LA NUEVA NORMALIDAD

Gobierno estudiará propuesta de hoteleros de Punta del Este para que ingresen turistas

El Centro de Hoteles de Punta del Este envió una propuesta a las autoridades para abrir el “turismo de salud” a partir de octubre.

Los hoteles serían garantía para las cuarentenas de los pasajeros. Foto: Gerardo Pérez
Los hoteles serían garantía para las cuarentenas de los pasajeros. Foto: Gerardo Pérez

La crisis, a veces, es una oportunidad. A esa creencia se aferran los hoteleros de Punta del Este, quienes le propusieron al Ministerio de Turismo la venta de una nueva marca país: “Uruguay libre del COVID-19” o, como dicen los técnicos, “turismo de salud”.

El Centro de Hoteles de Punta del Este les envió a las autoridades de Turismo una “alternativa intermedia (entre el cierre total y la apertura masiva) y gradual” para que, a partir del 15 de octubre, comiencen a ingresar turistas al país. Siempre bajo un “estricto protocolo sanitario” -cuarentena y test negativo mediante- y con el objetivo de “no esperar hasta la temporada” estival.

El gobierno había anunciado la posibilidad de que, “en algún momento”, ingresaran turistas. Pero el decreto que impide el pasaje por puestos migratorios a todos los que no son uruguayos -y un puñado de excepciones- sigue vigente y, según los hoteleros, el sector “está necesitando de un impulso, sin conllevar riesgos”, en palabras de Alejandro D´Elia, presidente del Centro y gerente general del complejo Solanas.

La industria del turismo fue de las más golpeadas por la pandemia del COVID-19 a escala mundial. Tanto que Naciones Unidas estimó que las pérdidas incidirían en una caída del 1,5% al 2,8% del PIB mundial. De los más de 80 hoteles que nuclea el Centro de Punta del Este, por ejemplo, “menos de la cuarta parte permanece abierto y el resto ha tenido que cerrar”.

Para que la propuesta sea “ganar-ganar”, los hoteleros le plantearon al Ministerio de Turismo que los propios hoteles sean los garantes de las cuarentenas obligatorias. En ese sentido, a los huéspedes se les exige la reserva de al menos 10 noches de hotel. Ese voucher -siempre de estadía en un hotel que tenga el sello de cumplimiento de protocolo que entregaría el gobierno- serviría de prueba, junto a una declaración jurada, para que el turista pudiera ingresar al territorio nacional.

Eso sí: la entrada al país seguiría con el protocolo sanitario que se le exige a un uruguayo: un test negativo con la técnica PCR con menos de 72 horas antes del ingreso, tres días de cuarentena (en este caso en el hotel) y tras ello un nuevo examen negativo del coronavirus. En caso de que el test fuera positivo, debería continuar la cuarentena hasta que las autoridades sanitarias le permitieran la libre circulación.

Estos últimos hisopados, ya en territorio uruguayo, se harían dentro de las instalaciones del hotel para evitar la circulación del turista. Y los hoteles que no cumplan el protocolo o que permitan la salida de turistas sin el “ok” sanitario, “serán inhabilitados para recibir este tipo de turismo y debidamente penalizados”.

Al menos esa es la propuesta base que los hoteleros enviaron a Turismo y que el gobierno estudiará. El Centro de Punta del Este solicitó, a su vez, una entrevista con las autoridades que podría concretarse esta semana.

Según el subsecretario de Turismo, Remo Monzeglio, la propuesta “a priori parece seria y sensata, pero habrá que revisarla” en el seno del gobierno. El jerarca, quien ha sido una de las figuras más reconocidas en el ambiente hotelero local, dijo que “el turismo de salud” podría ser una alternativa “interesante para atraer a un público más selecto, dispuesto a invertir en el país, bajo estrictas medidas para su propia seguridad sanitaria y la del resto de la población”.

Monzeglio admitió que “es evidente” que la temporada estival no será como las anteriores, pero el Ministerio de Turismo aún no tiene una proyección clara.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados