Coyuntura salteña

Lima desaira a los ediles y no informa sobre las inversiones

Polémica por ausencia en la Junta de Salto.

Andrés Lima, intendente electo de Salto. Foto: Luis Pérez
Andrés Lima. Foto: Luis Pérez

El intendente de Salto, Andrés Lima no concurrió al llamado a sala de la Junta Departamental y las relaciones entre el oficialismo y la oposición se tensan cada vez más.

Es que cumplido el plazo legal para la comparecencia del intendente para que respondiera a una serie de preguntas que le plantearían ediles del Partido Nacional, Colorado y de la Gente, el jefe comunal definió no concurrir y se limitó a enviar al director de Hacienda de la intendencia, al director de la Oficina Jurídica y dos mandos medios para que lo representaran. La situación cayó muy mal en la mayoría de la Junta.

Los primeros en levantarse de sus bancas y retirarse fueron los ediles del Partido Nacional. "Esto es una falta de respeto hacia la corporación y principalmente a la ciudadanía que quiere saber qué es lo que está pasando con la economía de la Intendencia y otras cosas que se denuncian y que una vez más quedarán sin respuestas", dijo a El País el edil blanco Carlos Silva al momento de fundamentar las razones de su bancada para retirarse de la sala.

Después, desde la bancada del Partido Colorado —es mayoritaria— se solicitó un cuarto intermedio para analizar la ausencia. Reanudada la sesión, el edil Alberto Villasboas —miembro interpelante— anunció que el Partido Colorado no estaba dispuesto a escuchar a los enviados del intendente, "aunque lo amparara el reglamento", pero entendían como una "descortesía" y "falta de respeto" la actitud del jerarca comunal que contrastaba con lo que aconteció con sus antecesores que "daban la cara" para responder las consultas.

El llamado a sala del intendente fue votado por unanimidad y surgió luego de las graves denuncias que formuló su suplente Alejandro Noboa cuando ocupó el cargo en ocasión del viaje a China en noviembre pasado de su titular. "Falta de transparencia" en la gestión, "números en rojos" en la economía de la Intendencia e "improvisaciones" en las tareas de algunos directores fueron las definiciones utilizadas por Noboa al hacer un balance de su corto período como intendente y de lo que pudo percibir y sin querer entrar en detalles de otras áreas como el abultado déficit en la Dirección de Turismo. A esa hora Lima compartía un brindis de despedida de año con un grupo de periodistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados