El grupo realizará encuentros cada 3 tres o seis meses, según informa su web.

“Los espacios políticos progresistas de la región necesitan adueñarse del mañana”, señala la declaración constitutiva del grupo internacional del que forma parte el candidato presidencial del Frente Amplio, que se tomó diez días de licencia (después de cerrar la fórmula con Graciela Villar) para irse a ver a su hija a Estados Unidos.

En la declaración sostienen que la región “experimenta una nueva ola de gobiernos neoliberales” que insisten en promover los intereses y privilegios de “una elite socioeconómica a costillas del desarrollo de nuestros pueblos”.

También se cuestionan las “burdas formas” de intervención judicial, “mediante la deliberada manipulación de procedimientos legales”, para restringir la libertad de los representantes populares “a través de la exclusión de las fuerzas de carácter progresistas”.

Asimismo se celebró el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en México y se alentó la victoria de Martínez, Evo Morales y Alberto Fernández en las próximas elecciones en Uruguay, Bolivia y Argentina respectivamente.

Denunciaron además una “guerra jurídica” que se ha desatado contra dirigentes progresistas de América Latina, la cual indican “es una forma inédita y agresiva de reemplazar las armas militares por la manipulación de recursos legales”. Como ejemplo colocan el caso de Lula en Brasil y agregan que “los jueces e investigadores, en punible connivencia, como quedó demostrado en la reciente revelación de conversaciones publicadas en el portal The Intercept, han violado sistemáticamente las garantías un debido proceso como la presunción de inocencia”.

Los participantes del nuevo grupo regional progresista consideraron que “las condiciones de aislamiento en que se encuentra Lula en este momento no se compadecen con la dignidad y el respeto que se merece una persona que derrotó la pobreza de su país”. Como aspecto positivo de su gestión señalaron la mejora de la competitividad que posicionó a Brasil en la región y en el mundo. Los asistentes al primer encuentro del grupo latinoamericano Progresivamente decidieron constituir el Comité Latinoamericano por la Defensa de la Justicia y la Democracia, integrado por figuras de la región, para enfrentar “la guerra jurídica que hoy aparece como una de las más serias amenazas a la institucionalidad democrática”.

El comité diseñará acciones concretas para denunciar los casos de persecución jurídica contra ex jefes de Estado y líderes progresistas en Brasil, Ecuador, Argentina, Colombia y otros países latinoamericanos.

Venezuela

Otro de los temas que estuvo sobre la mesa fue la situación política que vive Venezuela. No se condena directamente la violación de Derechos Humanos y tampoco se analizó el informe elaborado por Michelle Bachelet, la alta comisionada de Naciones Unidas, fechado el pasado 4 de junio. Allí la expresidenta de Chile denunció la existencia de 6.800 ejecuciones extrajudiciales en el país caribeño.

La declaración firmada por Martínez, en conjunto con otras figuras de peso regional, apunta a la importancia de lograr una solución pacífica al grave conflicto “por el que está atravesando el pueblo de Venezuela”. “Respaldamos el deseo y la voluntad de los países de México y Uruguay representados por sus respectivos gobiernos de fomentar el diálogo como vía para solución al conflicto”.

El grupo dejó constancia que “aplaude” el diálogo abierto en Noruega, y la disposición, tanto del gobierno como de la oposición, “por continuar acercando posiciones en Barbados”. Se rechaza “cualquier intento de uso de la fuerza que socave el principio de solución pacífica de las controversias”.
Al regreso de su viaje a Estados Unidos y México, Martínez consideró en rueda de prensa que el informe elaborado por Bachelet es “lapidario”.

“Creo que ese informe deja claro que en Venezuela los derechos humanos y las reglas democráticas no se cumplen”, admitió. Por lo que reconoció que “no hay democracia”. Formalmente, el Frente Amplio no se expresó acerca del informe de Bachelet. Mientras que en el astorismo son críticos con el gobierno de Nicolás Maduro, el Movimiento de Participación Popular y los comunistas lo respaldan.

MÁS

Aprender de los errores

Después de otras experiencias de integración de la izquierda latinoamericana, el nuevo grupo “Progresivamente” apunta a aprender de los errores cometidos en el pasado, según consta en su declaración fundacional. Se plantean como objetivo proponer “una nueva mirada” que convoque a todos los sectores de la sociedad a cuestionar el “orden imperante”, denunciando los intereses de la derecha y promoviendo las nuevas expresiones de organización social y ciudadana.

Como objetivos se proponen erradicar el hambre, garantizar una educación y salud pública de calidad junto con el acceso a una vivienda digna. Así como impulsar un modelo económico de crecimiento con inclusión, que supere el modelo primario agroexportador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)