Historia de vida

La inmigración desconocida: en 10 años llegaron 900 africanos

Acorde creció el comercio, también lo hizo el movimiento de poblaciónMitad de las embajadas en el continente son más por política que por negocio

El lateral izquierdo Steve José Hillman, quien debutó en Fénix. Foto: F. Flores
El lateral izquierdo Steve José Hillman, quien debutó en Fénix. Foto: F. Flores

Steve José Hillman dio un mordisco de uruguayez ni bien llegó a Montevideo. Venía de volar varias horas desde Camerún, con el hambre de un adolescente de 16 años en plena etapa de crecimiento. Por eso cuando pasó por el carrito de avenida Italia y Centenario, por sugerencia de su anfitrión, se comió un chorizo al pan. Aquel sabor fue su primer acercamiento a un país al que solo conocía por la novela Muñeca Brava, que protagonizaba la uruguaya Natalia Oreiro, y por el fútbol, el motivo de su viaje a tierras tan lejanas de su África natal.

Para varios cameruneses el fútbol es su pasaporte de salida. Es como el ballet para los jóvenes cubanos, el criquet para algunos indios o el ajedrez para los armenios. Por eso cuando a Steve José le llegó la oportunidad de probarse en las inferiores de Huracán Buceo, no dudó en dejar a la familia y en tomarse aquel avión. Llevaba años corriendo detrás de la pelota y esa propuesta era su salvación. Excepto por un detalle: una vez en Montevideo se enteró que el equipo que lo contrataría se acababa de fundir.

El intermediario que lo ha-bía traído lo apadrinó, se hizo cargo por si le pasaba algo al menor de edad y le consiguió una oportunidad en otro club. Esto fue hace diez años y, desde entonces, nada lo movió de Uruguay.

En esta década en la que Steve José lleva en Uruguay, han inmigrado unos 900 ciudadanos de países africanos. La cifra es aproximada porque nadie ha estudiado en profundidad a este colectivo. Pero los datos de la Dirección Nacional de Migración confirman que, desde enero de 2008 hasta agosto de 2018, vinieron más africanos de los que se fueron (salieron 19.225 por puestos migratorios y entraron 20.083).

No solo por el fútbol migra el africano. En estos años han aparecido empresarios —de países como Senegal, Egipto y Sudáfrica—; llegaron polizones —dos tercios de ellos de origen nigeriano—; pasajeros en tránsito que querían sacar la visa canadiense y se quedaron en Uruguay —como sucedió con varios suazilandeses—; e inmigrantes de todo tipo de, al menos, 35 nacionalidades.

El jugador

El lateral izquierdo Steve José Hillman, quien debutó en Fénix e hizo su última temporada en Salus, supo enfrentar jugadas riesgosas también fuera de la cancha. Cuando viajaba en ómnibus, recuerda, había quienes no se querían sentar junto a él por su color de piel. “Esto no habla de un país racista, pero sí me he sentido discriminado”. Pese a lo perturbador del hecho, siente que “lo más difícil” que afrontó en Uruguay fue aprender el idioma. Y ahora que lo domina a la perfección, no quiere moverse de acá: “Esta es mi segunda casa”.

El olvidado.

Es el único continente que tiene territorio en el oriente y el occidente, en el norte y en el sur. Es el lugar desde donde, según la teoría, proviene el ser humano. Lleva el nombre con el que los griegos llamaban a las personas cálidas en su trato: "aphriko". Y, paradójicamente, es la zona con la que el resto del mundo ha mantenido relaciones más frías y más distantes.

Mientras el mundo, o buena parte de él, envejece, África parece la fuente de la juventud. Eso explica, según los demógrafos, que desde allí partirán buena parte de los flujos migratorios de los próximos años. También hacia Uruguay.

Imagine que el mundo es un cuadrado que se compone de piezas encastradas. Ahora piense que cada pieza representa a la cantidad de pobladores de cada país y lleva el color del continente que representa. Hoy ese cuadrado está teñido, sobre todo, de los colores de Asia, y tienen peso Europa y América del Norte. Pero a medida que pasen los años, ese cuadrado se teñirá, cada vez más, del color africano. Más de la mitad de los nacimientos que vayan a suceder antes de 2050 serán allí.

El hijo de Steve José nació en Uruguay, hace cinco años. Es otra de las razones que atan a este lateral izquierdo a quedarse en el país. Pero hay algo, dice, que tiene que ver con el amor que le tomó a esta tierra. "Siento que luego de aprender el idioma, esta se transformó en mi segunda casa".

Eso sí: algunas noches, cuando la nostalgia lo apremia, Steve José se junta con otros africanos y se deja llevar por el ritmo del afrobeat —el jazz africano que se popularizó en los 70. "La mayoría de los africanos que había conocido al principio eran jugadores de fútbol, pero ahora hay de todo".

El auge del comercio con el "continente negro" explica el aumento de la inmigración, dijo Javier Volonté, autor de El Futuro es África. Uruguay cuadriplicó, en diez años, el valor de la venta de bienes. La apertura de los negocios trajo empresarios, empleados para aquellas inversiones que hacen los empresarios, y "polizones que llegan en los barcos que ahora hacen trayectos de puerto a puerto".

Más de la mitad de los 18 africanos que solicitaron el refugio en Uruguay este año, han llegado escondidos en los barcos. La mayoría provenían de la África Subsahariana.

De esa zona del continente llegan también varios solicitantes de visas para terceros países. De la región norte, arábiga, suelen venir por negocios y de Sudáfrica acuden los de alto poder adquisitivo. Hay de todo.

La barrera del Atlántico
El comercio con África "es desordenado"
Javier Volonté. Foto: archivo El País

Dicen que la pobreza reproduce pobreza, y el continente africano parece destinado a esa lógica. Los 25 conflictos armados que siguen encendidos en esas tierras, los recursos que les han saqueado los colonizadores, las temperaturas y sequías extremas en los enormes desiertos y la alta natalidad —cuatro hijos por cada mujer en edad de ser madre— son algunas de las explicaciones de que 28 de los países más empobrecidos del mundo estén en África. Pero más allá de este escenario innegable, la economía de este continente creció 3,7% el año pasado y venía de una década de aumento de casi 5% anual. Según Javier Volonté, experto en relaciones de Sudamérica con África, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue quien puso el ojo en el "continente negro" tras el congelamiento de las relaciones que había iniciado Europa. Ese auge comercial también se reflejó en países como Uruguay. Sin embargo, Volonté entiende que esos negocios siguen siendo "desordenados". En la última década se cuadriplicaron las exportaciones hacia ese continente, pero si se mira año a año, dice, hay saltos y caídas. En el primer semestre de este 2018, "Uruguay importó cuatro veces más de lo que exportó", cuando venía de un año anterior a la inversa.

¿A qué se debe este desorden? Para el experto hay una "falta del Estado". Volonté entiende que el comercio hoy está sujeto a los intereses de los empresarios y no hay una apuesta sistemática a mejorar los mercados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados