LA DEFINICIÓN

Lula: “Le pido a Dios que gane Daniel Martínez”

El expresidente saludó la elección de Fernández en Argentina y dijo que Chile “es el modelo” de Bolsonaro.

Buenos Aires. Mujica junto a Fernández, Rousseff y Lugo en la reunión del Grupo de Puebla. Foto: @progresalatam
Buenos Aires. Mujica junto a Fernández, Rousseff y Lugo en la reunión del Grupo de Puebla. Foto: @progresalatam

La elección de Alberto Fernández en Argentina y la liberación de Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil levantaron los ánimos de una izquierda sudamericana que venía desacreditada por la crisis en Venezuela y las violaciones de los derechos humanos del régimen de Nicolás Maduro, y en estas semanas por el estallido en Bolivia en medio de denuncias de fraude electoral en la reelección de Evo Morales.

Y este fin de semana esos ánimos se reflejaron en San Pablo y Buenos Aires. En la capital paulista con un encendido discurso de Lula, donde apoyó al candidato del Frente Amplio Daniel Martínez, y en la capital argentina con la reunión del Grupo de Puebla, convocada por Fernández y a la que asistieron los expresidentes Dilma Rousseff de Brasil, Fernando Lugo de Paraguay y José Mujica, entre otros.

Lula, liberado el viernes tras 580 días en prisión, pidió que Brasil siga los ejemplos de Argentina y Chile frente al “neoliberalismo” y expresó su solidaridad con Bolivia y con “el pueblo venezolano”.

“Vieron en Argentina, que el compañero Alberto y la compañera Cristina (Kirchner) le dieron una zurra a (Mauricio) Macri y ganaron las elecciones”, declaró Lula en un multitudinario acto.

También aseguró que “Chile es el modelo” que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, “quiere construir” y dijo que “por eso los chilenos están en la calle” y protestan a diario desde hace semanas, “en combate contra el neoliberalismo”.

Asimismo, citó las protestas que, en sentido contrario, ocurren en Bolivia, donde miles de personas han tomado las calles de La Paz y otras ciudades para exigir la renuncia del presidente Evo Morales, por un supuesto fraude en las recientes elecciones. “El compañero Evo ganó las elecciones, hizo el mejor Gobierno desde que Bolivia fue fundada, creó políticas sociales y fue elegido otra vez, pero la derecha no acepta el resultado”, aseguró Lula en el acto en São Bernardo do Campo, ciudad vecina a San Pablo en la que comenzó su vida política en la década de 1970.

Se refirió también al balotaje en Uruguay del próximo 24 de noviembre. “Tenemos que pedirle a Dios que Martínez gane en Uruguay”, dijo.

Antes del acto, Lula ya se había expresado en términos similares, pero en un mensaje que envió al Grupo de Puebla, reunido en Buenos Aires. “Estando libre, estoy con muchas ganas de volver, tengo el objetivo de construir una integración latinoamericana muy fuerte”, afirmó Lula en su mensaje.

Rousseff, en tanto, destacó en su intervención en el Grupo de Puebla que la victoria de Fernández “abre un camino de retorno y de esperanza” a la transformación regional.

A su turno, Fernández expresó que buscará “poner en pie a América Latina en los próximos meses”, ya que “el continente no pasa el mejor momento”.

Asimismo, exhortó a que el Grupo de Puebla sea el foro de donde “salgan los dirigentes” que hagan posible esa transformación política.

Durante su campaña electoral, Fernández visitó a Lula en la cárcel. “Lula me dio una sola orden: ‘usted tiene que ganar en Argentina’. Me lo dijo dos o tres veces. ¡Cumplí, Lula, gané en Argentina!”, exclamó.

En presencia de líderes opositores chilenos como el excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami, Fernández hizo un llamamiento a la “paz” en ese país, donde las protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera ya han dejado 20 muertos.

El presidente electo de los argentinos, que dijo que conversó por teléfono ayer sábado con su homólogo francés, Emmanuel Macron sobre la situación en Chile y el resto de problemas de América Latina, confirmó que en los próximos días volverá a hablar con Piñera, al que le pedirá un “esfuerzo muy grande” para construir “un modelo más igualitario”.

“Nos han dejado un recetario económico”

“Nos han transformado la política en un recetario de políticas económicas, que son importantes, pero nunca vi que la gente esté feliz solo por razones económicas. No hay que pensar solo en el desarrollo y en el crecimiento. Hay que entrar a pensar en la felicidad humana, que no se logra por decreto, pero tiene que ver con el tiempo gastado en el cultivo de los afectos”, dijo el expresidente José Mujica en su discurso durante la cena del viernes a los participantes a la reunión del Grupo de Puebla en Buenos Aires.

Mujica se sentó en la mesa de cabecera que presidía Alberto Fernández y entre los expresidentes Dilma Rousseff de Brasil y Fernando Lugo de Paraguay.

“El Grupo de Puebla es un grupo que yo mismo impulsé mucho antes de ser candidato, y que empezamos a trabajar con Marco Enríquez Ominami desde Chile”, dijo Fernández.

La primera reunión de este nuevo foro internacional tuvo lugar del 12 a 14 de julio de este año en la ciudad mexicana que le da su nombre, Puebla, donde 30 líderes de 12 países coincidieron en unir fuerzas y propuestas para consolidar un nuevo eje para “producir consensos regionales y articular políticamente al progresismo”.

De esa primera reunión había participado el candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)