EL GOBIERNO QUE VIENE

Los jefes de bancada ya negocian para aprobar la ley de urgencia

El Frente Amplio se prepara para resistir desde su nuevo rol político; no esperan que se presenten muchos más proyectos en este primer año.

En el Senado (foto) y en la Cámara de Representantes, que se instalaron ayer, el panorama político cambia al ser mayoría la coalición impulsada por Luis Lacalle Pou. Foto: Darwin Borrelli
En el Senado (foto) y en Diputados, el panorama político cambia al ser mayoría la coalición impulsada por Luis Lacalle Pou. Foto: Darwin Borrelli

Pese a la jornada de ayer, lo cierto es que no son momentos especialmente intensos para los nuevos legisladores. A diferencia de anteriores períodos de gobierno, su trabajo hoy depende mucho más de lo que pase con la ley de urgente consideración -que todavía se negocia en las altas esferas del próximo Poder Ejecutivo-, que de lo que ellos puedan aportar.

En estos últimos días las discusiones que los ocuparon fueron más bien administrativas: la integración de cada una de las comisiones -para lo que no suele haber grandes problemas, puesto que cada legislador puede integrar más de una-, nimiedades del funcionamiento parlamentario y quién se queda con cada despacho. Este último punto fue el que más conflictos trajo, luego de un frustrado reordenamiento de las oficinas del edificio anexo al Palacio Legislativo, y tras una pequeña telenovela que se montó alrededor del despacho que ocupará el expresidente Julio María Sanguinetti.

Ya es casi un hecho que la ley de urgente consideración, eje fundamental del próximo gobierno de Luis Lacalle Pou, va a ingresar por el Senado. Para agilizar el trámite, tanto blancos como colorados y cabildantes eligieron ya hace un tiempo quiénes serían sus jefes de bancada, mandatados a negociar y coordinar todo con la mayor celeridad posible.

En el Partido Nacional el designado fue Gustavo Penadés, que vuelve al Senado tras un período como diputado. En el Partido Colorado ese puesto lo ocupará Adrián Peña, uno de los hombres más cercanos a Ernesto Talvi. En Cabildo Abierto el jefe de bancada será Raúl Lozano, un coronel retirado otrora compañero de Guido Manini Ríos en el Liceo Militar, suplente de la futura ministra de Vivienda, Irene Moreira.

En Diputados los referentes serán: el blanco Juan Martín Rodríguez, electo por Unidos, una alianza entre la 71 y Avanza País (el llamado “grupo de intendentes”), quien tiene solo 36 años y llega de las juventudes del partido; por los colorados este lugar será ocupado por el más experimentado Ope Pasquet; los cabildantes tendrán a dos referentes, Silvana Pérez -quien fuera concejal vecinal del municipio E, que abarca, por ejemplo, Malvín, Carrasco, Carrasco Norte y Punta Gorda- y Álvaro Perrone -que antes militó con Pedro Bordaberry, llegando a ser diputado suplente en el período 2010-2015.

En la Cámara Baja también están los otros dos partidos que forman parte de la coalición gubernamental: el Partido Independiente, con el diputado Iván Posada; y el Partido de la Gente, con Daniel Peña, quien en los últimos tiempos ha tenido algunos cruces con el líder de esta fuerza política, Edgardo Novick.

El Frente Amplio, en tanto, eligió recién el viernes a su coordinador en la Cámara de Diputados. Se trata de Alejandro “Pacha” Sánchez, electo por el MPP y primer suplente del expresidente José Mujica en el Senado, conocido por tener un buen diálogo con la oposición.

Sánchez advierte que aunque la futura oposición tendrá un rol “constructivo” y de “propuestas”, también estará dispuesta a “defender lo conseguido” en estos 15 años de gobiernos progresistas, y se encuentra especialmente atenta a la redacción final de la ley de urgente consideración.

¿Pacto de silencio?

