INTERIOR

Heber analiza ley que modifique o interprete la Constitución para hacer allanamientos nocturnos

En sus primeros días al frente del Ministerio del Interior se propuso continuidad, respaldo a la Policía y resultados.

Luis Alberto Heber, ministro del Interior. Foto: Susana Troude Lescout
Luis Alberto Heber, ministro del Interior. Foto: Susana Troude Lescout

Empaparse de lleno en el funcionamiento de la Policía y entablar diálogo con los principales actores que, de una forma u otra, tienen incidencia en el funcionamiento del ministerio. Por ese lado, sin cambiar la política en la que se basa la cartera de seguridad, Luis Alberto Heber empezó a dar sus primeros pasos al frente de Interior.

“Hay orden no de aflojar”, escribió Heber cuando el presidente Luis Lacalle Pou lo designó en el puesto luego del fallecimiento de Jorge Larrañaga. Con ese guiño, ya que era una frase emblemática del Guapo, Heber dio la primera señal de que “equipo que gana no se toca” y de que las prioridades iban a seguir siendo las mismas que las de Larrañaga.

La primera reunión de Heber al frente de la cartera fue con el comando del ministerio, el subsecretario Guillermo Maciel, el director de Secretaría Luis Calabria, el director de Convivencia Santiago González, y la dirección de la Policía Nacional. Luego comenzó a recorrer distintas reparticiones como la Guardia Republicana y la Dirección de Investigaciones. Después mantuvo una reunión por Zoom con los 19 jefes de Policía departamentales.

Fuentes de la cartera de seguridad indicaron a El País que las premisas de Heber al mando del ministerio son tres: mantener la continuidad de las políticas del gobierno, respaldar a la Policía y obtener resultados. La batalla contra el narcotráfico seguirá siendo la madre de todas las batalles, ya que se entiende que es la puerta de entrada a otros delitos, como la rapiña, los homicidios y los hurtos.

Heber quedó “gratamente impresionado con el nivel de profesionalismo” de la Policía, dijeron fuentes ministeriales. En su primera semana al frente de la cartera buscó reunirse con los mandos de la institución policial para interiorizarse de lo que es el despliegue táctico de la Policía en el país. En la cartera entienden que los puntos calientes en materia de seguridad son Montevideo, Canelones, Maldonado, San José y Rivera.

Según supo El País, el ministro del Interior considera que faltan efectivos policiales y por eso intentará acelerar un proyecto para que se llenen las vacantes y tener una mayor cantidad de policías.

Otro de los puntos que sorprendió a Heber fue la exigencia y capacitación de la Guardia Nacional Republicana. El secretario de Estado también continuará con el proyecto de colocar otra base regional entre Tacuarembó y Rivera para fortalecer a la Policía.

Luis Lacalle Pou y Luis Alberto Heber reunidos junto con jefes de Policía de todo el país. Foto: Francisco Flores.
Luis Lacalle Pou y Luis Alberto Heber reunidos junto con jefes de Policía de todo el país. Foto: Francisco Flores.

Allanamientos.

Como el combate al narcotráfico sigue siendo el principal objetivo de la cartera, Heber insistirá en la posibilidad de los allanamientos nocturnos, ya que los considera una herramienta fundamental para la Policía en esa lucha. El mismo ministro hizo referencia a este tema la semana pasada, tras reunirse con el fiscal de Corte, Jorge Díaz.

“Tenemos un tema pendiente que -no quiero incluir al fiscal- a nosotros nos preocupa, y es el tema de los allanamientos nocturnos. Esto fue planteado en una etapa plebiscitaria, que no tuvo los votos necesarios para que se pudiera cambiar en la Constitución de la República”, explicó el ministro tras el encuentro con Díaz.

Luis Calabria, director general de Secretaría, manifestó a El País que los allanamientos nocturnos serían “un poderoso instrumento” para mejorar el ataque a las bocas de droga. “Para Larrañaga era fundamental y esto habla de la continuidad de políticas contra el narcotráfico de parte del ministro Heber”, agregó. Entre el 1° de marzo de 2020 y el 1° de abril de 2021 se han cerrado 1.182 bocas de venta de droga en distintos puntos del país y se han incautado más de 5.000 kilos de droga. En el ministerio creen que con los allanamientos nocturnos estas cifras mejorarían sustancialmente.

Según supo El País, el ministro estudia la posibilidad de que se puedan implementar los allanamientos nocturnos por ley constitucional (una forma de reformar la carta magna a partir de la iniciativa parlamentaria, pero con la anuencia de la población) o por ley interpretativa. Aún no está definido.

En la primera semana al frente de la cartera Heber ya les comunicó su respaldo a los mandos superiores de la Policía e hizo énfasis en la importancia de obtener resultados. La agenda del ministro seguirá completa en el correr de los próximos días porque continuará recorriendo reparticiones policiales. El ministro, según indicaron a El País fuentes de la cartera, tiene previsto visitar la Jefatura de Policía de Canelones, Policía Científica, la dirección de Bomberos, y también reunirse con referentes de la oposición. Heber ya mantuvo encuentros con líderes de la coalición: Julio María Sanguinetti, Guido Manini Ríos y Edgardo Novick.

Habrá cifras cada tres meses

De ahora en más, el Ministerio del Interior divulgará los datos del Observatorio sobre Violencia y Criminalidad de forma trimestral. Los próximos datos de delitos se conocerán en julio y mostrarán qué resultados se obtuvieron en la lucha contra la delincuencia en los meses de abril, mayo y junio con respecto a igual período del año anterior. Fuentes de la cartera señalaron que los resultados, para Heber, viene bien pero que el esfuerzo continuará para seguir bajando los índices.

Persecución criminal y sistema carcelario

Durante esta semana Luis Alberto Heber mantuvo reuniones con el fiscal de Corte, Jorge Díaz; el ministro de Desarrollo Social; Marín Lema; el comisionado parlamentario, Juan Miguel Petit; y con el dirigentes del sindicato de funcionarios policiales de Montevideo (Sifpom). Según indicaron fuentes que participaron de las reuniones, Heber se mostró receptivo y abierto al diálogo. Una de las reuniones clave fue con el fiscal de Corte porque, entre otras cosas, se estableció que las eventuales diferencias que puedan existir quedarán en privado, y los éxitos serán públicos. Tanto Díaz como Heber entienden que Fiscalía y Ministerio del Interior tienen que estar coordinados y en diálogo fluido para la persecución criminal. Una persecución que ha llevado a que actualmente haya más de 13.000 personas recluidas en cárceles. Esto también es motivo de preocupación para Heber, que dijo que se concentrará en mejorar la situación. En el marco de esta preocupación escuchó a Petit y a Lema, ya que el Mides está trabajando en cárceles. Otro tema que le preocupa al ministro es el migratorio, ya que entiende que están ingresando al país por el estatuto de refugiados y no todos ellos cumplen con esa condición, lo cual le valió críticas de las organizaciones de derechos humanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados