RECAMBIO EN EL PARTIDO

Javier Miranda llega al fin de un ciclo como presidente del FA con dificultades y perfilismos

Los sectores coinciden en que hubo problemas de articulación política y no se pudieron superar algunas lógicas de perfilismos dentro de la izquierda.

Javier Miranda lleva más de cuatro años como presidente del FA y en mayo se elegirá a su sucesor. Foto: Fernando Ponzetto
Javier Miranda lleva más de cuatro años como presidente del FA y en mayo se elegirá a su sucesor. Foto: Fernando Ponzetto

El ciclo de Javier Miranda como presidente del Frente Amplio estuvo cargado de dificultades: la derrota electoral después de 15 años de gobierno, la renuncia del exvicepresidente Raúl Sendic en medio de una gran polémica y una situación financiera nada favorable que motivó una fuerte reestructura interna.

Fueron cuatro años largos desde setiembre de 2016, cuando se proponía un Frente Amplio sin tanto “aparato” y mucho más participación de la militancia. A tres meses de las elecciones internas, donde se elegirá a su reemplazo, los sectores coinciden en que hubo problemas de articulación política y no se pudieron superar algunas lógicas de perfilismos dentro de la izquierda. Hacia adelante todos pretenden lo mismo: una mayor movilización que permita recuperar el terreno perdido y concretar la ansiada renovación.

Miranda llegó al FA en agosto de 2016 con el respaldo del astorismo y los socialistas y se logró sostener en el cargo a pesar de las notorias diferencias que ha tenido por ejemplo con el Movimiento de Participación Popular (MPP) por dificultades de “relacionamiento político”.

Pero más allá de la figura del titular del FA, ¿qué dejó su presidencia? El secretario general del Partido Socialista y diputado Gonzalo Civila dijo a El País que “fue un período intenso” donde la derrota electoral apareció como un “punto de inflexión”, seguido de la autocrítica.

“Las falencias y fortalezas de conducción son colectivas. Creo que le tocó actuar y le toca actuar en un momento difícil, con problemas que no son sencillos de encarar. A veces ha costado marcar el rumbo y articular, pero no se lo atribuyo a Javier”, opinó Civila. Admitió que ya desde hace algunos años, incluso antes de que se iniciara esta presidencia del FA, “costó anteponer la voluntad colectiva de la fuerza política” y se dieron lógicas “más basadas en personalismos o improntas sectoriales”.

Sea quien sea el nuevo presidente del FA, para Civila el eje debe estar puesto en “marcar una impronta y una voz clara”, desplegar un trabajo de base en la sociedad, fortalecer el vínculo con la militancia y renovar los elencos de conducción.

El senador del MPP Alejandro Sánchez dijo a El País que el cierre de la presidencia de Miranda coincidió con un cambio de ciclo político, en el que el FA pasó de ser gobierno a la oposición, y que eso implica un desafío. “Quizás una de las evaluaciones que todo el mundo hace es que el FA tuvo mucha dificultad para la articulación política”, opinó. Dijo que eso llevó a “desencuentros” dentro de la izquierda y con otros actores sociales, lo que abarca tanto a los gremios como a la academia.

Alejandro Sánchez, senador del Frente Amplio. Foto: Estefanía Leal
Alejandro Sánchez, senador del Frente Amplio. Foto: Estefanía Leal

Según Sánchez, hacia adelante es importante procesar la autocrítica “sin que sea una elaboración bibliográfica, ni una cuestión destructiva”. También entiende necesario generar “un mayor acercamiento con la sociedad” por medio del diálogo y sin excluir ningún sector, por ejemplo los empresarios.

“El FA debería tener mucho más diálogo con la gente, este es un año difícil porque la pandemia nos restringió la movilidad, pero tenemos un gran desafío en el interior del país. Se revierte con presencia y escuchando”, concluyó Sánchez.

Para el senador de la Vertiente Artiguista Eduardo Brenta se cierra una etapa donde el desafío estuvo puesto en la articulación entre el FA, los gobiernos departamentales y la bancada. En ese marco, opinó, se fue generando un “debilitamiento” o “desgaste natural” de la coalición. “La evaluación del proceso de Miranda no es evaluar a Miranda, es evaluar un proceso donde la fuerza política no logró revitalizarse por múltiples razones y por eso es muy importante la autocrítica”, subrayó el legislador.

Javier Miranda. Foto: Darwin Borrelli
Javier Miranda. Foto: Darwin Borrelli

De ahora en más, Brenta consideró que la energía tiene que estar puesta en poner al FA “en la calle”, es decir movilizar. Además afirmó que es clave construir una “agenda de cambios”, porque la que había “quedó agotada” y hay que tener mirada de acá a 2024.

Oposición política.

La relación con el actual gobierno es otro de los puntos que se deberá atender por parte del nuevo presidente del FA. Civila aseguró que la administración de Luis Lacalle Pou “no ha tenido voluntad alguna de escuchar y construir espacios de acuerdo”. Por lo que afirmó que se requerirá un posicionamiento “firme”. Si el gobierno mantiene la actual política, el FA “será una oposición constructiva, pero fuertemente crítica”, resumió Brenta. Dijo que desde la izquierda “se han propuesto alternativas de forma sistemática” y no se ha hecho “una oposición salvaje”.

Sánchez: “El objetivo no es la distribución del poder interno”

“En la situación que está el FA hoy, el objetivo no puede ser la distribución del poder interno”, aseveró en diálogo con El País el senador del MPP Alejandro Sánchez. En su opinión, para lograr el objetivo de levantar una propuesta alternativa a la del actual gobierno el consenso es fundamental. Consultado sobre la posible postulación de Marcos Carámbula a la presidencia del FA opinó que “es muy buen candidato” y cuenta con “credenciales sobradas” para tejer liderazgos hacia el futuro.

En cuanto a la posibilidad de un candidato de consenso para presidir al FA, el secretario general del Partido Socialista, Gonzalo Civial, opinó que “si puede ser, será”. “Creo que estas cosas no se pueden forzar, tienen que ser producto de voluntades políticas compartidas”, explicó. En tanto, el senador de la Vertiente Artiguista Eduardo Brenta señaló que para su sector lo más importante es encontrar un candidato fuerte que reúna la mayor cantidad de apoyos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados