ELECCIONES 2019

Lacalle Pou ya piensa en el día después del balotaje

“Yo quiero que nos pongamos a pensar en el 25 de noviembre. Es muy importante que todos tengamos puesta la cabeza en el día después de las elecciones, dijo el candidato blanco.

Lacalle Pou habla a partidarios en un acto en Artigas. Foto: Pablo S. Fernández
Lacalle Pou habla a partidarios en un acto en Artigas. Foto: Pablo S. Fernández

El grito insistente para llamar la atención del candidato lo hizo poner una pausa en la clásica sesión de fotos con los militantes. “¡Luis! Estamos preparados. Y quedate tranquilo que se van, se van”, dijo un artiguense a Luis Lacalle Pou apenas llegó al lugar del acto sobre la frontera brasileña en Quaraí. El líder blanco le agradeció el apoyo con una sonrisa y el pulgar hacia arriba. Pero reformuló la consigna: “No amigo. Venimos, venimos”, repitió.

El candidato del Partido Nacional ayer en su llegada a Artigas apeló a un discurso más emotivo, a preparar el terreno para el próximo domingo donde corre con “la chapa” de favorito, pero insistiendo que no se puede “pizarrear” porque hasta que no se abran las urnas no hay nada ganado.

“Las victorias llevan tiempo de construir, pero se pueden perder en un instante”, comentó Lacalle Pou a los medios de comunicación.

Pero el blanco es plenamente consciente de que las chances del triunfo son altas. Y ese ambiente es el que reina en el entorno del candidato en los últimos tres días, posdebate, donde la fórmula retomó la recorrida por el interior.

En la tarde de Artigas recordó su primer discurso como dirigente político. “Fue por el 96”, dice y también recuerda que había sido malo, muy malo. Sin embargo insiste que sus sueño y su vocación de servicio es la misma.

“Les quiero dejar una enorme tranquilidad que me sale de a dentro: Primero, que vale la pena. Segundo, que no los vamos a defraudar. Y tercero, que sabremos cumplir”, remató para cerrar su discurso.

Antes habló de “ilusión”, y de que la decisión que tomó la ciudadanía “ya no tiene vuelta atrás” por lo que siente la responsabilidad de liderar esa mayoría parlamentaria que logró el acuerdo de coalición entre cinco partidos políticos.

Pero también buscó bajar el perfil del cruce con el candidato del oficialismo, Daniel Martínez, y pidió tolerancia y respeto a su militancia en la búsqueda de los votos indecisos.

“No podemos quemar las naves por una elección. No seríamos legitimados por ustedes. O alguien vino acá a hablar mal de la otra mitad del país. Yo los conozco, ustedes vinieron a pedir que hay que zurcir a la sociedad. Hay que terminar con las divisiones. Entiendo la reacción, algunos que pintan carteles. Se van, me dicen. ¡No! No es se van, es: ¡Venimos! Es muy importante lo que tenemos para hacer. Es más importante venir, que que se vayan”, dijo.

Lacalle Pou-Argimón, la fórmula presidencial del Partido Nacional en Artigas. Foto: Pablo S. Fernández
Lacalle Pou-Argimón, la fórmula presidencial del Partido Nacional en Artigas. Foto: Pablo S. Fernández

Gobernar juntos.

Lacalle Pou ya anunció que de ganar, su gabinete ministerial estará conformado por los cinco partidos políticos que integran “el compromiso por el país”, es decir: la coalición.

“Nosotros convocamos a otros cuatro partidos a ganar la elección y a gobernar juntos los próximos cinco años”, enfatizó el blanco. Pero al mismo tiempo pidió tranquilidad para el día después del balotaje.

“Yo quiero que nos pongamos a pensar en el 25 de noviembre. Es muy importante que todos tengamos puesta la cabeza en el día después de las elecciones. Algunos dirigentes políticos del gobierno, que hoy están más enamorados del poder que del prójimo, que están pensando que el mundo se termina el 24 de noviembre. Para nosotros empieza el lunes 25 de noviembre. Esa es la diferencia”, dijo el candidato blanco logrando el aplauso del público.

La mayoría de las banderas entre el publico eran de Cabildo Abierto, el nuevo partido que lidera el excomandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos. De hecho, su esposa, Irene Moreira, que resultó electa senadora, estaba presente en primera fila escuchando el discurso de la fórmula blanca.

Para Lacalle Pou no es bueno hablar de “la grieta” en la sociedad, porque a su entender ese es un concepto argentino, que no se refleja en la realidad uruguaya. Pero sí sostuvo que hay actores políticos en el oficialismo que buscan dividir a la sociedad entre buenos y malos.

Incluso agregó que han llevado esa práctica para algunos sectores como el agro. “Hay que terminar con esa falsa dicotomía que algunos dan manija en enfrentar al campo y la ciudad. Vamos a terminar con eso y por eso el mensaje es de integración geográfica y de la sociedad”, planteó el candidato.

