Partido Nacional

Lacalle ve una elección histórica; dice estar en su mejor momento

El precandidato prometió que si él gana: “se terminó el aumento de impuestos y tarifas”.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Juntó los pies. Miró el escalón. Saltó. Y pisó firme: con los dos pies juntos. Incluso remarcó esa pisada. Fue un segundo. Pero el movimiento se asemeja exactamente a lo que hacen los jugadores de fútbol antes de cruzar la línea de cal. Luis Lacalle Pou eligió entrar así a la pasarela del escenario para dar su discurso de inicio oficial de su campaña electoral hacia las elecciones internas.

Incluso el lugar elegido para el acto fue el estadio del Montevideo Wanderers; algo novedoso para las contiendas electorales en Uruguay. Puño apretado en un brazo y la “V” de la victoria con la otra mano, el precandidato del Partido Nacional arrancó su discurso con su voz claramente entrecortada.

“Me cuesta mucho explicarles la energía que tengo adentro”, le dijo al importante número de gente que concurrió al acto. Su voz se entrecortó aún más. “Tengo lágrimas viejas que las están haciendo salir las alegrías del presente”, agregó.

El precandidato del sector “Todos” es el favorito para ganar la interna blanca, según todas las encuestas de opinión pública. Ya lo logró en 2014 cuando debutó como precandidato, pero luego fue derrotado por Tabaré Vázquez en las nacionales, y el balotaje.

Pasaron cuatro años y Lacalle Pou remarcó que está preparado para ser presidente, que quiere conducir el gobierno, y que la próxima será una “elección única en la historia del país”.

Ayer el precandidato salió a mostrarse seguro y confiado de poder asumir el desafío de presidir el Uruguay. Dijo que no le molesta cuando le preguntan si está dispuesto a “agarrar un fierro caliente” si gana las elecciones. “Yo les digo que no elijo el mejor momento de mi país. Yo le doy mi mejor momento que es ahora. ¡Que es ahora!”, enfatizó.

Prometió que si el Partido Nacional gana las elecciones se terminarán los aumentos de “impuestos, tarifas y combustibles”.

“Es fácil administrar mal si tengo el bolsillo de Juan Pueblo para meterle la mano”, dijo en clara crítica a los gobiernos del Frente Amplio. Incluso trató de ir un poco más allá y adelantó que si es presidente intentará “aflojarle el cinturón” de la plata que la ciudadanía paga al Estado.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

De antemano dijo que no será fácil. Y por eso lo planteó en esos términos. Es que Lacalle Pou se comprometió a que su campaña no tendrá “falsas promesas”.

Así, sin mencionarlo, dirigió su crítica al Frente Amplio, ya que en la pasada campaña dijo que no iba a aumentar los impuestos, como sí terminó ocurriendo. “No podemos agregarle más frustración a los uruguayos”, opinó.

Unidad

Para el blanco, esta campaña electoral la hará “a contra mano”. No está dispuesto a entrar en provocaciones e insultos. “Cuando todos van al agravio, al insulto, nosotros vamos por las propuestas. Y si no es así, yo me bajo”, dijo casi que con un pequeño grito. Advirtió que en la contienda interna habrá matices, pero pidió cuidar al máximo la unidad.

Es que en el Partido Nacional, hay una especie de “ley no escrita” donde se establece que los dirigentes dejan todo en la cancha para la elección interna y luego pagan caras las heridas abiertas en la elección nacional cuando compiten contra los otros partidos.

Lacalle Pou tiene claro que está en una situación inmejorable para ganar la elección y volver a colocar al Partido Nacional en el gobierno después de 25 años. Justamente su padre, Luis Alberto Lacalle de Herrera, estuvo presente ayer en el acto en primera fila con su esposa Julia Pou.

Por eso, ayer dijo que con su palabra firmaba un compromiso con la gente. Y repitió una y otra vez que quiere ser presidente del Uruguay para estar junto a los jubilados “que no llegan a fin de mes” con los adictos a las drogas y tratar de recuperarlos, con los militares cuando se “juegan el cuello” en las inundaciones. Así enumeró una larga lista de cosas por las que quiere esa tan preciada banda presidencial.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Dijo que está preparado para hacerlo. Y a asumir el compromiso de cada una de las cosas que diga. “Yo hoy me paré acá para asumir un compromiso. Yo me quiero hacer cargo, yo quiero ser un presidente que se haga cargo. Hay que hacerse responsable, se terminaron las excusas”, destacó.

En el cierre pidió ayuda. Dijo que va a necesitar mucho apoyo. “Les pido que me den un empujón”, expresó. Él sabe que la contienda no será fácil, e incluso la interna también le demandará esfuerzo; quizás más de lo que se visualizaba meses atrás. “Yo les pido ayuda. Los necesito”, repitió y dijo ser optimista con lo que viene.

Equipo Completo

Alonso define su futuro en la interna

Verónica Alonso es una de las dos mujeres que pretenden llegar a la Presidencia. La otra precandidatura es la de Carolina Cosse en el Frente Amplio. Sin embargo, la única mujer en la interna blanca está a un paso de bajar su postulación.

Si bien en su comando aseguran que no hay una decisión tomada, en el grupo del empresario Juan Sartori dan por hecho que ya tienen un acuerdo para sumar a los grupos de Alonso.

Pero la senadora espera una reunión con Lacalle Pou para analizar el escenario. Es que una de sus intenciones es bajar su candidatura para apoyar al líder del sector “Todos”.

Sin embargo, en el grupo de Lacalle Pou no manejan ningún escenario electoral en el que se incluya el ingreso de Alonso. Así lo confiaron a El País dirigentes del entorno del precandidato del sector “Todos”.

Ayer, luego del acto, Alonso felicitó a Lacalle a través de una publicación en Twitter. “Felicitaciones Lacalle Pou y todo su equipo por un gran acto. Sin duda que nuestro Partido está más vivo que nunca, motivado, con ganas de militar y trabajar por lo que se viene. Con la Esperanza que un cambio posible para Uruguay está cada vez más cerca. Arriba”, publicó.

“Relaciones laborales justas”, y sin “gritos”

El manejo de las relaciones laborales es un tema clave en la campaña. Es que por allí pasará gran parte del debate entre frenteamplistas y blancos. Los oficialistas sostienen que si gana la oposición se perderán derechos sindicales y laborales, e inclinará la balanza hacia el empresariado. En cambio desde los diferentes sectores blancos, sus dirigentes han aclarado que las declaraciones de frentistas no tienen sustento. Incluso para Lacalle Pou solo buscan alentar cucos. Ayer el precandidato, en su lista de cosas por las que quiere ser presidente, habló del tema. “¿Saben lo que quiero? Yo quiero ser un presidente que sea justo en las relaciones laborales. Para ser justo vamos a tener que cambiar la mentalidad”, dijo.

Aclaró que se respetará el derecho a huelga, pero sí se permitirá el derecho a trabajar de quienes lo deseen. Es decir reglamentar las ocupaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)