PARTIDO NACIONAL

Un homenaje a Wilson con tensión

“Está comprometiendo la suerte del partido”, le dijo el diputado Abdala a Juan Sartori.

Evitaron las banderas sectoriales, imprimieron pegotines con la consigna central -“orgullosamente blanco”-, repartieron pañuelos con el escudo del partido y conversaron mucho entre los diferentes militantes para calmar los ánimos. Todo eso no impidió que la tensión se apoderara del acto que ayer realizó el Partido Nacional en el Puerto de Montevideo, donde recordaron la vuelta del caudillo nacionalista Wilson Ferreira Aldunate en 1984.

El tradicional acto contó con la presencia del debutante en la interna: el multimillonario Juan Sartori, que se instaló en Uruguay en noviembre del año pasado, pretende ganar la elección y su creciente popularidad ha logrado incomodar a los históricos sectores blancos.

La de ayer era la última instancia donde los cinco precandidatos iban a compartir un mismo acto antes del domingo 30. Jorge Larrañaga se excusó, ya que estaba en campaña en el interior.

Pero el líder de Alianza Nacional no se quedó callado y emitió un comunicado donde no se guardó las críticas directas a Sartori. Lo que hasta ahora varios blancos comentaban informalmente, “el Guapo” lo puso en palabras. “Hoy tenemos que censurar que se juegue con la gente; con nuestros abuelos, nuestros jubilados. Jugar demagógicamente con las necesidades de la gente”, escribió y por si quedaba dudas aclaró: “Ustedes saben que estoy hablando del candidato Juan Sartori”.

El precandidato fue el primero en llegar ayer al puerto, y minutos después lo hizo Enrique Antía. El joven lo fue a saludar con su típica sonrisa. El intendente aceptó la mano, pero con clara seriedad y poca simpatía. Por atrás apareció el promotor de Sartori: Alem García, quien fue directo a hablar con Antía.

“No, deja. Después hablamos. Eso no es así. Así no se hace”, le respondió el intendente de Maldonado. García insistió pero Antía fue cortante y se reunió a hablar con otros correligionarios.

Beatriz Argimón. Foto: Francisco Flores.
Beatriz Argimón lució un pañuelo blanco con el lema del partido. Foto: Francisco Flores.

La encargada de prensa de Sartori organizó una nota con los canales a los pies del estrado. Uno de los camarógrafos demoró en conectar el micrófono y desde la organización del partido se acercaron a los periodistas a pedirle el espacio para arrancar el evento. “La hacemos después”, le dijo un veterano periodista a Sartori. “¡No! Dale, ¡hacela ahora!”, insistió con énfasis la jefa de prensa del empresario.

Allí defendió su promesa de regalar medicamentos a los jubilados y su forma de juntar votos. “Yo no tengo ninguna crítica para ninguno de mis compañeros. Cada uno hace la política con el estilo que quiere”, dijo, con el acto ya empezado.

Juan Sartori, Enrique Antía y Luis Lacalle Pou. Foto: Francisco Flores.
Video: Prensa Juan Sartori

Video: Prensa Juan Sartori

Sartori respondió que no ve un clima extraño sino que toma las diferencias internas como normales. “Estamos en una competencia interna, vamos marcar alguna diferencia. Llegamos a la recta final y cada vez hay más intensidad. Y hay que tomárselo con calma”, declaró, mientras se ubicaba al lado de los otros precandidatos. Ahí Antía interrumpió a la locutora con una típica frase del partido: “¡El blanco no destiñe!”, gritó. “Me acota acá Antía que el blanco no destiñe, que vamos contra viento y marea”, agregó. Allí presentó a Carlos Iafigliola, quien las encuestas lo ubican en el último lugar de preferencia, pero se equivocó en su nombre: “Está presente el precandidato Filiol”(sic). El dirigente optó por quedarse en el medio de la militancia.

Siguió con un mensaje que mandó Larrañaga, y aclaró luego: “También agradecemos a Juan Sartori”. En ese instante llegó Luis Lacalle Pou mientras entonaban el himno nacional. Verónica Alonso, quien estaba al costado de Antía, le dijo para cambiar de lugar y quedar en línea de tres con los otros dos precandidatos. Pablo Iturralde, del sector de Antía, observó el cambio de lugar y pido un paso al frente para quedar entre los dos precandidatos, algo apretados.

La efervescencia blanca se observó en plenitud cuando entonaron el himno del partido, la Marcha de Tres Árboles. Sonriente, Lacalle Pou coreó el himno agitando su bandera. También la presidenta del Directorio blanco, Beatriz Argimón, acompañó las estrofas con sus manos. Más emocionado se mostró Antía, quien incluso golpeó a sus compañeros al revolear la antigua bandera que estuvo en el barco cuando llegó Wilson.

Alonso también cantó el himno y Oscar Costa, del comando del joven empresario, intentó hacerlo pero optó por callarse luego del inicio. Sartori no lo hizo: acompañó el himno entre sonrisas y un pequeño baile. Sí intentó seguir la letra su esposa, la rusa Ekaterina Rybolovleva.

Vale todo

El discurso de Argimón dejó mensajes entre líneas con un claro destinatario. Cada una de ellas festejada a los gritos por los militantes, salvo los dirigentes de Sartori. Él sí respondió la arenga con sonrisas.

“En el Partido Nacional hay una ética del dirigente que nunca debemos perder. Wilson enseñó que es mentira que en política vale todo”, dijo a los gritos. Minutos después dejó un pedido para los contendientes: “¡Ojo! No olvidemos que siempre tenemos el escudo del partido al que comprometemos”.

Luis Lacalle Pou y Jorge Gandini. Foto: Francisco Flores.
Gandini reflotó el lema de Wilson. Ayer se mostró junto a la hija del caudillo nacionalista. Foto: Francisco Flores.

El acto terminó y las figuras buscaron dispersarse rápidamente. Un militante encaró a Sartori y lo insultó en la cara. Él sonrió. Otro intentó calmarlo sin mucho éxito. “Dejame decir lo que yo quiero, lo que siento”, afirmó el militante a quien buscaba bajar las revoluciones.

Camino a colocar una ofrenda floral, el joven precandidato nacionalista se encontró con el diputado Pablo Abdala y fue a saludarlo. “Lo saludo con respeto, pero me da mucha lástima todo lo que está haciendo, porque está comprometiendo la suerte del Partido”, le dijo el diputado de Alianza Nacional.

“Creo que le estoy sumando mucho y trabajando”, le respondió Sartori, con su característica sonrisa.

“No lo creo”, replicó Abdala, muy seco. “Gracias por el trabajo”, se despidió Sartori. Y así terminó un homenaje demasiado tenso.

Los jóvenes: guardianes de la mística blanca

El representante de los jóvenes blancos, Aparicio Saravia, cargó su discurso de sentimiento. “Tenemos que cuidar esto. Algunos podrán no entenderlo, pero se lo digo a los jóvenes. Somos los guardianes de la mística partidista. Los guardianes del espíritu nacionalista, de lo que hace esta colectividad. Una colectividad eterna”, enfatizó, revoleando su poncho blanco. El dirigente tenía una barra de amigos que lo alentaban en cada afirmación. “Decir que Wilson vive es llegando al gobierno. Nosotros estamos prontos. Pero además el país está pronto. Nosotros vamos a devolverle a la patria la dignidad arriba y el regocijo de los de abajo”, cerró el dirigente joven.

Un invento que se suma a la lista de calumnias

El mensaje le llegó a un periodista de El País vía Twitter desde la cuenta “Frente Amplista Indignado”. “Hola gracias tengo algo que le puede interesar”, escribió por mensaje directo. Allí mandó un audio con la voz de Luis Lacalle Pou y otro hombre con tono “aporteñado”, donde hablan de un acuerdo con el FA. “Entro a reunión urgente de comité de base si podes enviá tu WhatsApp”, agregó la cuenta que no se identificó. Los mensajes tratan de frases del precandidato blanco en ruedas de prensa editadas de tal forma que hacen parecer una conversación telefónica lógica. “¡Lo que van a ser estos 14 días! El Sr Noticias Falsas ahora puso a circular un audio adulterado con mi voz. Que poco respeto por nuestra democracia!”, escribió en Twitter el líder del sector “Todos”.

ESPECIAL

Para saber más

Elecciones 2019: encuestas, noticias, frases, entrevistas, imágenes y videos de la campaña electoral en Uruguay los encontrás en nuestro especial Uruguay Vota.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados