INSEGURIDAD Y POLÍTICA

Insultos van, insultos vienen, pero Bonomi continúa firme

Para la oposición el ministro fracasó; el Frente Amplio defendió la gestión.

Interpelación: el miércoles 18 el colorado Pedro Bordaberry y el ministro Eduardo Bonomi intercambiaron reproches e ironías en el Senado. Foto: A. Colmegna
Interpelación: el miércoles 18 el colorado Pedro Bordaberry y el ministro Eduardo Bonomi intercambiaron reproches e ironías en el Senado. Foto: A. Colmegna

Que a uno lo criaron terroristas de Estado, que están de oportunistas, machistas, y que son una manga de histriones. Del otro lado no se quedaron callados: apuntaron las baterías acusando de autoritarios, antidemocráticos y que tienen problemas mentales. Incluso los mandaron a tomar clases de yoga y reiki, y de vivir en el mundo mágico de Disneylandia. En el medio de todo eso aparecieron personajes como el Chapulín Colorado y el nazi Joseph Goebbels.

Este fue el marco en el que los senadores debatieron sobre si el ministro del Interior Eduardo Bonomi tenía que ser censurado por el Parlamento o ratificado en su cargo. La respuesta se conocía desde mucho antes. Bonomi seguirá firme en su cargo en el gobierno de Tabaré Vázquez gracias a que el Frente Amplio ostenta una mayoría parlamentaria que le permite negar el pedido de la oposición.

La sesión de ayer en la Cámara de Senadores fue el segundo round de la interpelación que el colorado Pedro Bordaberry inició el miércoles 18. Allí fueron once horas de discusión con el ministro Bonomi en sala dando explicaciones sobre sus políticas de seguridad.

Sin embargo para los legisladores de la oposición (blancos, colorados e independientes) las respuestas del jerarca del Frente Amplio no fueron satisfactorias y decidieron impulsar la moción de censura.

Esto llevó a que la censura se discutiese en otra sesión del Senado sin la presencia del ministro interpelado, ni su equipo de asesores. La misma fue fijada para ayer en la mañana.

Pero la expectativa de que pudiese pasar algo era nula. En ningún momento los senadores de la oposición imaginaron que podía pasar algo durante la sesión con el futuro de Bonomi.

Por más cuestionamientos, o discusiones que se den, el ministro más interpelado y cuestionado en la historia del Uruguay seguirá firme en su cargo. Así lo había dispuesto el presidente de la República, Tabaré Vázquez.

Entonces, ¿por qué los senadores de la oposición consideraron oportuno impulsar la censura e insistir con el pedido de renuncia? El interpelante Pedro Bordaberry es un gran defensor de las instituciones y entendió que la situación con la inseguridad en el país "no da para más". Por eso formuló la moción de censura.

Pero al mismo tiempo, para la oposición era una oportunidad de volver a increparle al gobierno frenteamplista por lo que considera una pésima gestión en la seguridad pública.

Por eso —más allá de saber que no tenían los votos para forzar una renuncia del ministro— los legisladores de la oposición aprovecharon la oportunidad nuevamente para desplegar la larga lista de críticas a las políticas de seguridad.

El colorado Bordaberry dijo que ya no se trata solo de si el Parlamento puede o no puede censurar al ministro Bonomi. "Al ministro ya lo ha censurado la ciudadanía", dijo.

El recuerdo para el padre.

La senadora del sector del ministro de Economía, Danilo Astori, fue quien abrió el juego. Daniela Payssé defendió a Bonomi y apuntó contra Bordaberry porque dice que todo lo hace desde "un pedestal de superioridad" y con un gran "oportunismo" poniéndose el traje del Chapulín Colorado en defensor de los buenos. "Es reiterativo" en sus planteos, dijo.

En el cierre atacó al colorado recordándole el pasado de su padre, Juan María Bordaberry, quien dio un golpe de Estado en 1973. "Él no solo fue criado por el enemigo, fue criado por un terrorista de Estado", dijo la senadora frenteamplista.

El colorado respondió diciéndole que a su entender estaba con muchas molestias guardadas y la exposición en el Senado le sirvió para descar-garse.

Sin embargo también le recomendó hacer yoga o reiki. "Yo le daría 20 minutos más para que le haga bien a su salud mental", agregó el colorado.

Su posición fue apoyada por el blanco Javier García.

"Hoy venimos a censurar la inexistente política de seguridad de todo el gobierno. No hemos venido a censurar solo la actividad de un ministro, en este caso, del ministro Bonomi, sino a censurar el fracaso de todo el gobierno del Frente Amplio en materia de seguridad pública", remarcó García.

El senador nacionalista dijo que en los problemas de seguridad ya se fueron de mano y a su entender "rige la pena de muerte". Esto porque, argumentó, las bandas de narcos son quienes deciden quién vive y quién no en Uruguay.

Falta de democracia.

En su alocución García acusó a Topolansky de actuar con autoritarismo y de forma antidemocrática. "Usted violó una práctica democrática de este Parlamento, larguísima práctica democrática —de lógica pura— que es escuchar todas las voces", le dijo García a la presidenta.

Su planteo despertó el enojo de la socialista Daisy Tourné quien dijo que eso "no se podía dejar pasar". Propuso una moción de apoyo y rechazo a los calificativos del blanco para darle un espaldarazo a la vicepresidenta de la República.

La iniciativa solo contó con los votos del Frente Amplio, y el senador blanco Luis Alberto Heber remarcó que la actuación de Topolansky no estaba ofreciendo garantías para la oposición.

Sobre el cierre, Ivonne Passada dijo que los legisladores de la oposición estaban actuando con histrionismo. "Esto pone en riesgo el sistema. Hay que cuidar el sistema porque está en riesgo", criticó la frenteamplista al resto de los senadores.

En la misma línea opinó Daniel Garín quien estaba sentado al lado del expresidente José Mujica, el líder del Movimiento de Participación Popular (MPP). Garín opinó que lo que se veía en el Parlamento era "un diálogo de sordos" donde cada uno defiende su postura sin intención de escuchar a la otra parte.

Verónica Alonso fue la última senadora de la oposición en hablar.

"El ministro Bonomi está lejos de la realidad del país. ¡Yo sí creo que no se puede más! Porque vivo en Uruguay y no vivo en Disney, que es lo que el ministro nos quiso mostrar", declaró la senadora quien remarcó que a su entender el ministro del Interior "no respeta a los uruguayos".

Bordaberry solicitó que la votación se hiciese nominal, es decir persona a persona, para dejar plasmado quiénes censuraron la gestión del ministro. El resultado fue 15 en contra y 16 a favor de Bonomi.

DISCUSIONES MÁS ALLÁ DE LA SEGURIDAD.

Daniela Payssé
El recuerdo para la familia de Pedro
Senadora Daniela Paysse. Foto: F. Flores

Lo acusó de ser el “Chapulín Colorado” comparándolo con el viejo personaje humorístico del mexicano Roberto Gómez Bolaños. Para la senadora frenteamplista, Bordaberry es reiterativo con sus planteos sobre seguridad y pretende ocupar un lugar de defensor del pueblo en el tema. Al cerrar su alocución, recordó que en pasadas interpelaciones el legislador había dicho que Bonomi dormía con el enemigo, por la relación de su esposa con barrabravas de Peñarol. “Él no solo fue criado por el enemigo, fue criado por un terrorista de Estado”; concluyó Payssé en referencia al padre del senador, Juan María Bordaberry.

Pedro Bordaberry
La recomendación de hacer yoga o reiki
Pedro Bordaberry previo a la interpelación. Foto: Ariel Colmegna.

Bordaberry contestó a Payssé remarcándole que por más que sea reiterativa la acusación del fracaso en las políticas de seguridad, el planteo sigue siendo válido. “Pasó un muy mal fin de semana. Ahora se ha liberado. A veces es bueno probar con el yoga y el reiki. Son buenas para liberarse un poquito de todo lo que uno lleva adentro”, respondió. Recordó que lo de “dormir con el enemigo” para Bonomi lo había dicho hace un año atrás. “Se ve que estuvo falto de reflejo. Un año y medio con eso adentro. Ahora la senadora necesitaba descargar. Le daría 20 minutos más para que le haga bien a su salud mental”, agregó.

Javier García
Una Topolansky autoritaria y antidemocrática
Crítica: el senador Javier García cuestiona el fiscal de Corte. Foto: Francisco Flores

De la interpelación a Bonomi habían quedado algunas cuentas pendientes. El senador blanco Javier García puso sobre la mesa de discusión el malestar de la oposición por la forma en que la presidenta del Senado, Lucía Topolansky, condujo el debate. “Rechazo profundamente la actitud que tuvo señora presidente al final de la sesión pasada. Usted violó una práctica democrática de este Parlamento”, dijo y remarcó que actuó de forma “autoritaria y antidemocrática”.

El tema desató un debate sobre el respaldo a Topolansky y su actuación fue solo aprobada por Frente Amplio.

En Twitter.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados