Una piedra en el zapato de Vázquez

Manini Ríos, el líder militar que desafía al gobierno del FA

No dudó en plantarse ante el poder político para defender los derechos de sus subalternos.

Sanción: Tabaré Vázquez aseguró que pese a sancionarlo mantiene confianza en el general Manini Ríos. Foto: Fernando Ponzetto
Sanción: Tabaré Vázquez aseguró que pese a sancionarlo mantiene confianza en el general Manini Ríos. Foto: Fernando Ponzetto

El poncho blanco —bien blanco— del caudillo Aparicio Saravia, resaltaba en la vanguardia del ejercito nacionalista en Masoller. El líder cabalgaba al frente de la primera fila de soldados para arengarlos a dejarlo todo en la batalla. Pero su alta exposición fue un blanco perfecto para que los rivales lo hirieran de muerte.

Hasta allí, 1904, hay que remontarse para encontrar el primer legado militar en la sangre de Guido Manini Ríos: en su bisabuelo materno que fue coronel del caudillo blanco. Pero el ahora comandante en Jefe del ejercito fue el primero de su familia en encarar la carrera militar formal en febrero del 73, cuando con 14 años ingresó al Liceo Militar, meses antes del golpe de Estado.

Hoy Manini Ríos tomó una elección similar a la de Aparicio Saravia en aquella histórica batalla. Se plantó en la vanguardia de sus soldados y asumió un rol protagónico en el debate por la defensa de reivindicaciones para los militares. Fue así que se enfrentó, en la dialéctica, al gobierno frenteamplista de Tabaré Vázquez.

Su rol lo llevó a recibir la sanción más dura desde el retorno de la democracia para un jerarca militar. Sin embargo el castigo, lejos de haber sido un trago amargo, lo llevó a ganar más prestigio aún entre los integrantes del Ejército.

Pero incluso más, reforzó el respeto que ya se había ganado de la mayoría de los mandos de las Fuerzas Armadas. A tal punto que hoy varios en filas castrenses lo ven como su líder nato a apoyar en una futura carrera política.

"Es el general con mayor prestigio de 1985 a la fecha. Es respetado por todos. Sin exclusiones. Es nuestro comandante. No hay nadie que se le asemeje al prestigio y rectitud de este hombre. Ni siquiera en ámbitos políticos. Es una figura de altísimo carisma y eso ha unido a todas las Fuerzas Armadas (FFAA). Sin duda que es un hombre con gran proyección política al que estaremos apoyando", dijo a El País el presidente del Centro Militar, Carlos Silva.

Manini Ríos es la figura que asumió la oposición a la reforma de la llamada Caja Militar que pretende concretar el gobierno. Fue sancionado por cuestionar y acusar de mentiroso (indirectamente) al ministro de Trabajo, Ernesto Murro, en una entrevista en la radio Océano.

"Murro no está bien informado respecto a sus efectos (de la reforma). No le puedo atribuir de ninguna manera al ministro mala fe ni puedo ni siquiera creer, y no lo creo, que mienta a sabiendas. Simplemente creo que no está bien informado", dijo sabiendo que podía ser objeto de una sanción, ya que en Uruguay las fuerzas militares no pueden cuestionar al poder político elegido por la ciudadanía.

Tiene 59 años. Es católico y está casado con Irene Moreira, edila de Artigas por el sector del Partido Nacional que impulsó la candidatura de Luis Lacalle Pou: la lista 404.

Con ella llegó del viaje donde se lo notificó del arresto a rigor por 30 días que aún cumple en una unidad militar. "Siempre junto a ti... en los buenos momentos y en los otros... con salud o sin ella... pero siempre a tu lado como el primer día", escribió Moreira en su cuenta de Twitter el 17 de setiembre al conocerse la sanción.

Los lazos políticos familiares también lo conectan con el Partido Colorado. Su abuelo Pedro Manini Ríos fue ministro de José Batlle y Ordóñez. Incluso uno de sus tíos, Carlos, fue el ministro del Interior de Julio María Sanguinetti tras el retorno de la democracia en 1985.

Su hermano Hugo es un reconocido productor que en su juventud, en 1970, integró el grupo de derecha "Juventud Uruguaya de Pie (JUP)". Sin embargo luego tuvo militancia en el Frente Amplio.

Es un fiel defensor del ideario artiguista, fue el promotor central de colocar un mástil de 25 metros con la bandera de Artigas en la fortaleza del Cerro. Es hoy el número uno de la logia "Tenientes de Artigas", que con la Masonería se reparten el poder en las FFAA.

Es un defensor de la idea militar "como una religión de hombres honrados", y promotor del concepto de Simón Bolívar de que "el pueblo está en el Ejército".

Manini Ríos tenía claro que su asunción al máximo cargo militar no iba a estar exenta de polémicas. Tomó el mando con José Mujica aún como presidente el 1° de febrero de 2015.

"Estamos en el inicio de un nuevo tiempo histórico en el que seremos protagonistas de profundas reformas organizativas y legales que van a condicionar la marcha de la Institución por muchos años", dijo al tomar el mando. Y no se equivocó. Hoy su figura es vista como un líder entre sus pares, y como un hombre que se plantó ante el poder político para defender lo que sostiene son los derechos de sus liderados.

Existen lazos de sangre entre las logias

La decisión de sancionarlo fue tomada por la máxima autoridad del país, el presidente Tabaré Vázquez. Pero quien la ejecutó fue el ministro de Defensa, Jorge Menéndez. El jueves 27 de setiembre Manini Ríos y el ministro volvieron a verse frente a frente. Apretón de manos y mirada firme, la cordialidad sigue intacta.

Fue en el acto aniversario de la reserva del Ejército. El primer acto, semipúblico luego de conocerse la sanción. Allí fue visible la presencia de las dos logias que conforman las Fuerzas Armadas (FFAA): los Masones y los Tenientes de Artigas.

La Masonería tomó mayor relevancia en fuerzas castrenses con la llegada de Vázquez al poder en 2005, ya que el presidente de la República integra esa logia.

Manini Ríos, líder de los Tenientes de Artigas, estuvo presente, pero no hizo uso de la palabra. Se leyó un pequeño saludo que entregó por escrito. A raíz de la sanción al comandante en jefe se ha dado un reagrupamiento entre los generales, en torno al general Alfredo Erramún, que es el comandante de la reserva e integra la masonería, comentaron a El País cuatro importantes fuentes militares.

En el acto lo acompañaron los generales, Claudio Romano, Claudio Feola y el exjefe del Estado Mayor de la Defensa, el general de Ejército (R) Nelson Pintos. Erramún, Feola, como Pintos, fueron edecanes del presidente Vázquez y son aún hoy muy cercanos al mandatario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º