En esa línea dejó deberes para sus militantes porque sabe que aún a una semana del balotaje hay indecisos.

Votos que no han logrado convencer, ni cautivar pero que no los quiere ganar a cualquier precio. Incluso más, dijo que si se necesita descalificar a los adversarios prefiere no conquistarlos. “Si en algún momento se encuentran con un vecino que está dudando el voto y para conseguirlo tenemos que insultar al rival, yo les voy a pedir una cosa: pierdan ese voto. Si llegamos desuniendo no vamos a poder gobernar para todos”, ordenó Lacalle Pou.

Votante de Lacalle Pou con un cartel anunciando la derrota del FA en el balotaje. Foto: Pablo S. Fernández
Votante de Lacalle Pou durante el acto en Artigas. Foto: Pablo S. Fernández

El blanco sueña con cruzarse la banda presidencial en el pecho el 1° de marzo de 2020. Un hecho que al Partido Nacional no se le da desde 1990 cuando su padre, el expresidente Luis Alberto Lacalle Herrera, fue investido como jefe de Estado.

Lacalle Pou pide concentración. Tranquilidad. Manejar la ansiedad. Pide calma, pero dedicación. Y pide el último esfuerzo para confirmar lo que los blancos sienten desde hace unos días: el triunfo.

Pero para eso tiene que ganar el domingo próximo. Asegura que en esta campaña ha “dado todo” y está preparado para dar su mejor tiempo al país. “Mi vida no es más mi vida, mi vida es de ustedes”, dijo al cerrar su discurso.

Habrá trato especial para la frontera

El acto de la fórmula blanca lo organizaron en la frontera con Brasil. De espaldas al candidato quedaba la ciudad de Quaraí. Lacalle dijo que las políticas de frontera no se pueden tomar en un escritorio desde Montevideo, por eso es clave salir a recorrer el país y estar en contacto con la gente. En esa línea dijo que “cuando el monstruo de al lado”, Brasil, tenga agites monetarios que compliquen el comercio de las pequeñas y medianas empresas en la frontera, saldrá a convencer a sus partidos socios de la coalición para decretar que a los productos de la canasta básica se les saque el IVA. A su vez dijo que tenía un compromiso especial para los cañeros de Bella Unión. “Tengo un compromiso personal y político con Bella Unión. No los vamos a dejar solos. Los vamos a impulsar, los vamos a ayudar”, destacó y aprovechó para criticar, sin nombrarlos, a dirigentes del Frente Amplio.

“Algunos se beneficiaron con políticas que eran para beneficiar a los cañeros y se benefició gente que ni siquiera es del departamento de Artigas”, remarcó el candidato. Entre el publicó había un grupo de trabajadores de la caña de azúcar, los llamados “cañeros” que asistieron al acto con banderas de Cabildo Abierto, hoy integrante de la coalición opositora.

Bregó por buenas relaciones con vecinos

La agitación social y política que vive América Latina fue un punto planteado por el candidato blanco en su alocución. Lacalle Pou dijo que esa situación destaca a Uruguay en el mundo como una plaza segura y confiable para atraer inversiones. Pero al mismo tiempo remarcó que el gobierno tiene que tener un buen relacionamiento y posturas claras con los gobiernos regionales.

Lacalle Pou-Argimón, la fórmula presidencial del Partido Nacional en Artigas. Foto: Pablo S. Fernández
Lacalle Pou habla en Artigas. Argimón escucha a su compañero de fórmula. Foto: Pablo S. Fernández

“Sigo sin entender cómo nuestro gobierno torpemente da batallas, se distancia habla mal, se alía con otro, según gobierne una ideología u otra. A mí me importa mucho, poquito y nada quién gobierne en Brasil. Yo me voy a llevar bien con el presidente de Brasil si soy presidente. Porque no podemos hacer otra cosa. De la misma manera que en Argentina y el resto del mundo”, comentó.

Durante la campaña electoral Lacalle Pou adelantó que de ganar la elección sus primeras reuniones serán con los presidentes de Brasil y Argentina para activar medidas que revitalicen el bloque regional en el marco del Mercosur.

Grupo de escribanos

La candidata a vice Beatriz Argimón es escribana y un colectivo de colegas de distintos partidos organizó un grupo a nivel nacional para apoyar a la fórmula blanca. Ayer estuvieron en el acto de Artigas con una pancarta marcando su respaldo a la coalición de la oposición. El grupo se formó con unos 500 escribanos, donde se encuentra la presidenta de la Asociación Uruguaya de Escribanos, Ana María Ramírez. “Grupo de escribanos por el cambio”, es el nombre de la lista que firmaron en apoyo de la fórmula blanca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)