CAÍDA EN NACIMIENTOS

Manini Ríos propuso por ley ampliar licencia paternal hasta los 45 días

De acuerdo al texto, al que accedió El País, se declara “de interés nacional” la implementación de políticas para el fomento de la natalidad.

Guido Manini Ríos en rueda de prensa. Foto: Leonardo Mainé.
Guido Manini Ríos en rueda de prensa. Foto: Leonardo Mainé 

Preocupado por la baja en la cantidad de nacimientos, el senador de Cabildo Abierto Guido Manini Ríos presentó un proyecto de ley con incentivos a la natalidad para despejar la variable económica como “factor de decisión” a la hora de tener un hijo. Además, propuso otorgar a los padres hasta 45 días de licencia especial durante los dos primeros años de vida del niño.

Como se trata de una serie de cambios en materia impositiva, la redacción se hizo bajo el formato de “minuta de comunicación” o aspiración al Poder Ejecutivo. De acuerdo al texto, al que accedió El País, que fue presentado la semana pasada por Manini se declara “de interés nacional” la implementación de políticas para el fomento de la natalidad.

El tema está sobre la mesa desde la intervención del ministro de Salud Daniel Salinas en el Parlamento, donde durante el tratamiento de la Rendición de Cuentas en Diputados alertó del problema que enfrenta la seguridad social. En ese sentido, invitó a la creación de un grupo para que “por las vías más imaginativas” se fomente la natalidad. En base a esto, legisladores de la coalición conformaron un ámbito que es coordinado por los representantes Álvaro Dastugue (Partido Nacional) y María Eugenia Roselló (Partido Colorado).

Por su parte Manini -en su proyecto de seis artículos- planteó que los padres puedan pasar de deducir del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de 13 Bases de Prestaciones y Contribuciones (BPC) a 40 anuales por hijo. Lo que equivale a $ 194.800 por concepto de educación, alimentación, vivienda y salud.

Además, la deducción (prevista hasta los 18 años) se duplicará en caso de hijos mayores o menores, legalmente declarados incapaces, así como “aquellos que sufran discapacidades graves de acuerdo a los criterios que establezca el Banco de Previsión Social”, según el texto del proyecto.

Por su parte, los empleadores que acrediten contar con guardería y jardín de infantes sin costo para sus trabajadores “podrán deducir de sus aportes al BPS el equivalente a 10 BPC por cada niño que tengan en el servicio”.

En tanto, la iniciativa redactada por Manini realiza cambios en la licencia por paternidad, por la cual hoy los padres disponen de 10 días continuos al momento del nacimiento. Se establece que “el padre tendrá derecho a una licencia especial de 45 días, a la que podrá acceder dentro de los 2 primeros años de vida del niño”. En la exposición de motivos del proyecto, Manini Ríos indica que si bien existen diversos factores que explican la caída en la tasa de nacimientos, “básicamente la gente tendrá hijos si percibe que tiene seguridad laboral y una economía estable”.

“Es claro que tener hijos resulta costoso, y es ésta una de las variables que inciden en las parejas a la hora de decidir, además de los factores culturales y laborales que también pesan”, reconoció el legislador.

La tasa de nacimientos viene descendiendo en forma sostenida, en un proceso que se ha acelerado en los últimos años. Según datos oficiales, en 2020 nacieron 35.866 niños, 1.606 menos que en 2019 (la baja representa un 4,3%), frente a 50.541 que se registraron en 2003. El año pasado, Uruguay dejó de ser un país de “baja fecundidad” e ingresó a la categoría de “muy baja fecundidad”, por el cual cada mujer en edad de ser madre tiene en promedio menos de 1,5 hijos.

Una política basada en ejemplos internacionales

Uruguay no es el único país donde políticos de diversos partidos están preocupados y buscan una solución para la caída de la natalidad. En la exposición de motivos de su proyecto de ley, el senador Guido Manini Ríos (Cabildo Abierto) advirtió que a nivel internacional “muchos países” consideran el asunto como un problema, y han comenzado a dar incentivos para favorecer el aumento de nacimientos.

En ese marco colocó como ejemplo a Europa del Este, donde se está implementando lo que se conoce como “beneficio universal infantil”, que es una renta básica que solo alcanza a las familias con hijos.

En Francia, Canadá, Australia, Rusia, Rumania y Alemania se otorgaron estímulos por cada hijo, se aumentaron las licencias (maternales y paternales) y se bajaron impuestos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados