DENUNCIA

Lissidini: en la crisis "salieron aviones llenos de dinero para Estados Unidos"

Según el exdirector de Aduanas, en seis meses aterrizaron entre 600 y 700 millones de dólares en el Aeropuerto de Carrasco, provenientes de Colombia, con rumbo a Nueva York.

Víctor Lissidini en 2012. Foto: archivo El País.
Víctor Lissidini en 2012. Foto: archivo El País.

El exdirector de Aduanas, Vïctor Lissidini denunció que cuando ocupaba ese cargo a pocos meses de la crisis de 2002, llegaron "millones" de dólares al Aeropuerto de Carrasco con rumbo a Estados Unidos.

En declaraciones al programa Todo Pasa de Océano, Lissidini reveló que durante su gestión, (de marzo a agosto de 2003) "empezamos a registrar contenedores de aviones llenos de dinero que venían de dos bancos de Paraguay, uno de ellos el Banco Amambay, que en enero cambió su nombre y pasó a llamarse Banco Basa.

Según el exdirector, "en seis meses pasaron más de US$ 600 millones". Al enterarse de esto, "hablé con el director de Aduanas de Paraguay y me dijo 'no te metas, porque esa plata viene de Colombia, te imaginarás de dónde viene'".

También notificó a las autoridades del Banco Central del Uruguay (BCU) de ese momento, quienes le pidieron "que no les mande más faxes porque gastaban mucho papel".

Según Lissidini, la carga de dinero salía de Colombia y pasaba a Paraguay, donde era depositada en dos bancos. De allí volaban al Aeropuerto de Carrasco y de ahí a Nueva York. "¿Y quién es el mayor lavador de plata del mundo? Estados Unidos", sentenció.

El exdirector de Aduanas dijo que "acá la plata pasa" y "obviamente algo queda", pero no "la gran cantidad de plata que se lava, y hablamos de entre 600 y 700 millones de dólares en seis meses que pudimos controlar".

Cuando dejó la Dirección de Aduanas, en medio de un escándalo de abuso de funciones por el que terminó siendo procesado con prisión, "cambio la estrategia" para trasladar el dinero, ya que "en vez de pasar por Carrasco, paraban en la Fuerza Aérea, donde supuestamente la Aduana no podía entrar".

Lissidini contó que en un viaje a Miami en 2011 como oficial de cumplimiento, se reunió con integrantes del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y les preguntó "si se lava mucha plata en Uruguay". "Se lava", le respondieron, pero "nos cuesta más caro iniciar los procedimientos que la plata que queda efectivamente". En este sentido, señaló que "en Uruguay si usted mete 200 o 300 millones de dólares, hace un escándalo en la plaza, se vuelve muy difícil".

Además, "Uruguay ha hecho los deberes a la OCDE en cuanto al control de lavado de activos, que antes la izquierda estaba en contra por la soberanía, pero era obvio que había que hacerlo".

Según el exdirector de Aduanas, "en el 100% de los casos, la plata iba al banco HSBC, el primer banco del mundo. (Eso) También se lo dije a la gente cuando estuve en Miami: 'Pero ustedes eran los máximos lavadores de plata'. 'Sí, hasta que nos dimos cuenta que no podía seguir así' (respondieron). Abrieron la canilla y la cerraron cuando quisieron", sentenció.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º