LA RECTA FINAL

Manini Ríos salió a conquistar votantes en la feria de Villa Biarritz

Manini Ríos le dijo a El País que los pedidos que le hacen los votantes son diversos, pero hizo hincapié en la falta de empleo.

Guido Manini Ríos durante una recorrida en el marco de la campaña electoral. Foto: Fernando Ponzetto
Guido Manini Ríos durante una recorrida en el marco de la campaña electoral. Foto: Fernando Ponzetto

"Vamos que se terminó el recreo”, vociferaba incansable José Palacio (64), de gorra y remera con los colores del partido Cabildo Abierto, mientras hacía sonar incesantemente una campanilla. La arenga sonó como una especie de música de fondo durante la recorrida del candidato a la Presidencia Guido Manini Ríos por la feria de Villa Biarritz ayer por la mañana.

De campera beige y jeans, el exgeneral llegó sobre las 11.30, al lugar donde lo aguardaba un grupo de seguidores -con banderas y teléfonos prontos para tomarse fotos- activistas que repartían listas y representantes del novel sector político. Como indica el manual de toda campaña política, Manini repartió saludos y apretones de mano uno por uno. Mientras, un hombre desde una camioneta con altoparlantes arengaba a los paseantes: “Llegó el mejor de todos nosotros. ¡Aplaudan!”, para luego agradecerle al “general” por su “entrega”.

“¡Presidente! ¿Cómo le va?”, lo saludó un militante, ataviado con una gorra amarilla y un equipo deportivo bordeaux. Manini Ríos respondió a cada paso con un “vamo’ arriba” y se mostró campechano ante los pedidos de sus simpatizantes -especialmente mujeres mayores- para sacarse una selfie. “Esta foto va a valer un disparate”, bromeó con una seguidora.

De vez en cuando, el candidato musitó algún comentario con un tono político del tipo “el viento va a cambiar” o el llamado a la militancia a “no aflojar”.

Durante la recorrida los seguidores de Cabildo Abierto también se alentaban entre sí. “Vamos subiendo de a poquito”, le comentó entusiasmada una mujer a un militante. Otra le señaló al candidato: “Somos más de los que creen”.

“General”, lo atajó un hombre a Manini Ríos, para luego pedirle que desde la Presidencia o el Parlamento trabaje para “recuperar el sistema republicano” y resuelva “el tema de los bancos”, en alusión a la ley de inclusión financiera. “¡Y que a Sendic lo metan preso!”, terció una mujer que los acompañaba en la charla improvisada.

La fórmula de Cabildo Abierto en la feria de Villa Biarritz. Foto: Fernando Ponzetto
La fórmula de Cabildo Abierto en la feria de Villa Biarritz. Foto: Fernando Ponzetto

Manini Ríos le dijo a El País que los pedidos que le hacen los votantes son diversos, pero hizo hincapié en la falta de empleo. “Esto es muy bueno porque la cercanía de la gente es fundamental para salir adelante en la campaña”, afirmó.

Mientras la recorrida avanzaba por la feria -“¡Vas a dar mucho que hablar Manini!”, le gritó un hombre que atendía un puesto-, los activistas iban repartiendo listas de Cabildo Abierto con suerte dispar. Pero incluso cuando los paseantes no aceptaban las papeletas, las rechazaban respetuosamente con un “No, gracias”.

La feria de Villa Biarritz es un punto de la ciudad que convoca a la militancia de los diferentes partidos en época de elecciones. Cuando Manini Ríos pasó delante un trío de muchachas que repartían volantes del Frente Amplio no reaccionaron, pero luego una de ellas sentenció: “Sobrevivimos a la ola facha”. Sus compañeras rieron con la ocurrencia y ensayaron una breve coreografía haciendo el gesto de una ola.

Al llegar a la calle Ellauri, el grupo se topó con militantes del Partido Colorado, el Nacional y el Frente Amplio. El candidato entonces se acercó a saludar a los colorados, estrechó la mano de los blancos y saludó de pasada a un frenteamplista. De fondo, sonaban la “ola esperanza”, el jingle de Luis Lacalle Pou, y el del propio Cabildo Abierto. También se hacía sentir la voz de Palacio. “Manini es el que puede sacarnos de esta situación”, dijo y volvió a lo suyo: hacer sonar la campanilla.

El abrazo con Cacho de la Cruz

La recorrida de Guido Manini Ríos por la feria de Villa Biarritz deparó un sorpresivo encuentro con el legendario humorista y conductor de televisión, Arturo “Cacho” de la Cruz. El candidato presidencial de Cabildo Abierto y el presentador de programas recordados como “El Show del Mediodía” y “Cacho Bochinche” se dieron un abrazo y conversaron brevemente. Manini Ríos dijo a El País que se trató de un saludo “efusivo”, pero que no implicaba la adhesión del popular exconductor a su candidatura. “El voto es secreto”, remarcó. Por su parte, De la Cruz dijo a El País que se acercó a saludar como lo hace con todos los presidenciables. “Todo aquel que se presenta para gobernar tiene que ser apoyado. Yo apoyo a todos, lo apoyo a él, al Pepe, apoyé a un gran amigo mío como el ministro de Economía (Danilo) Astori”, expresó. “Si tiene uno la suerte de salir elegido fantástico que se acuerde de mí también”, explicó. “Cacho” aclaró que tiene decidido votar en las elecciones de Argentina, su país natal, y no en Uruguay. “Voy a votar a (Mauricio) Macri”, anticipó. “Acá como la cosa anda bien y gane quien gane se puede vivir, voy a ir (a votar) allá”.

Defiende su estrategia

Manini Ríos dijo que la estrategia de sus abogados en la causa judicial que indaga su accionar en el caso de la muerte de Roberto Gomensoro, sigue “los pasos previstos en el marco legal” y que no se trata de una “chicana” como acusa el FA. La causa tiene una “clarísima” intencionalidad política, indicó y prometió actuar para “restablecer la separación de poderes”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)