Una práctica habitual

Un inesperado secreto de Estado

Una simple consulta periodística al Correo Uruguayo tropezó con el secretismo oficial.

Pregunta sin respuesta.
Preguntas sin respuesta.

Todo empezó con una pregunta, como siempre. ¿Se siguen escribiendo cartas? Un hábito que, sospechábamos, se halla en franca declinación. La correspondencia personal ha dado lugar a notables obras de referencia, tanto en la literatura como en casi todas las disciplinas humanísticas, por no hablar de su valor para los investigadores históricos. Este fue un tema para la Revista Domingo y el punto de partida necesario era averiguar cuánto de la correspondencia que distribuye el servicio de Correos son, efectivamente, cartas escritas por personas y no correspondencia oficial o comercial.

El primer paso fue un contacto telefónico con las oficinas centrales del Correo Uruguayo. La pregunta era bastante simple, sin embargo al otro lado de la línea el prolongado silencio revelaba una profunda perplejidad. La llamada fue derivando de una oficina a otra hasta que, finalmente, la encargada de la oficina de "Transparencia" se hizo cargo y luego de tomar nota le sugirió al periodista que enviara un correo electrónico con el interrogante, lo cual hizo de inmediato. ¿Cuánto podía demorar la funcionaria en obtener la respuesta? ¿Una hora, dos, cuatro?

Cuando una hora más tarde el periodista volvió a consultar por teléfono otra funcionaria le informó que el tema estaba siendo "discutido en el directorio". Reunión de directorio del Correo, podría imaginarse que la institución tenía una buena lista de asuntos a tratar por lo que oyó con cierto alivio que en el plazo de una hora posiblemente tuvieran una respuesta. Pasada una nueva hora volvió a llamar y la funcionaria respondió que, precisamente, estaba redactando la respuesta y que me iba a llegar en minutos gracias a la velocidad electrónica y no de los furgones celestes del servicio.

La sorpresa fue mayúscula cuando, efectivamente, unos minutos después llegaba el mensaje en el que se informaba que "esta Administración ha iniciado expediente electrónico número EE 2018-67-001-000669" a efectos de responder a la pregunta, tomándose los plazos legales de veinte días que establece la ley de acceso a la información pública. Los plazos, naturalmente, excedían los periodísticos. Pero la sorpresa fue, si cabe, todavía mayor cuando trece días más tarde llegaba otro correo electrónico con documentos en el adjunto con copias de las resoluciones. Allí, para decirlo de manera sucinta y luego de atravesar cinco despachos, se apelaba a la Ley 18.381 "en cuanto prevé como información reservada aquella cuya difusión pueda suponer una pérdida de ventajas competitivas para el sujeto obligado (Correo)". Y con ello se denegaba la solicitud de información. Curiosa resolución para una dependencia que funciona bajo el rótulo de "Transparencia".

Y, tal como la propia resolución lo indicaba, la institución remite información a la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec) en el rubro "Tráfico mensual de piezas postales - Descripción: volúmenes discriminados en cartas y paquetes por los flujos detallados". La información puede consultarse a ejercicio cerrado en la página de Presidencia, sin embargo de allí no se desprende la cuestión que, originalmente, interesaba a este periodista. A saber, cuántas cartas escritas por particulares distribuye regularmente el Correo.

Es cierto que el Correo compite con empresas en la distribución de correspondencia. Pero, además, es un servicio público y estatal. Aunque el secretismo parece ir ganando terreno entre los servicios públicos. En el curso de su carrera muchos periodistas nos hemos tropezado con información reservada, confidencial, secreta o como quiera llamársele. Es más, este tipo de información es la que suele desvelarnos por razones obvias. Áreas muy sensibles como la seguridad pública, la defensa, la diplomacia, las actuaciones de la Justicia parecen naturalmente sujetas al mandato de la reserva. Pero, ¿la cantidad de cartas que se envían entre particulares?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)