TRABAJO

El gobierno dice que UPM creará 8.000 empleos directos

Las exportaciones irán de US$1.000 millones a US$1.350 millones anuales.

Foto: Archivo El País
UPM. La segunda planta de la multinacional será la mayor inversión privada de la historia del país y genera respaldo y también fuerte críticas. Foto: Archivo El País

En momentos en que se escuchan con más fuerza cuestionamientos al impacto económico y ocupacional del proyecto para construir una segunda planta de celulosa de UPM en el centro del país, el gobierno elaboró un trabajo que calcula que la inversión incrementará en un escenario promedio las exportaciones anuales del país en US$1.155 millones - que se pueden traducir en una recaudación adicional para el Estado de US$120 millones- y generará cuando esté operativa unos 8.000 puestos de trabajo estables.

En cuanto a las exportaciones se elaboraron tres escenarios asumiendo un precio para la tonelada de celulosa de entre US$500 y US$600 y una capacidad de producción de la planta de entre 2 millones anuales y 2,3 millones anuales (ver cuadro). En principio se espera que la planta tenga una capacidad anual de producción de 2,1 millones de toneladas anuales ampliable hasta en un 11%. Las exportaciones anuales oscilarían entre US$1.000 millones y US$1.380 millones y el promedio sería de US$1.155 millones. En los últimos seis años las exportaciones de UPM se realizaron a un promedio de entre US$500 y US$600 por tonelada.

Los técnicos de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto entregaron a mediados de noviembre al diputado del Partido Independiente, Iván Posada, un informe con simulaciones del impacto del proyecto que asumen distintos escenarios.

El trabajo enfatiza insistentemente en que el proyecto, que comenzaría a construirse el año próximo, dinamizará una zona deprimida del país. “Durante la fase de operación, generará unos 4.000 puestos de trabajo directos e indirectos (los contratados por la empresa y los contratados por proveedores directamente vinculados con la operativa) y entre 3.500 y 4.000 puestos de trabajo inducidos (los generados en diversos sectores de la economía por la mayor demanda de bienes y servicios resultantes de lo anterior), dice el análisis al que accedió El País.

El trabajo indica también que los empleos directos e indirectos que generará el proyecto serán de calidad y requerirán capacitación permanente lo que se reflejará en remuneraciones sensiblemente superiores al promedio de la economía. El promedio será un 5% superior para aquellos puestos que tengan como requisito que la persona haya terminado la escuela, 6,5% para los que requieran educación media y hasta un 140% para los puestos de perfil técnico o profesional.

“En materia de capital humano, es importante señalar que la zona de influencia en la que se desarrollará el proyecto presenta vulnerabilidades relativas, medidas por el promedio de años de estudio y el máximo nivel educativo alcanzado por departamento”, dice el estudio.

Otros beneficios.

El trabajo detalla algunos beneficios ambientales del proyecto de inversión. Destaca, por ejemplo, que la empresa dará apoyo técnico y financiero para fortalecer los planes de mejora de la calidad del agua y dará apoyo económico por US$10,5 millones para el mejoramiento de Paso de los Toros (Tacuarembó) y Centenario (Durazno).

Se proyecta también la construcción, operación y mantenimiento de una terminal portuaria especializada en celulosa y derivados, sus insumos y otros productos forestales en Montevideo a través de un procedimiento competitivo. La empresa presentó una iniciativa privada pero, como establece la ley, se llamará a una licitación seguramente en enero, dijeron a El País fuentes oficiales. La empresa deberá pagar a la Administración Nacional de Puertos tarifas por la mercadería movilizada y un canon por el uso del suelo.

En cuanto a la matriz energética, el proyecto contribuirá a la consolidación de la transformación de la matriz energética ya que se incrementaría en un 10% la producción de energía renovable, a partir de biomasa, agrega el análisis. Los ambientalistas replican que la planta funcionará a fuel-oil y que consumirán más energía fósil que la que vendería en forma de electricidad.

Otros beneficios que el gobierno entiende que traerá la inversión son un Centro Tecnológico Forestal Maderero en Tacuarembó y un Centro Tecnológico en Bioeconomía, un centro de Desarrolllo Empresarial y un Programa de Desarrollo de Proveedores Nacionales. Y la empresa aportaría anualmente a un Fondo de Innovación Sectorial US$1,5 millones anuales durante 23 años.

Los técnicos oficiales creen que otro derrame positivo del proyecto es que mejorará la eficiencia y competitividad del sistema de puertos porque se requerirá profundizar el dragado del puerto de Montevideo. Esto permitirá que completen su carga allí buques graneleras que no pueden hacerlo en Nueva Palmira, que es el otro gran puerto exportador. Esto bajaría el costo de transporte por tonelada y mejoraría la competitividad de las exportaciones.

Obras a menos de 2 metros de los cimientos de algunas viviendas

Vecinos de la zona de Capurro mostraron en el Parlamento su preocupación por la posibilidad de que la construcción y reparación de vías entre Paso de los Toros y Montevideo pedida por UPM afecte los cimientos de sus casas. Por ejemplo, la vecina Victoria Landaberry, dijo que “en la zona de Capurro, entre Uruguayana y Flangini, se va a hacer una trinchera, o sea que además de estar muy cerca de la vía se va a hacer esta construcción de 8 o 9 metros de profundidad a una distancia de menos de 2 metros de los cimientos de nuestras viviendas, que son antiguas, y honestamente no sabemos qué capacidad tienen de resistir ese tipo de obras”.

“En los pliegos el riesgo por movimiento de cimientos está categorizado como alto en esas zonas, precisamente, porque no se conoce la situación”, agregó. Sus casas no han sido estudiadas, señaló.

Sarandí Grande: vías parten la ciudad

La vecina Yanina Borloz dijo en el Parlamento que hay 35.000 personas en el área de influencia de las obras de las vías “que van a ser afectadas y que no tienen idea de lo que va a pasar en su barrio, en su frente, en su fondo o en sus vidas”. Blanca Olivera, residente de Sarandí Grande (Florida, localidad con 7.300 personas) dijo que 1.400 personas firmaron para que la vía sea sacada de la ciudad. “Literalmente, la vía nos divide en dos”, dijo a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)