La orden desde las cúpulas de los partidos que forman parte de la futura coalición gubernamental es que no salgan los legisladores a rebatir puntos del borrador de la ley de urgente consideración, sino que estos eleven sus discrepancias en los ámbitos internos para que se discutan luego en la mesa chica multicolor. En el Partido Nacional, por ejemplo, el senador Jorge Gandini, del movimiento Por la Patria, sostiene que su sector ya está “preparando algunas dudas, opiniones y agregados”.

El sector de Juan Sartori, sin embargo, sí se anima a advertir algunas discrepancias concretas en cuanto a la ley. Desde el equipo del futuro legislador dicen que se pedirá, entre otras cuestiones: incluir sanciones graves para funcionarios policiales que abusen de su poder; minimizar el número de agencias, institutos y comisiones que se pretende crear para el funcionamiento de la nueva ley; y “fortalecer el concepto de ahorro individual en el régimen de AFAP”, para que las personas puedan disponer de este dinero y retirarlo una vez cese su actividad laboral.

Peña, del Partido Colorado, advierte que “en lo que se está trabajando hasta ahora es qué legislador va a cada una de las comisiones, y en la creación de 15 grupos técnicos” externos, que se encargarán de asesorar a estos diputados y senadores. La idea de los colorados es intentar aprobar la mayoría de lo propuesto por su programa en tres instancias: dentro de la ley de urgente consideración, dentro de la ley de presupuesto -donde se pretende incluir la creación de liceos modelo prometidos por Talvi en la campaña- o con otras leyes propias que presentarían luego.

Legisladores hacen llegar a sus cúpulas partidarias diferencias con la ley de urgencia. Foto: Gerardo Pérez (Archivo)
Legisladores hacen llegar a sus cúpulas partidarias diferencias con la ley de urgencia. Foto: Gerardo Pérez (Archivo)

Desde Cabildo Abierto, Lozano sostiene que aunque hay planes de proponer proyectos “para la generación de viviendas sociales”, ahora están concentrados en esperar que baje la ley de urgente consideración para analizarla e intentar aprobarla con la mayor celeridad posible.

Una vez se presente la ley el Senado tendrá 45 días para votarla. Luego pasará a Diputados, que contará con 30 días, y en caso de realizarle modificaciones volverá al Senado, que tendrá 15 días más. Después el texto pasará a la Asamblea General, donde se podrá aprobar por mayoría simple.

Sanguinetti insistió y consiguió “despacho de los presidentes”

La puja por los despachos es un clásico de cada cambio de legislatura. Son instancias de ardua negociación. Manda la tradición, pero también el amiguismo. Y el que llega último suele pagar derecho de piso, sin importar su caudal de votos.

En líneas generales se puede decir que los despachos de los senadores están en el Palacio Legislativo y los diputados en el Anexo. Pero esto es engañoso porque muchos senadores terminan en el Anexo, y hay diputados que por su antigüedad en el Parlamento consiguen una oficina en el más vistoso de los edificios. También están los que, gracias a su peso político tienen espacio a ambos lados de la Av. de las Leyes. En la legislatura pasada este fue el caso de Luis Lacalle Pou, Jorge Larrañaga, Pedro Bordaberry y José Amorín Batlle.

En esta última semana se dio un pintoresco forcejeo por el llamado “despacho de los presidentes”. Se trata de uno de los más grandes y está en el Palacio. Lo usó Julio María Sanguinetti cuando fue senador en el período 2005-2010, pasó a Luis Alberto Lacalle Herrera en 2010-2015, y este se lo entregó directamente a su hijo Lacalle Pou para 2015-2020.

La encargada de la negociación fue la futura vicepresidenta, Beatriz Argimón, que aceptó entregarle al exmandatario colorado la llave de ese despacho a cambio de que Adrián Peña, que pasó de diputado a senador, devolviera la llave del que pertenecía a Pedro Bordaberry.

Peña no puso reparos. El propio Bordaberry le había dado las llaves para que fuera él quien se quedase en esa oficina, pero finalmente esta le fue asignada a Luis Alberto Heber, quien no la usará pues será ministro. El que la ocupará será su suplente, Gustavo Penadés.

Con la llegada de Cabildo Abierto, en tanto, se ha dado una discusión por el uso de los despachos en el Anexo. Los cabildantes pedían estar todos en un solo piso, cosa que no fue posible. Hubo idas y vueltas de llaves, y alguna tensión con “atrincherados” que no aceptaron moverse. De esta manera, quedó el Frente Amplio en el primer y segundo piso; Cabildo Abierto en el segundo y cuarto; el Partido Nacional en el segundo y tercero; y el Colorado en el tercero y cuarto.

Diputados como en el primer día de clase.

El jueves, en el ensayo que se realizó de la ceremonia de asunción de los diputados, los nervios se apoderaron de los flamantes legisladores, que se mostraban como alumnos en el primer día de escuela: los saludos tímidos de los viejos a los nuevos compañeros, el afán de los noveles representantes de Cabildo Abierto para que los papeles con sus nombres en los escritorios se vieran bien desde las gradas, y la torpeza con la que muchos usaban los micrófonos (hablando antes de prenderlos, apagándolos antes de dejar de hablar, provocando chillones acoples en la sala).

Ensayo de diputados en la Cámara de Representantes. Foto: Francisco Flores
VEA EL VIDEO

En la cámara el orden fue el siguiente: colorados y cabildantes juntos, en el medio los frentistas y en la otra punta los blancos. Desperdigados entre ellos, como sapos de otro pozo, los escritorios de Daniel Peña, del Partido de la Gente; Iván Posada, del Partido Independiente; y César Vega, del Partido Ecologista Radical Intransigente (PERI), fuerzas que tan solo tienen representación en Diputados. Un periodista veterano que parece conocer bien a los cabildantes llamó a algunos de ellos para realizarles fotos en sus inaugurales bancas: sonriendo para un lado, sonriendo para el otro, de pie, tomando el micrófono, etc. Los de Cabildo Abierto fueron los más formales en sus vestimentas, todos vistieron impecables trajes.

Adrián Peña: los liceos de Talvi, un plan irrenunciable
Adrián Peña es el coordinador de Ciudadanos. Foto: Francisco Flores

Forma parte de la mesa chica de Ernesto Talvi desde que su candidatura era tan solo un sueño. No es extraño entonces que haya sido el elegido para ser el coordinador de bancada del Partido Colorado en el Senado. Adrián Peña fue parte de la génesis de la candidatura del futuro canciller, haciendo un trabajo cuerpo a cuerpo sobre todo en el interior del país.

Su prioridad en el Senado será, en estos primeros meses, la de liderar las negociaciones que bajen a tierra parlamentaria la ley de urgente consideración, que ahora se discute más alto, entre los que formarán parte del próximo Poder Ejecutivo. A largo plazo también entre sus prioridades estará impulsar la mayor cantidad de ideas provenientes de “Un pequeño país modelo”, el programa de gobierno colorado.

En las últimas semanas estuvo trabajando arduamente en el armado de las comisiones, algo fundamental para la celeridad de las discusiones de la ley de urgencia. Los colorados fueron los primeros en acordar quién iba a cada una de las 15 comisiones. Durante la campaña Talvi trabajó con 40 grupos de técnicos, que ahora se están reduciendo a 15 y que funcionarán como asesores de los parlamentarios en cada una de las áreas.

“Nosotros hoy tenemos la agenda que marca el gobierno del que somos socios. Lo primero es la ley de urgente consideración y el presupuesto”, señala Peña. Y agrega: “Vamos a tratar de que la mayor cantidad de cosas que hemos propuesto, se concrete: en el Ejecutivo tenemos a Talvi (futuro canciller), Carlos María Uriarte (próximo ministro de Ganadería) y Robert Silva (quien será el presidente del Codicen) para que lleven adelante lo que pedimos. También tratamos de poner las cosas en la ley de urgencia y la de presupuesto, y lo que no vaya ahí se puede presentar aparte desde el Parlamento”.

Uno de los ejes de la campaña de Talvi fue la construcción de 136 liceos públicos modelo. Estos están incluidos en el compromiso de la coalición multicolor, pero todavía no hay señales claras de cómo será su implementación. Peña sostiene que una posibilidad es incluirlos en la ley de presupuesto, y que ya se está analizando el actual plan de obras de la ANEP, puesto que hay liceos que ya se están construyendo en modalidad de PPP (participación público privada), y otros que están proyectados.

Raúl Lozano: viviendas sociales y para la clase media
Raúl Lozano, senador por Cabildo Abierto. Foto: Marcelo Bonjour

Se llama Raúl Lozano y es coronel retirado. Fue compañero de Guido Manini Ríos en el Liceo Militar, al que entraron juntos en 1973. Ocupa el cargo de vicepresidente de Cabildo Abierto y asumirá una banca como senador, puesto que es el suplente de Irene Moreira, quien será la próxima ministra de Vivienda. Y es, además, quien se convertirá en el coordinador de bancada del nuevo partido en la Cámara Alta.

Lozano afirma que él y los demás legisladores cabildantes están trabajando ya “sobre la base del borrador del proyecto” de ley de urgente consideración, y que tienen decidido presentar “nuevas iniciativas y alguna modificación”. Al mismo tiempo dice “confiar” en que la “negociación” llegará a buen puerto y el proyecto será así aprobado.

Más allá de esta ley, Lozano dice que también están trabajando con proyectos propios, en coordinación con Moreira, que tienen como eje “la vivienda social y también planes para la clase media”.

“Nosotros tenemos claro que no se puede meter todo adentro de la ley de urgencia, así que también estamos trabajando en otras cosas. Sabemos que la vivienda es un problema que tenemos que atender y estamos trabajando en eso… El hecho de que la próxima ministra sea de Cabildo Abierto ayuda, porque muchas de las cosas se van a adelantar dentro de la cartera; nosotros vamos a ayudar en todo lo que necesite un marco legislativo”, señala Lozano. En cuanto a los pormenores de este proyecto, advierte que “ya va a haber tiempo para plantearlo”.

Lozano ha ganado algo de visibilidad en las últimas semanas. Fue quien días atrás declaró a El País que “el ser humano como tal se equivoca y comete errores que no se pueden dejar pasar”, en referencia a las sanciones que su partido impuso a dirigentes que no acataron la política de alianzas departamentales. En varios departamentos Cabildo Abierto llegó a acuerdos con el Partido Nacional para presentar a sus candidatos dentro de este último lema, y así sumar votos. También fue uno de los dirigentes cabildantes que salió al cruce de la posibilidad de que Jorge Chediak se convirtiera en el candidato de la coalición multicolor en Montevideo, antes de la elección de Laura Raffo. Dijo que el expresidente de la Suprema Corte de Justicia carecía de “peso político”.

Gustavo Penadés: coordinar el diálogo con la coalición multicolor
Gustavo Penadés. Foto: Archivo El País

Gustavo Penadés vuelve al Senado tras un período en la Cámara Baja. Lo hace por ser el tercer suplente de Luis Lacalle Pou en la lista 71, y porque quien ocupa el segundo lugar, Luis Alberto Heber, encabezará la cartera de Transporte. De los coordinadores de bancada será el que tenga la tarea más ardua, puesto que será el representante del gobierno nacionalista en el Parlamento, y quien deberá articular permanentemente con los otros referentes de la coalición.

Es uno de los legisladores con más experiencia parlamentaria. Asumió por primera vez como diputado en 1995, fue presidente de esa Cámara en 2001 y, más allá de esto, en 2009 fue el jefe de campaña de Luis Alberto Lacalle Herrera.

