LA RECTA FINAL

Martínez dice que con Manini Ríos tiene “menos coincidencias” que con Talvi

Martínez confía en que, llegado el momento del balotaje, el votante no seguirá lo que le digan sus líderes y por eso orienta su discurso hacia ellos.

Martínez fue muy cuidadoso ayer en Mercedes al referirse al caso del intendente Moreira. Foto: El País
Martínez fue muy cuidadoso al referirse al caso del intendente Moreira. Foto: El País

Una camioneta con altoparlante que transitaba ayer por la tarde en la avenida principal de Fray Bentos, anunciaba un acto del candidato de Cabildo Abierto Guido Manini Ríos. A pocos metros, en la plaza Artigas, colgaban banderas del Frente Amplio por todos lados y se preparaba el escenario para la llegada del presidenciable oficialista Daniel Martínez.

En la recta final de la campaña, los candidatos coinciden por espacio de horas en una misma ciudad y disputan entre sí esos puntos del electorado que les faltan para mejorar su performance de cara al próximo domingo 27 de octubre.

Martínez confía en que, llegado el momento del balotaje, el votante no seguirá lo que le digan sus líderes y por eso orienta su discurso hacia ellos. El candidato dijo a El País que “hay una parte inmensa de la población que vota con el corazón y con lo que le parece la persona” y a ellos intenta llegar con sus palabras.

Yo no dije que voy a salir a buscar el votante de Manini, salgo con el corazón abierto a que todo el mundo vote. Alguno me dice no te voto en la primera, pero te voto en la segunda. La gente termina decidiendo por la confianza que genera la persona yo lo que puedo ofrecer es laburo y un corazón abierto y sensibilidad humana y trabajo”, aseguró el candidato. Luego aclaró en Fray Bentos: que en un balotaje espera que lo voten personas que votaron a Manini, Edgardo Novick y hasta el Partido Nacional.

También señaló a El País que con Manini Ríos tiene “menos coincidencias” que con el colorado Ernesto Talvi. Además, Martínez reivindicó su condición de artiguista y aseguró que José Artigas “es de todos” y no solo de un partido político.

En su campaña, Manini pretende asumir el legado artiguista como el centro de su trabajo político. Martínez dijo que no se siente menos artiguista que nadie: “Yo estoy donde estoy y llegué a ser del Frente porque me hice primero artiguista, así que esto no es una competencia de quién es más artiguista. Me siento tan artiguista como los demás”.

Consultado sobre si está mal apropiarse del artiguismo contestó: “Eso lo hace cada uno con su conciencia. La bandera de él (por Manini Ríos) es una bandera artiguista que es de todos los uruguayos”.

Daniel Martínez habla, mientras Manini Ríos escucha con cara seria. Foto: Marcelo Bonjour
Daniel Martínez habla, mientras Manini Ríos escucha con cara seria. Foto: Marcelo Bonjour

A pesar de que las encuestas lo colocan como favorito en la intención de voto, en el balotaje Martínez sería superado por la oposición. Ante este escenario, el candidato frenteamplista trata de convencer a los indecisos y así lograr el objetivo de la mayoría parlamentaria.

Se presenta como “un laburante” que empezó a trabajar por decisión propia a los 16 años “haciendo changas” y luego como portero de un cine a los 18. “Hice toda mi carrera trabajando, casado, en segundo de Facultad. Me recibí cuando ya tenía dos hijos con 24 años y siendo militante de la resistencia. Toda mi vida fue de laburo”, aseguró.

El candidato, que está finalizando una gira por las 19 capitales departamentales, reconoció que a veces cuando llega la noche y después de “400 abrazos, 300 firmas y 500 fotos” se siente agotado por el trajín de la campaña, pero “con el corazón contento”.

En los últimos días previos a la elección, Martínez le pidió un esfuerzo más a los militantes “para sumar” al proyecto del Frente Amplio a “hombres y mujeres” y “gente de pueblo”. “Tienen que entender que acá hay un cruce de caminos y que de este lado hay gente con el corazón abierto que no demoniza a nadie y que lo que quiere es unir al pueblo uruguayo”.

A la caza de los votantes indecisos

Seis personas esperaban con la bandera roja, azul y blanca del Frente Amplio en la soledad de la pequeña localidad Nuevo Berlín en Río Negro. A pleno mediodía, con el sol radiante y mucho calor, los vecinos salían de sus casas para saludar a Daniel Martínez que llegaba desde San Javier en su ómnibus ploteado al ritmo de “la ola esperanza”.

La música parecía darle vida a un pueblo silencioso. Junto al ómnibus del candidato llegaban 21 vehículos más que tocaban bocina sin parar, alterando la rutina habitual de un pequeño pueblo de Río Negro. Frente a un club político del candidato Ernesto Talvi: un hombre de baja estatura y boina movía para todos lados la bandera del Partido Colorado. Martínez saludó: “Viva la democracia”. “Suerte”, le contestó el hombre. El candidato calificó el hecho de “maravilloso” y dijo que lo mismo le ha pasado en clubes políticos del Partido Nacional. También en Nuevo Berlín, Martínez envió un mensaje para la militancia: buscar a los indecisos y convencer. Martínez reconoció que “todavía hay gente que mira con desconfianza” al Frente Amplio porque desde la oposición “se pintó de negro” todo lo realizado en los últimos 15 años por la izquierda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)