PARTIDO NACIONAL

“¿Quién es Juan Sartori?”, una pregunta con varias respuestas

Con promesas ambiciosas y un plan al estilo Trump, el empresario se convirtió en la gran novedad de la campaña.

Juan Sartori. Foto: Leonardo Mainé
Juan Sartori, precandidato por el Partido Nacional. Foto: Leonardo Mainé.

Hoy todos sabemos quién es Juan. El de los 100.000 puestos de trabajo. El que toma mate y clava la pelota en el ángulo. El de la tarjeta MedicFarma, para que los jubilados no tengan que pagar más por sus medicamentos. El de los trajes impecables y las corbatas finitas. El que despotrica contra la clase política y pide que se abra la cancha a los que vienen de afuera. El de la sonrisa ancha y el pelo siempre prolijo. El que promete que mañana dará la mayor sorpresa de la historia de las elecciones en el Uruguay, el país que lo vio nacer y que hoy, por primera vez, lo verá votar.

Juan Sartori, un empresario de fortuna incuantificable que emigró a los 12 años, dio vuelta en poco más de seis meses el escenario político uruguayo. Cosechó más enojos dentro del Partido Nacional que fuera, y se enfrentó a una lluvia de críticas que, sin embargo, no impidieron su incremento inusitado en el mundo de las encuestas. Tuvo una llegada con la gente que nadie pudo imaginar, quizá gracias a la simplificación de su discurso político. Sartori promete, por ejemplo, lograr que las empresas crezcan, creen trabajo y que los ciudadanos incrementen el consumo solo con dos medidas: bajando los combustibles y las tarifas eléctricas. La idea, dice, es el pilar con el que Donald Trump logró aumentar la tasa de empleos en Estados Unidos.

“Yo no estoy de acuerdo con la retórica de Trump; ahora, los resultados están a la vista… ahí tenemos puntos similares, en los resultados económicos, el desempleo históricamente bajo. Lo que él hizo fue reducir los impuestos, reducir la burocracia, redistribuir el presupuesto, e inmediatamente se vieron. Y estamos hablando de Estados Unidos, una economía más lenta, más grande, más complicada de hacer funcionar que Uruguay”, sostiene Sartori.

Cuando aparecen fenómenos como el de Sartori es difícil no trazar paralelismos, más en estos momentos en que los outsider son una constante en la política internacional. Y, en ese juego de parecidos, la referencia más obvia es la de Trump, porque también es empresario, porque también hace grandilocuentes promesas y porque también se metió dentro de uno de los partidos más tradicionales de la historia de su país para presentarse como candidato. Además, los une el uso de big data, y la cintura para danzar al ritmo de lo que la gente quiere, sin que esto importe cambiar de opinión en el aire, a último momento.

Esto pasó, por ejemplo, con la reforma constitucional “Vivir sin miedo”, que propone entre otras cosas formar una guardia nacional integrada por militares para que den apoyo a la Policía en la lucha contra el delito; y los allanamientos nocturnos, práctica que no se lleva adelante desde tiempos de dictadura. El empresario primero dijo que no, luego abrazó el plan -propuesto por su rival Jorge Larrañaga- e incluso lo tomó como uno de sus pilares a la hora de hacer campaña política. Finalmente, se apropió del eslogan “Vivir sin miedo” para sus avisos en medios.

Juan Sartori en gira por el interior del país. Foto: Darwin Borrelli
Juan Sartori en gira por el interior del país. Foto: Darwin Borrelli

“Yo, si me tengo que definir de una manera, diría que soy muy pragmático y muy moderno por generación y por haber conocido el mundo; en muchos aspectos yo he dicho que he estado de acuerdo con la agenda de derechos, me parece algo normal, hay que ser tolerante. Incluso estoy de acuerdo con la ley trans”, dice Sartori, aunque al mismo tiempo tenga como una de las principales referencia de su fuerza a Verónica Alonso, apoyada por agrupaciones evangelistas que se han expresado en contra del matrimonio igualitario, la regulación del aborto y la ley trans.

Pasiones

Sin contar la política, se puede decir que Sartori tiene dos grandes pasiones: el fútbol y hacer dinero. En cuanto a la primera, además de jugar bien, es accionista del Sunderland, un club perteneciente a la Premier League inglesa; su suegro, el magnate ruso Dimitri Rybolovlev, además, es dueño y presidente del AS Mónaco. En cuanto a la segunda, hay algunas pistas sobre sus participaciones en empresas; aunque son solo eso, pistas.

Entre los más conocidos negocios de Sartori está el haber sido director de Union Agriculture Group (UAG), con el que logró conseguir que capitales internacionales invirtieran en proyectos agropecuarios en Uruguay. La firma tuvo una caída abrupta en 2018, cuando una serie de malas decisiones le valió pérdidas por US$ 150 millones y la acumulación de una deuda ante el Banco República por unos US$ 90 millones. Tras esto Sartori fue alejado de la dirección de la firma.

Por otro lado, forma parte de International Cannabis Corporation (ICC), una empresa que cotiza en la bolsa de valores de Toronto, Canadá, y que fue la primera en venderle marihuana al gobierno de José Mujica para que la comercialice en las farmacias. Este negocio, según informó el semanario Búsqueda, le sirvió a Sartori para embolsarse una cifra de U$ 50 millones. Él igual advierte que ha ganado menos de lo que ha perdido en impuestos.

Pese a sus éxitos en el mundo empresarial, Sartori no parece ser un hombre adepto a los números. En el programa de televisión En la mira, del canal VTV, no supo responder cuál era la cifra de desempleo en Uruguay. Consultado para esta nota, dice que sus técnicos le pasan que “hay un 30% que no tiene un esquema organizado para vivir del trabajo”. La cifra del desempleo es de 8%.

Esta fue la campaña de las encuestas truchas -totalmente direccionadas, la mayoría de las veces contra Luis Lacalle Pou, y realizadas por consultoras inexistentes- y de las noticias falsas a través de internet. Sartori, que tiene entre sus asesores a algunos expertos en este tipo de ofensivas electorales, ha sido apuntado como el hombre detrás de estas prácticas. Sin embargo, él advierte que a los expertos los utiliza para evitar ataques contra él.

“Cuando termine todo esto voy a hacer un libro con todos los Sartori que inventaron, con todos los disparates que dijeron de mí”, sostiene, siempre sin perder la ancha sonrisa. Y ahí es cuando uno se vuelve a preguntar: ¿quién es Juan Sartori?

Joven y exitoso empresario

Nombre: Juan Sartori.

Edad: 38 años.

Profesión: Licenciado en Economía y Negocios.

Tiene una licenciatura en Economía y Negocios de la École des Hautes Études Commerciales, de Lausana. Documentos internos de UAG decían que era egresado de Harvard, pero no es cierto, según informó luego el semanario Búsqueda. Sartori sí hizo un intercambio con Harvard, pero no cursó estudios completos.

ESPECIAL

Para saber más

Elecciones 2019: encuestas, noticias, frases, entrevistas, imágenes y videos de la campaña electoral en Uruguay los encontrás en nuestro especial Uruguay Vota.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)