PALACIO LEGISLATIVO

Guerra de sindicatos en el Parlamento: aumenta la tensión entre dos gremios

El Sindicato de Trabajadores del Poder Legislativo y la Coordinadora Intergremial Parlamentaria mantienen un fuerte enfrentamiento.

Palacio Legislativo. Foto: Gerardo Pérez
Palacio Legislativo. Foto: Gerardo Pérez

Hay un creciente clima de enfrentamiento entre los funcionarios del Poder Legislativo a raíz de un comunicado y algunas declaraciones públicas del Sindicato de Trabajadores del Poder Legislativo (Sipole), creado hace unos tres años en el Parlamento.

El Sipole agrupa a unos 70 funcionarios de cerca de 1.200 que hay en el Poder Legislativo, es reconocido por el Pit-Cnt y agrupa a trabajadores de la Cámara de Senadores, la Cámara de Diputados y la Comisión Administrativa.

Pero ayer, la Coordinadora Intergremial Parlamentaria -que agrupa a las tres asociaciones históricas del Poder Legislativo, que representan por separado a funcionarios de las tres unidades ejecutoras y no incluye a Sipole- hizo público un comunicado donde manifiesta “su profunda preocupación” ante declaraciones realizadas por Sipole en diferentes medios de comunicación.

“Ante la opinión pública y faltando a la verdad, los integrantes de dicha organización se arrogaron la representatividad de los funcionarios de las tres unidad ejecutoras que conforman el Poder Legislativo, al tiempo que desconocieron explícitamente la funcionalidad y el trabajo gremial realizado durante más de 20 años por las asociaciones de funcionarios”, dice la nota y afirma que la pertenencia o no al Pit-Cnt “no es requisito” para que un sindicato sea considerado como tal.

Por su parte, el Sipole emitió un comunicado hace unos días, donde afirma: “Somos un sindicato de todo el Poder Legislativo, porque no puede haber tres mundos, tres políticas, tres reglamentos, tres niveles salariales diferentes y no podemos admitir que los derechos laborales de seguridad y salubridad no se cumplan en el Poder Legislativo”.

Y agrega: “Nuestra lucha por ser reconocidos y hacer respetar nuestros derechos no claudicará. Por eso esperamos que las nuevas autoridades no continúen por el camino de la indiferencia ante nuestra existencia. Esperamos realmente que sea la presidenta que asume próximamente (Beatriz Argimón), que quiera salvar al Palacio Legislativo para la posterioridad como símbolo y signo de nuestra democracia y republicanismo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados