CORREDOR HUMANITARIO

Greg Mortimer: después de casi 60 días en aguas uruguayas zarpó rumbo a España

El canciller Ernesto Talvi estuvo ayer en el puerto para despedir al capitán y  su tripulación. El barco estuvo en costas uruguayas después de que se detectaran más de 200 casos de COVID-19. 

Ernesto Talvi saluda al capitán del Greg Mortimer. Foto: Leonardo Mainé.
Ernesto Talvi saluda al capitán del Greg Mortimer. Foto: Leonardo Mainé.

Luego de casi dos meses de una epopeya en el mar el crucero Greg Mortimer finalmente pudo dejar las costas uruguayas. El canciller Ernesto Talvi estuvo ayer por la mañana en el puerto para despedir al capitán del buque en forma personal. “Es un momento muy emotivo, porque de alguna manera todos los uruguayos abrazamos, cobijamos y cuidamos a todas estas personas. Muchos uruguayos trabajaron para que pudiéramos darles la atención que se merecen pero quiero destacar para mí los que son los héroes de esta historia los médicos y laboratoristas que fueron en un buque de la armada para atender cuando todo era un caos. Mi reconocimiento especial a todos ellos”, escribió poco después Talvi en su cuenta de Twitter.

El crucero llegó a tener 200 contagiados de coronavirus e incluso un miembro de la tripulación murió por COVID-19. Los cruceristas provenían de Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos. Todos ellos fueron devueltos a sus países en una compleja y exitosa operación de corredor humanitario que lideró el canciller Talvi y su equipo.

El capitán del crucero Greg Mortimer se despide de Uruguay. Foto: Leonardo Mainé
El capitán del crucero Greg Mortimer se despide de Uruguay. Foto: Leonardo Mainé

En el momento en que se declaró la epidemia a bordo del crucero los puertos de Argentina y Chile le negaron el ingreso a sus respectivas aguas territoriales. El buque con más de 200 personas quedó a la deriva hasta que Uruguay los acogió, permitió hospitalizar a los contagiados más graves y finalmente propició el regreso a sus países. Algo similar hizo después con los miembros de la tripulación que también resultaron infectados.

“El capitán estaba muy emocionado, me dijo que estaba ansioso por volver con su familia, tiene tres hijos chicos y hace 5 meses y medio que no los ve. Dijo que se va a llevar al Uruguay en su corazón”, contó Talvi.

El buque partió con una bandera amarilla (saludable) hacia Las Palmas, España.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados