JUTEP ACTIVA

Junta Anticorrupción analizará caso del hermano del presidente

Surgen críticas de políticos y abogados que entienden que se “extralimita”.

Jorge Vázquez: la Jutep analizará su designación como subsecretario del Interior y la contratación de su hijo Gabriel. Foto: Fernando Ponzetto
Jorge Vázquez: la Jutep analizará su designación como subsecretario del Interior.
Foto: Fernando Ponzetto

La Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep) analizará si la designación del viceministro Jorge Vázquez —hermano del presidente de la República— no lesionó normas éticas y morales.

El análisis se realizará cuando haya retornado el vicepresidente de la Jutep, Daniel Borrelli, ya que su presidente Ricardo Gil Iribarne mantiene una relación de amistad con el subsecretario Vázquez y prefiere abstenerse en la decisión.

El miércoles el programa de Canal 4 "Santo y Seña" informó que el jefe de Estado contrató a su sobrino Gabriel Vázquez, hijo del subsecretario del Interior, para el Servicio de Seguridad Presidencia como su enfermero personal.

El presidente dijo, en un correo electrónico, que a su entender no se está violando ninguna norma en este caso y adelantó que no consultará a la Jutep como sí lo hizo en el caso de su consuegro, Enrique Estévez, su exchofer.

El presidente de la Jutep declaró a Radio Carve que está claro que la contratación de Gabriel Vázquez no está prohibida, pero sí podrían existir otro tipo de lesiones éticas como la junta entiende que ocurrió en el caso de Estévez.

Gil Iribarne adelantó que el caso de Gabriel Vázquez no es prioritario para la Jutep.

Presiones.

Gil Iribarne, aclaró que en lo que va de su mandato no ha recibido ningún tipo de presiones directas.

"Estamos recibiendo muchas denuncias y eso es porque la gente ve cómo trabajamos y está teniendo confianza", dijo en una entrevista con radio Oriental.

Entre los casos grandes que debió analizar la Jutep está el del exvicepresidente de la República y el de Estévez.

"Nadie nos llamó en ninguno de los casos para decirnos hagan tal cosa o hagan tal otra", aseguró Gil Iribarne. Sin embargo, sí dijo que hay otro tipo de presiones. "Cuando te critican públicamente, o te tiran fardos que no son. No se puede estar a polemizando con nadie porque no es la idea abrir debate, es una forma de presionarnos. El equipo está trabajando muy bien y hemos hecho todo por unanimidad. El hecho de ser todos medio viejotes nos hace pensar que no tenemos futuro. Nosotros de acá nos vamos para las casas, entonces no me van a presionar con nada. Te joroba sí porque de alguna manera te dicen que tenés intencionalidades cuando no las hay", explicó en la entrevista.

Gil Iribarne aclaró que su llegada a la Jutep es con el fin de "hacer las cosas bien". "Acá lo que hay es ganas de hacer las cosas bien porque en el Uruguay hay gente embromada, hay corruptos y hay gente que es sana", opinó y adelantó que no piensa cambiar la forma de trabajar.

"El tema de la corrupción hoy en Uruguay —a diferencia de períodos anteriores— es un tema grave y urgente", agregó Gil Iribarne, quien sostiene que el país está en momentos en que debe corregir errores.

Extralimitaciones.

El presidente de la Jutep hacía referencia al presidente del directorio del Partido Nacional, Luis Heber, quien el miércoles en una entrevista con El Espectador declaró que la Jutep tiene "intencionalidades políticas" y se está extralimitando en sus acciones.

En el gobierno de Vázquez también han generado molestia algunas de las decisiones de la Jutep; en especial la vinculada al consuegro del mandatario, que se desempeñaba como chofer y adjunto a la seguridad presidencial.

El abogado penalista Andrés Ojeda tiene una visión crítica del trabajo que está haciendo la Jutep. "Estamos perdiendo de vista qué es, para qué está y qué alcance tiene la Jutep", dijo a El País.

En su opinión, el organismo que realiza el control de los desvíos éticos en los organismos públicos "se ha convertido en una suerte de termómetro moral de quienes ocupan cargos públicos", cuando en realidad "tiene cometidos de asesoramiento a órganos de decisión, de promover y sistematizar normativa y de recibir declaraciones juradas, y no mucho más", opinó.

"Resulta que ahora es quien le sube y le baja el pulgar a la gestión de un jerarca. ¿Y a nadie le rompe los ojos semejante disparate? Es como dice Ignacio de Posadas, asistimos a una "jutepización", un órgano que no tiene ni siquiera abogados propios, tiene algunos en comisión; y sus dictámenes son palabra santa", agregó el abogado.

Ojeda puso como uno de los ejemplos que demuestra las extralimitaciones que a su entender ha tenido la Jutep el del consuegro del presidente Vázquez.

"Entra en dislates como el ocurrido con el consuegro del presidente, donde dice que no viola norma alguna, pero hiere la sensibilidad de la ciudadanía. Recomienda sacarlo del cargo. No demos por el chancho más de lo que el chancho vale", concluyó.

Censura para García Pintos

El Comité de Ética del Partido Nacional analizó la conducta de Pablo Gracia Pintos, quien admitió que cuando formaba parte del Directorio del Brou utilizó su tarjeta corporativa para hacer aportes al partido entre los años 2000 y 2005. El presidente del Directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber, dijo a El País que la actitud del exjerarca del BROU según el Comité de Ética es "censurable". La noticia de los gastos del exjerarca del Brou (US$ 12.029 en 181 operaciones) había sido publicada por Búsqueda el 22 de marzo.

Esa mañana, entrevistado por Informativo Sarandí, García Pintos dijo que había utilizado su "derecho a la tarjeta para contribuir a las arcas del partido".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º