Las elecciones en el horizonte

El Grupo de los Intendentes sacude la interna nacionalista

Tras varios intentos ahora sí saltan al ruedo político con precandidato presidencial propio.

Los nacionalistas están preparando una campaña electoral que se viene con todo y podría arrancar después del Mundial. Foto: archivo El País.
Nacionalistas están preparando una campaña electoral que se viene con todo. Foto: Archivo

Se metió como una cuña en el corazón de la interna del Partido Nacional. El movimiento denominado "de los intendentes blancos" sale al ruedo, tendrá su propio precandidato presidencial que competirá en la interna de 2019 y sigue expandiéndose a expensas de dirigentes que en su momento fueron electos para cargos públicos por Alianza Nacional, el sector de Jorge Larrañaga.

Con su irrupción terminará la polarización entre Todos, de Luis Lacalle Pou, con sus sectores Herrerismo, Aire Fresco, Espacio 40 y Dale (intendente Carlos Enciso), y Alianza Nacional, el bloque de Larrañaga al que hoy le apoyan los más fieles dirigentes. Esto, también, ha provocado una serie de movimientos internos en el partido.

Esta es la tercera intentona de varios intendentes por formalizarse en un grupo en el partido. Muchos de los participantes dijeron en una reunión esta semana que no hay marcha atrás por una razón fundamental: "quemamos las naves". Y parece que viene con un envión grande ya que fijaron el 23 de agosto para la presentación formal del grupo ante el directorio del Partido Nacional.

Allí pedirán que se forme el comando electoral con representantes de las tres corrientes. Tres días más tarde darán a conocer su propuesta programática y en noviembre se va a nominar al precandidato presidencial que seguramente sea el intendente de Maldonado Enrique Antía, dijeron a El País fuentes del nuevo sector.

Al ruedo.

Al intendente de Tacuarembó Eber Da Rosa le pidieron sus compañeros que se encargará de los aspectos programáticos del nuevo movimiento blanco, y lo hará junto al diputado Pablo Iturralde. Da Rosa es el referente político en ese departamento del diputado Wilson Ezquerra, hoy en Alianza Nacional, pero más fuera que dentro del sector de Larrañaga. Por eso esperan que pronto se sume al grupo de los intendentes con lo cual quedaría formada una bancada de cinco diputados: Iturralde, José Yurramendi (Cero Largo), Elizabeth Arrieta (Maldonado) y Edmundo Rosselli (Colonia), todos escindidos de Alianza.

Fieles a Larrañaga quedan hoy ocho diputados que son Jorge Gandini, Pablo Abdala, ambos de Montevideo, Mario Ayala (Artigas), Nicolás Olivera (Paysandú), Omar Lafluf (Río Negro), Gonzalo Novales (Soriano), Mario García (Lavalleja) y Richard Charamello (Canelones).

La mayoría sigue estando con Lacalle Pou quien no ha perdido fuerza en la Cámara. Hoy tiene 17 en su bancada: Graciela Bianchi, Rodrigo Goñi, Martín Lema, Juan José Olaizola, Gustavo Penadés, Gloria Rodríguez, Jaime Trobo, todos por Montevideo; Amín Niffouri (Canelones), Gerardo Amarilla (Rivera), José Andrés Arocena (Florida), Ruben Bacigalupe (San José), Armando Castaingdebat (Flores), Benjamín Irazábal (Durazno), Alejo Umpiérrez (Rocha), Nelson Rodríguez (Maldonado), Mabel Quintela (Treinta y Tres) y Sebastián Andújar (Canelones). Quintela ingresó a la banca de Edgardo Mier por un acuerdo político, pero esa banca que era de Alianza se la llevó al sector Todos.

El diputado 31 es Álvaro Dastugue que por el momento está con la senadora Verónica Alonso quien, si bien ha mantenido conversaciones con Antía para sumarse a la nueva corriente, aún no ha resuelto nada. En caso de concretar la bancada nueva contaría con seis integrantes.

Intendencias.

La última interrogante en el realineamiento político interno del Partido Nacional es la dirección que tomará Adriana Peña, la intendente de Lavalleja. Se alejó de Larrañaga hace tiempo y busca su perfil. Los informantes dijeron que también ha conversado con los intendentes que procuran sumarla. Desde que se distanció de Alianza, Peña no se lleva políticamente bien con García, el diputado blanco del departamento que permaneció con Larrañaga.

En materia departamental también se puede medir el peso específico de los tres bloques blancos. Así, el sector Todos de Lacalle Pou tiene cinco intendentes que son Fernando Echeverría (Flores), Carlos Enciso (Florida), Carmelo Vidalín (Durazno) y José Luis Falero (San José) y Pablo Caram (Artigas).

Larrañaga (Alianza Nacional) cuenta con dos jefes comunales: Carlos Moreira (Colonia), Dardo Sánchez (Treinta y Tres) —a quien esta semana se lo vio en una foto con el grupo de los intendentes. Agustín Bascou (Soriano) que pertenecía al sector renunció a él.

En el actual esquema, el grupo de intendentes tiene también tres que son Da Rosa (Tacuarembó), Antía (Maldonado), y Sergio Botana (Cerro Largo). Como está dicho Peña (Lavalleja) está sin definirse.

La llegada a la segunda vuelta

El intendente de Maldonado Enrique Antía es uno de los fogoneros del nuevo movimiento nacionalista. Y hasta podría llegar a ser su precandidato presidencial en la disputa interna de 2019. En una entrevista con El País, el intendente fernandino había apoyado tiempo atrás la posibilidad de concretar esa tercera corriente. "Esa nueva vía (el movimiento de intendentes) puede ayudar a que el Partido Nacional consiga ese porcentaje adicional que precisa para ser mayoría y poder acceder al gobierno en un balotaje con el Frente", dijo.

Por un lado músculo y por el otro flaqueza

La nueva agrupación que se formó en el Partido Nacional está conformada por dirigentes de peso en sus respectivos departamentos. Muchos son intendentes y diputados por más de cinco años. Otros son exintendentes. Pero lo concreto es que todos ellos tienen estructura política que en estos tiempos es algo relevante. En Colonia, por ejemplo, el intendente Carlos Moreira está con Alianza Nacional, pero los otros dos dirigentes pesados, el exintendente Walter Zimmer y el diputado Edmundo Rosselli, apoyan al nuevo grupo. En el otro extremo, donde hay flaquezas evidentes es en Montevideo y Canelones. Son los departamentos de mayor electorado y por eso decisivos a la hora de contar los votos. Fuentes del nuevo emprendimiento de los blancos explicaron a El País que por ejemplo en Canelones las líneas están tendidas en dos direcciones. Por un lado hay varios dirigentes barriales que quedaron "sueltos" tras el fallecimiento del diputado Alberto Perdomo. Siempre se caracterizó por tejer un entramado con decenas de listas en el departamento. El otro objetivo es la dirigencia que abandonara al diputado Daniel Peña cuando se fue al Partido de la Gente de Edgardo Novick.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)