Dada su experiencia, sabe que en términos reales la actividad en las cámaras comenzará recién el 3 de marzo, dos días después de la asunción del nuevo presidente, puesto que ese día se formalizará la renuncia de quienes dejen sus cargos para ocupar lugares en el Poder Ejecutivo: además de Heber, es el caso, por ejemplo, del colorado Ernesto Talvi y la cabildante Irene Moreira.

“Este año de trabajo seguramente sea ocupado en su gran mayoría en tres cuestiones: la aprobación de la ley de urgente consideración, la rendición de cuentas y la ley de presupuesto. Hoy la prioridad es la ley de urgente consideración, fundamental para el próximo gobierno”, sostiene Penadés.

Para la semana que viene, señala el nacionalista, ya hay convocadas reuniones de los coordinadores de la coalición multicolor en la Cámara Alta para discutir aspectos de la nueva ley. También está previsto un encuentro entre todos los coordinadores, incluyendo al Frente Amplio.

Jorge Gandini, del movimiento Por la Patria, que también vuelve al Senado, señala que “la coordinación” será importantísima en los próximos cinco años, y que “la negociación se va a tener que hacer sobre todo tras bambalinas”. Gandini confía en que la coalición se mantenga unida hasta el final del período. “Quienes ganamos queremos volver a ganar, y cada uno de los socios de la coalición quiere ser el que lidere la próxima victoria. Y para hacerlo hay que cumplir con lo prometido. Quizá no se llegue hasta el final con ministros de todos los partidos, pero en el Parlamento quizá sí logremos llegar”, advierte.

Alejandro Sánchez: proponer y resistir la "ley ferrocarril"
Sánchez: el Frente analizó ayer las prioridades legislativas. Foto. D. Borrelli

Alejandro “Pacha” Sánchez será el coordinador del Frente Amplio en la Cámara de Diputados. En cuanto a quién ocupará este lugar en el Senado, la nueva oposición tomará esa decisión la semana que viene. Sánchez es el suplente del expresidente José Mujica en el Senado, y es conocido por mantener un buen diálogo con todos los sectores de la coalición de izquierda y también con la oposición. De discurso conciliador, el legislador imagina un Frente Amplio más propositivo que combativo, dispuesto a dialogar, pero también a resistir y a “proteger los derechos adquiridos”.

El viernes la bancada del Frente Amplio se reunió para resolver “cómo se para ante este escenario distinto” de dejar de ser oficialismo, señala “Pacha” Sánchez, que insiste en la necesidad de “una oposición constructiva, que trate de aportar al debate parlamentario ideas y propuestas”.

“Esto no quita que no vayamos a discutir lo que creemos equivocado, lo que puede llegar a traer perjuicios para el país. Pero no queremos una oposición cerrada; tenemos que tratar más de ser oposición con alternativas, que proponga un diálogo y un debate”, agrega.

En cuanto a la ley de urgente consideración, Sánchez considera que esta tiene “muchos puntos álgidos”, y que aunque el instrumento es legal, “es abusivo”, porque “no es un proyecto ómnibus, sino ferrocarril”. Él advierte que una ley así puede justificarse en una situación crítica, pero sostiene que esta no es la realidad que se vive hoy en Uruguay. Dice que uno de los puntos que más le preocupa “es el estatus que se le va a dar a los policías retirados, que no solo van a poder portar armas, sino que van a poder actuar”.

Sánchez, que será parte de la Cámara de Representantes por tercera vez consecutiva, y cuya presidencia ejerció en el período 2015-2016, asegura que se están generando grupos de trabajo dentro del Frente Amplio para analizar cada uno de los puntos de la ley, y que de lo que allí se resuelva “se van a proponer seguramente cambios”. También se está decidiendo quién va a cada comisión.

Advierte que no todas son espinas, pues hay proyectos de ley del Frente Amplio que tienen “algún punto en común” con la ley de urgencia, en cuanto a la generación de vivienda, por ejemplo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados