FIN DE CAMPAÑA

Manini va por el voto "de los que están hartos y quieren terminar con lo que estamos viviendo"

El candidato dijo que la elección de este domingo será “de las más importantes de la historia por lo que está en juego” y fue claro en que Cabildo Abierto está del lado del cambio.

Manini y su esposa, Irene Moreira, se dan un beso en el cierre del acto en Montevideo. Foto: Darwin Borrelli
Manini y su esposa, Irene Moreira, se dan un beso en el cierre del acto en Montevideo. Foto: Darwin Borrelli

El grito de guerra sonó fuerte en la esquina de Constituyente y Jackson y cualquiera se daba cuenta que iba dirigido al partido de gobierno. “¡Que se vayan, que se vayan!”, decían a coro algunas de las decenas de personas que estaban apiñadas contra el escenario donde el general retirado Guido Manini Ríos, candidato a presidente de Cabildo Abierto, cerró anoche su campaña. Parada en un costado, Irene Moreira -la esposa de Manini y tercera candidata al Senado- aplaudía sonriente. Él, en cambio, mantenía ese gesto duro que lo caracteriza y que sus seguidores ven como una de sus fortalezas.

Manini, quien ha protagonizado el fenómeno más inesperado de esta campaña electoral y las encuestas le otorgan entre 9 y 14% de intención de voto, cerró su campaña con un acto callejero frente a la sede, donde desde hace un buen tiempo se lee un grafiti que dice que “los milicos no piensan”.

La apuesta era ambiciosa pero el lugar le quedó algo grande a Cabildo Abierto: los “cabildantes” -como le llaman a los votantes de Manini- ocuparon algo más de un cuarto de cuadra y el resto quedó vacío. ¿El promedio de edades? Cincuentones y sesentones, rodeados de banderas uruguayas y de Cabildo Abierto.

El “que se vayan, que se vayan” vino después de que Manini Ríos retomó la polémica frase de la candidata a vice del Frente Amplio, Graciela Villar, respecto a que la elección es “entre oligarquía y pueblo” y preguntó qué es la oligarquía y qué es el pueblo. “El pueblo es el que sufre en la calle, el que está angustiado por la situación de inseguridad que se vive y por la falta de respuesta absoluta. El pueblo hoy es el que está angustiado por la falta de empleo. El pueblo es el que se debe endeudar para llegar a fin de mes. Ese pueblo lo tenemos en Cabildo Abierto, en los que están hartos”, dijo Manini.

Y siguió: “¿Quién es la oligarquía? Los que están atornillados al poder y se ven amenazados por sus situación de privilegio. La oligarquía hoy son los que mandatan a fiscales para su servicio, los que usan los resortes del poder, los que violan la Constitución con funcionarios que hacen política por el partido de gobierno, los que ganan centenares de miles de pesos y no están expuestos a riesgos”.

Domenech, Manini y su esposa, Irene Moreira, en el cierre de campaña de Cabildo Abierto. Foto: Darwin Borrelli
Domenech, Manini y su esposa, Irene Moreira, en el cierre de campaña de Cabildo Abierto. Foto: Darwin Borrelli

El excomandante en jefe del Ejército dijo que la elección de este domingo será “de las más importantes de la historia por lo que está en juego” y fue claro en que Cabildo Abierto está del lado del cambio. Una opción es el Frente Amplio, “la otra opción” es “votar por cambiar, por terminar con esto que estamos viviendo”. Dijo que el partido que lidera es “el cambio verdadero” y “no maquillaje, no es un retoque para que sigan detentando el poder los mismos que lo detentan hace muchos años”.

Parte de la promesa de “cambio verdadero” de Manini es terminar con la inseguridad y “con la droga” en Uruguay. Dijo que enfrentará en serio a los narcotraficantes y “no se escaparán por la puerta de Cárcel Central”, en referencia a la fuga del mafioso italiano Rocco Morabito en junio pasado.

Región.

Manini Ríos habló del “continente convulsionado”. Y enumeró: “A la dictadura venezolana se le suman las convulsiones en otros países; Ecuador, Chile, el probable fraude electoral en Bolivia, y aparece el dictador venezolano diciendo, muy suelto de cuerpo, que se está aplicando a rajatabla lo dispuesto por el Foro de San Pablo”.

Manini Ríos aseguró, además, que “conocidos dirigentes del país” han asistido al Foro de San Pablo y entre ellos el candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez. “Nos gustaría saber qué es lo que está planificado para Uruguay en ese plan, qué es lo que debemos esperar porque desde ya les decimos desde Cabildo Abierto que nosotros no estamos dispuestos a tolerar que se nos use como objeto de un plan continental que viene por nuestras libertades”, afirmó y fue ovacionado.

Más temprano, Moreira había dicho que no quiere "una Venezuela ni una Cuba en Uruguay". 

"Hoy el cambio está en nuestras manos, hoy tenemos la gran posibilidad. Dentro de cinco años no tengo la certeza de que podamos votar nuevamente y yo no quiero una Venezuela ni una Cuba en el Uruguay", señaló.

Y el candidato a vice, Guillermo Domenech, dijo que “vienen años difíciles” porque “los violentos de siempre no renuncian a ejercer violencia para imponer sus ideas”.

Al cierre, Manini llamó “a la acción y responsabilidad”. Una nube de papeles inundó el lugar. Moreira enseguida se colocó al lado de su esposo. Los dos tomaron la bandera uruguaya y vino el beso final, ante la euforia general.

“Patriotas y demócratas”

“Se terminó el recreo a los malandros”. La famosa frase de Guido Manini Ríos sonó una y otra vez desde los parlantes en la previa al acto, como parte de un video que se emitió anoche. Antes de los discursos subió el cantautor Ricardo Fernández Más, quien dijo sentirse honrado de estar rodeado de “patriotas, republicanos y demócratas”. Fernández cantó con la gente “A don José”, la famosa canción de Ruben Lena. Y dijo que “algunos atrevidos dicen que les pertenece”. Fue muy aplaudido cuando afirmó que los uruguayos quieren trabajar “sin que los roben” y no estar rodeado de gente “pasada de porro”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)