PERFIL

¿Quién es "El Gucci"? De los "120 kilos de sabor" a alterar la interna del Frente Amplio

Su carrera política duró tan solo unas horas. Así es la vida del músico que alteró la campaña electoral en medio de denuncias de acoso y tras haber grabado la conversación que tuvo con Daniel Martínez.

El Gucci
"El Gucci", en 2016, en su casa de Neptunia. Grabó su apodo en la ducha. Foto: archivo El País.

Se llama Gustavo Sebastián Serafini Mc Call, pero todos lo conocen como "El Gucci" (por el diminutivo en italiano de Gustavo). Tiene 34 años. Nació en Pocitos, pero a los cuatro se fue al barrio que siente como propio: Palermo. Cuando pudo comprarse su casa, se fue a Neptunia en busca de la tranquilidad que no le ofrece la capital. Aún así le instaló un sistema de 16 cámaras que registran todo lo que ocurre a su alrededor.

Comenzó estudiando en la escuela Francia, de la cual la invitaron a retirarse, y terminó en la Suecia. Fue al liceo número 5 José Pedro Varela y luego al Zorrilla, pero no culminó sus estudios. En quinto, abandonó. 

Hizo de todo. Fue cadete de un supermercado, mozo, bachero y terminó en una fábrica de helados antes de recalar en su pasión: la música. Nunca estudió ni canto, ni armonía, ni métrica. Aprendió todo sobre la marcha y en medio de una carrera que se destapó en un abrir y cerrar de ojos.

Su madre falleció de cáncer en la lengua en 2012 justo antes de que "Los Asesinos del Sabor", su banda, se convirtiera en una de las novedades de la movida tropical. A ella la lleva tatuada en su pierna junto a su padre y son dos hermanos. En los brazos, tiene grabados a tres de sus perros.

A partir de 2014, "El Gucci" se instaló en el mercado musical como marca propia. Pasó de hacer tres shows por noche a tener que estar a las corridas para cumplir entre 10 y 12 compromisos. Temas propios, otros compuestos por su bajista y algunos covers, lo llevaron a sonar en radios y boliches bailables.

Con frases como "Hadouken" y "120 kilos de sabor", que sirvió como una especie de slogan en su carrera, se ganó su lugar en la música uruguaya. 

En un juego de palabras con su estado físico —de sobrepeso— patentó la frase "120 kilos de sabor", aunque la balanza marcaba unos cuantos kilos más... Una tarde se fue a pesar pensando que la misma marcaría 130 y estaba en 166,6. Ahí le cayó la ficha y su cabeza hizo un click. Modificó sus hábitos, empezó a comer sano, hizo deporte y en un año bajó 80 kilos.

"Odio que no haya talles para mí. Detesto no poder vestirme como quiero. Tengo que viajar a Estados Unidos o pedirle al 'Tonga' (Gastón Reyno) que me traiga ropa de allá", contó a El País a mediados de 2016.

"La panza para mí es un tema menor y al mismo tiempo no, porque me molesta sobre todo a la hora de que me den bola las minas. En la foto quieren salir todas, pero cuando hay que chuponear ya empiezan a dudar. Si yo estuviera como antes...con 100 kilos me conformo: ahí ya quedo dable, ¿o no?", agregó.

En las últimas semanas decidió dar un salto a la política, pero la misma duró solo unas horas. "El Gucci" generó un torbellino dentro del Frente Amplio y rompió la calma de la interna.

Su carrera política duró solo unas horas

"El Gucci" contó que hace un mes fue convocado por "un amigo de un amigo" para integrar la lista Baluarte Progresista del Frente Amplio. El domingo anunció que se iba a postular por a diputado y de inmediato aparecieron las críticas por parte de dirigentes del oficialismo, especialmente de los más allegados a Daniel Martínez, en virtud de las acusaciones en redes sociales (sin correlato en la Justicia) por acoso en 2018. También fue tendencia en Twiter con el hashtag #FueraGuccidelFA.

Christian Di Candia, intendente de Montevideo, y Fabiana Goyeneche, directora de Desarrollo Social de la Intendencia de Montevideo, fueron tajantes. "Hay un error del equipo de asesores que le tendría que haber dicho 'mirá que está esta situación'", dijo Di Candia.

Goyeneche, en tanto, sostuvo: "Estuvo vinculado a denuncias relacionadas a acoso y violencia de género, que si bien judicialmente no llegaron a concretar nada específico, al momento de aplicar o no aplicar determinado reglamentos tiene peso y es importante".

Martínez le pidió que baje su candidatura y el músico explotó. Se reunieron en su casa y decidió grabar al candidato del oficialismo "cuando la cosa se puso turbia", dijo. El cantante de plena asegura que los ocho audios y el video son su seguro para que la contraparte “no diga mentiras” y solo los difundiría en caso de que el comando del Frente Amplio dé otra versión de lo sucedido.

Carolina Cosse, exprecandidata, también se sumó a las críticas y dijo que si "El Gucci" grabó a Martínez "es un indicio claro de falta de códigos".

"El Gucci" tiene en su casa de Neptunia un circuito cerrado de 16 cámaras a lo que recientemente sumó micrófonos por la propuesta de casamiento a su novia.

Las cámaras datan de 2016 cuando delincuentes entraron al fondo de su casa y le robaron una piscina desmontable de 5,5 metros de diámetro y 25.000 litros de capacidad.

La misma había sido hurtada por la banda de delincuentes llamada "Los intocables". Pese a que la policía la encontró dos semanas después, "El Gucci" puso cámaras de vigilancia que mantienen constante monitoreo de cualquier movimiento de su hogar.

Gucci
"El Gucci" y su nueva figura. Foto: archivo El País.

Es fanático de Nacional y fue barra brava de Atenas 

El corazón de "El Gucci" late en tres colores. Siempre está pendiente de Nacional y es asiduo concurrente al Gran Parque Central. Participó en varias oportunidades como una de las figuras del Mayo Tricolor y se entrena por la rambla totalmente vestido con la indumentaria del club.

Aunque se alejó en el último tiempo, su corazón en el básquetbol lo tiene en Atenas. "Estaba en la primera línea del scrum, pero nunca vivimos un lío grande. Estaba en el mejunje de la hinchada, pero me encantaba la fiesta en Atenas. Yo era el que organizaba la movida de las bengalas, las banderas y los bombos. Fui referente, pero quedé mal visto. Yo ya no estaba yendo a la hinchada cuando un presidente de Atenas me dijo que yo estaba de vivo, y los demás me seguían a mí", señaló a Montevideo Portal.

En 2009 después del asesinato de Rodrigo Barrios (17 años) y Rodrigo Núñez (15 años), ambos hinchas de Aguada, "El Gucci" decidió dar un paso al costado y se alejó de la barra: "No puedo ser parte de esto (...) Sí hincha, barrabrava, pero delincuente no", dijo.

Ver esta publicación en Instagram

de celeste! Juega uruguay! #mmm @flor_quinley @umbrouruguay

Una publicación compartida de El Gucci (@elguccioficial) el

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error