ASISTENCIA DE DOCENTES EN HOSPITALES PÚBLICOS

Tras intervención del MEF, peligra convenio docente-asistencial entre ASSE y Facultad de Medicina

Afecta guardias en áreas como maternidad, cuidados paliativos y cirugías. Docentes advierten que las UDAS son “imprescindibles” para atender las guardias.

Un auto sale por una de las puertas del Hospital Pereira Rossell. Foto: Francisco Flores (Archivo)
Un auto sale por una de las puertas del Hospital Pereira Rossell. Foto: Francisco Flores (Archivo)

El de ASSE y la Facultad de Medicina es un matrimonio por conveniencia: el prestador de salud estatal precisa recursos humanos calificados, como los que trabajan en las cátedras, y a la Facultad de Medicina (FMED) le sirve que sus estudiantes avanzados se formen junto con sus docentes en la asistencia. Este vínculo histórico, que ha abarcado la atención en policlínica, internación y cirugía, se amplió en 2008 mediante la creación de las llamadas Unidades Docentes Asistenciales (UDAS). Estas funcionan en varios hospitales y especialidades, las paga ASSE mediante Comisión de Apoyo y de ellas dependen servicios que van desde la analgesia del parto en la maternidad del Pereira Rossell hasta atención en salud rural, pasando por los cuidados paliativos en varios centros y parte de la anestesia en cirugías de coordinación.

El convenio, que arrastra problemas de gestión y financiamiento pero igual es considerado “fundamental” tanto por ASSE como por la facultad, peligra por un artículo votado este martes en el Parlamento, que sorprendió y cayó muy mal, sobre todo en Medicina, donde interpretan que se les quita toda participación en la gestión de las unidades. Entienden que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) intervino “de forma irresponsable” y “por desconocimiento” sobre las UDAS, dijeron a El País fuentes del programa.

El Consejo de Medicina trató el tema ayer y emitió una resolución en un tono de preconflicto. Allí se decide “rechazar enfáticamente” el artículo aprobado en la comisión de Presupuesto del Senado, “dado que incumple los acuerdos construidos entre ASSE y FMED”. A su vez, se resuelve “denunciar a la opinión publica la gravedad de esta resolución, que hace que se retroceda en términos de calidad y seguridad asistencial en ASSE”.

Las autoridades del centro de estudios se declaran en régimen de sesión permanente y convocan a un consejo extraordinario para mañana viernes. Además, convocan a una conferencia de prensa para hoy a las 19 horas, y anuncian que solicitarán “reuniones con autoridades legislativas y ejecutivas, incluido el presidente de la República y el ministro de Salud Pública y de Educación y Cultura, para revertir esta situación”.

El asesor ambiental del MEF, Marcelo Caffera explicó el doble rol del Ministerio en la política climática uruguaya. Foto: Estefanía Leal
Fachada del Ministerio de Economía y Finanzas. Foto: Estefanía Leal (Archivo)

Según supo El País, en la reunión del consejo se propuso avanzar con una medida más drástica, que era denunciar el convenio -es decir, que una de las partes, en este caso Medicina, lo hiciera caer-, lo cual implicaría que la asistencia de los docentes se extendiera solamente por un mes y, después, esos lugares quedaran vacíos. Al final se decidió no dar ese paso aún para dejar un margen de negociación.

El artículo.

Un equipo técnico integrado por tres delegados de ASSE y tres de Medicina trabajaron durante meses en los aspectos problemáticos del programa, y después de varias concesiones mutuas relativas a financiación y gobernanza, se llegó a un acuerdo que se entregó a la gerencia general de ASSE.

Sin embargo, ese acuerdo no fue contemplado en la propuesta de la coalición de gobierno en la comisión de Presupuesto, que salió por 10 votos en 18. El artículo aprobado dice que “el programa será gestionado y administrado en su totalidad por ASSE, quien suscribirá un convenio con la Facultad de Medicina” para dotar a ASSE de los recursos humanos “que esta requiera para la cobertura de sus necesidades asistenciales”. También aclara que los fondos serán “administrados financieramente por ASSE”. No habla de ajuste salarial ni de indexar los sueldos, como se había pactado con Medicina.

Consultado por El País, el gerente general de ASSE, Eduardo Henderson, reconoció que el MEF no aceptó la propuesta consensuada con Medicina -sobre todo en lo relativo a los sueldos-, pero defendió lo aprobado. “No logramos el 100% de lo que habíamos acordado. Pero transmitimos la tranquilidad de que vamos a seguir luchando por mantener este programa que es muy importante. Sé lo que es, fui docente 30 años”, señaló. A su juicio, la facultad no queda excluida y algunos aspectos de lo acordado podrían ser parte de un nuevo convenio que confía poder firmar con la facultad.

Habían llegado a un acuerdo pero se desestimó.

Desde ASSE, Henderson argumenta que, a pedido del MEF, el prestador quiere dejar de financiar funciones estrictamente asistenciales, como actores para exámenes, o tutores para el primer trienio de facultad.

ASSE. Foto: Fernando Ponzetto
ASSE. Foto: Fernando Ponzetto

Dice que se intentó dejar de hacerlo pero FMED no aceptó, y la norma marca que las decisiones deben ser por consenso. En tanto, Martín Rebella, miembro de la unidad de gestión del programa y del equipo técnico que trabajó con ASSE, asegura que lo que plantea Henderson ya estaba resuelto en el acuerdo alcanzado, que contemplaba unaa integración impar para casos de disenso. El acuerdo incluía también la indexación de los sueldos, lo cual tampoco fue considerado.

“Docentes no seguirán en estas condiciones”

Una de las claves de la UDAS es que los residentes y docentes muy entrenados trabajan gratis o por menos dinero “lo que en otros lados cobran fortunas”, dice Juan Riva, anestesista grado cinco y parte del equipo técnico que trabajó con ASSE en un acuerdo que no fue contemplado.

En el marco del programa, por ejemplo, dan analgesia a parturientas durante un día por incluso menos de lo que cobran en un solo parto. La motivación hoy es que “dependen de un proyecto académico”. En caso de que sea el prestador de salud estatal el que administre las UDAS solamente en función de sus necesidades asistenciales, “los docentes no van a querer”, anticipa Riva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados