SOBRE LA CALLE VERACIERTO

Otra inversión polémica del Correo en un local que hoy no utiliza

El centro ubicado sobre la calle Veracierto aún no está operativo y, según pudo saber El País con fuentes del ente, su futuro depende de una negociación con el sindicato.

En el predio funcionaba la textil Dancotex y hasta hace un año la empresa Coral del Mar: ahora anuncian un nuevo centro logístico del Correo. Foto: Marcelo Bonjour
En el predio funcionaba la textil Dancotex y hasta hace un año la empresa Coral del Mar: ahora anuncian un nuevo centro logístico del Correo. Foto: Marcelo Bonjour

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El Correo alquila al menos desde mediados del año pasado un gran local sobre la calle Veracierto, donde en su momento funcionó la planta de la textil Dancotex, y realizó refacciones para centralizar allí su logística en Montevideo, en lo que denominan “hub” de operaciones en la capital. Este centro, cuyo futuro depende de una negociación del directorio del ente con el sindicato para definir las condiciones en que los funcionarios trabajarán allí, no está operativo aún, aunque está prácticamente todo pronto desde hace algunos meses, según pudo saber El País con fuentes del ente.

No hay una fecha definitiva para el traslado de los funcionarios y el inicio de la operativa. Lo mismo sucede, tal como publicó El País el martes pasado, con la enorme planta logística que el ente terminó de construir en mayo en el parque industrial de Pando, que costó unos 12 millones de dólares. Aún no se usa porque se trancaron las negociaciones con el sindicato, además de demoras en la licitación para comprar un aparato que se llama sorter y permite clasificar la paquetería, entre otras razones.

Las inversiones, ambas demoradas, van de la mano y forman parte del plan del Correo para actualizarse a los tiempos que corren y poder competir en mejores condiciones. En forma paralela, y en medio de un conflicto que se arrastra desde hace más de un año, el sindicato y la dirección del Correo se echan culpas por estos atrasos. Ayer, el director blanco Fernando Saralegui dijo en una entrevista en radio Carve que “hay muchas decisiones del sindicato que perjudican a la empresa”. Desde la Asociación de Funcionarios Postales, el vicepresidente Juan Acevedo respondió que no entienden “el sustento” de las inversiones de la empresa estatal.

En el local de la calle Veracierto se realizó una inversión en estacionamientos, baños, mesas, iluminación y creación de oficinas nuevas, entre otros trabajos. Las obras han finalizado, en un gran depósito donde funcionó la empresa de logística Coral del Mar y antes la textil Dancotex. En una parte del predio hoy también funcionan otras empresas.

El presidente del sindicato, Marcelo Giménez, dijo a El País que se negocian las condiciones y que esperan novedades para los próximos días.

Allí en Veracierto, según la información que maneja el sindicato, se juntarán tres oficinas que trabajan en Montevideo: servicios empresariales, tráfico y el centro de distribución de paquetes. Será un nuevo centro de distribución, en el marco del desarrollo del negocio de la logística. El País consultó a las autoridades del Correo, pero no obtuvo respuesta.

“La misma realidad de la planta de Pando la tenemos con este lugar: se junta a un montón de gente que trabaja en diferentes tareas y debe primar un criterio común razonable mediante la negociación colectiva”, indicó Acevedo. Pero aún no existe un acuerdo sobre las condiciones en las que se trasladarán los empleados.

Está en el Parque Industrial de Pando y la primera fecha de inauguración era fines de 2015 o principios de 2016, pero aún no funciona. Foto: El País
Está en el Parque Industrial de Pando y la primera fecha de inauguración era fines de 2015 o principios de 2016, pero aún no funciona. Foto: El País

Las obras en el nuevo centro de Veracierto recibieron al menos dos observaciones del Tribunal de Cuentas.

En julio el organismo observó la contratación de trabajos de albañilería para acondicionamiento del local por 197.683 pesos, entre otras razones por no cumplir con el artículo 43 del Tocaf en cuanto a la no presentación del mayor número posible de oferentes. Una resolución del Correo reitera el gasto observado “pues tiene por objeto aumentar la capacidad de admisión y distribución en Montevideo para poder de ese modo cumplir con la obligación del Servicio Postal Universal en combinación con los plazos estipulados para la finalización de la Planta Logística Postal, que se encuentran muy acotados”.

Un mes después el tribunal observó la contratación de trabajos de acondicionamiento eléctrico para instalaciones de ventilación mecánica e iluminación por 53.845 pesos. El ente también reiteró el gasto.

Demoras de las obras.

La historia de la planta logística de Pando se remonta a inicios de la década pasada. La planta se construyó en un predio de tres hectáreas que en 2013 cedió la Intendencia de Canelones, en un acuerdo que firmaron el entonces intendente Marcos Carámbula y el presidente del Correo José Luis Juárez.

En aquel momento, Juárez explicó que la elección del lugar era estratégica por su fácil acceso, teniendo en cuenta que estaba cerca del aeropuerto de Carrasco y del anillo perimetral. Y anunció que la obra iba a estar terminada entre fines de 2015 y comienzos de 2016, según publicó la web de Presidencia. Una nota publicada en la web de Presidencia a mediados de 2018 anunciaba que a comienzos de 2019 el Correo inauguraría el centro. Pero eso tampoco sucedió.

La planta -que nucleará el trabajo que se realiza en tres puntos físicos distintos- está pensada para concentrar la recepción y envío de correspondencia y encomiendas, así como servicios logísticos.

Dancotex, Soluducho y una larga ocupación

El local de la calle Veracierto que alquiló el Correo el año pasado tiene una historia muy particular. Allí funcionó durante años la textil Dancotex, que fue ocupada por el sindicato durante 14 meses desde marzo de 2006, cuando el dueño de la empresa Daniel Soloducho comunicó a sus empleados que la firma se trasladaría al departamento de Colonia, para maximizar beneficios y ahorrar costo de traslado. La empresa cerró y aquel conflicto terminó convirtiéndose en emblemático durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez.

Sindicato: “No entendemos el sustento de las inversiones”
Actualmente el grueso de la correspondencia es oficial o comercial.

El director Fernando Saralegui, representante del Partido Nacional en el directorio de la empresa, dijo ayer en una entrevista en radio Carve que el sindicato del Correo siempre ha estado en contra de la nueva planta en el parque industrial de Pando, por el traslado de los funcionarios. “Obviamente será un problema para la próxima administración. La oposición sindical pasa por el traslado de los funcionarios y se buscan alternativas”, indicó Saralegui, quien confirmó que la planta aún no está operativa.

“Hay negociaciones con el gremio, que siempre son difíciles. Las decisiones sindicales van mucho más allá de lo que son y perjudican a la empresa”, indicó Saralegui. Después aseguró: “Algunas decisiones gremiales nos han hecho perder clientes”.

En tanto, el vicepresidente del sindicato postal, Juan Acevedo, dijo a El País que el directorio hace “responsables” a los trabajadores de una crisis “que es ajena” al gremio. “No entendemos el sustento de estas inversiones, más allá de las discrepancias con las ubicaciones geográficas. Nos preocupa que haya una inversión millonaria y que eso no se sustenta con ninguna idea, al menos pública, de hacia dónde apunta la empresa. El resultado económico ha sido nefasto y poco tenemos que ver los trabajadores”, afirmó el sindicalista

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados