COMERCIO EXTERIOR

Gobierno dice que por el TLC con Chile se exportarían US$ 15 millones más

Un informe entregado al Frente Amplio habla de un “impacto moderado”.

Michelle Bachelet y Tabaré Vázquez: el presidente firmó en 2016 el acuerdo con el gobierno de la ex mandataria. Foto: archivo El País
Vázquez firmó en 2016 el acuerdo con el gobierno de Bachelet. Foto: archivo El País

Una evaluación del impacto del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile fue enviada ayer por el Poder Ejecutivo al Frente Amplio para acelerar la sanción del acuerdo que genera diferencias dentro de la coalición. En el estudio se asegura que supone el "primer paso hacia un Uruguay más integrado en América Latina y abierto al mundo".

A estas conclusiones llegan los ministerios de Relaciones Exteriores y Economía en un documento que fue entregado al Frente Amplio, como insumo para levantar el cuarto intermedio del Plenario Nacional, que —por 80 en 157 votos— decidió aplazar la decisión hasta contar con un informe de impacto antes de decidir la aprobación parlamentaria del proyecto de ley en cuestión.

En contra de la sanción del acuerdo están el Partido Comunista, Casa Grande (de la senadora Constanza Moreira), la Lista 711, la Liga Federal, el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) y gran parte de las bases. El informe del Ejecutivo pretende disipar las dudas de quienes están en contra del acuerdo firmado en octubre de 2016 por el presidente Tabaré Vázquez y para eso sostiene que traerá beneficios desde el punto de vista económico, político, medioambiental y social para Uruguay.

En el documento, al que accedió El País, se indica que desde el gobierno se apela "a un modelo de inserción comercial cautelosa, pero también audaz e inteligente". Esto, agrega, supone una mirada global de "enfoque realista" y "pragmático".

Con respecto al pedido de que se negocien únicamente preferencias arancelarias para algunos bienes, asegura que si bien hay escenarios que en lo teórico podrían parecer "deseables", en una instancia realista "no están a disposición de Uruguay, ni de ningún otro país".

Importaciones: sumaron US$ 671,3 millones en octubre. Foto: Reuters
Foto: Reuters

"En el mundo, las negociaciones implican alcanzar compromisos regulatorios que refieren a un conjunto amplio de vínculos, en el que se pueden excluir sectores considerados clave por alguna de las partes, y con posiciones ambiciosas en aquellos con gran potencial para los intercambios económicos", señala.

Como en el caso de Uruguay y Chile el comercio recíproco no paga aranceles, la posibilidad de aumentar los valores comercializados pasa por evitar obstáculos técnicos y fitosanitarios, así como por apoyar la participación de las pequeñas y medianas empresas en el intercambio.

Según el estudio de impacto, el mercado chileno resulta "sumamente interesante" para los servicios profesionales uruguayos, para los audiovisuales y de Tecnologías de la información y la comunicación (TICs). Por tanto, se accede a un mercado de 17 millones de habitantes y se gana en sectores que demandan mano de obra calificada y no calificada y pagan sueldos superiores al salario promedio.

En esa línea, el gobierno sostiene que los proveedores de servicios uruguayos podrán acceder al mercado chileno "con claras ventajas" y además se incluyen los beneficios fiscales por tener con este país un acuerdo para evitar la doble imposición que, actualmente se encuentra a estudio del Parlamento de Chile.

Pero para pasar raya, el Ejecutivo realizó una simulación para evaluar el impacto en base a la estimación de un "modelo de equilibro parcial computable" en base al intercambio del año 2017. La tabla evidencia que el impacto de la sanción del TLC con Chile "es muy moderado", dado que la mayor parte de los flujos de bienes, servicios, inversiones y compras públicas ya se encuentran liberalizados.

El presidente pidió priorizar la aprobación del TLC con Chile en el Parlamento. Foto: AFP
 Foto: AFP

Sin embargo, y producto de las medidas de facilitación de comercio en bienes y el mayor acceso en servicios, el acuerdo con Chile produciría un aumento de US$ 15 millones anuales en las exportaciones de bienes. En tanto, si no se aprobara y entrara en vigencia un acuerdo similar entre Argentina y Chile, se exportarían unos US$ 60 millones menos a la vecina orilla.

Por otro lado, el acuerdo con Chile no supone "ningún costo" ni compromete la capacidad regulatoria del Estado uruguayo "en ninguna área o materia considerada estratégica".

Para afirmar esto se sostiene que el Poder Ejecutivo preserva normas de carácter legal o constitucional que suponen restricciones. Esto ocurre en servicios profesionales, de investigación, seguridad, alquiler de aeronaves sin tripulación, editoriales, imprenta, correos, enseñanza y transporte.

En el anexo de reservas a futuro, Uruguay incluyó las siguientes actividades: servicios de distribución de combustibles o relacionados con la agricultura y minería, juegos de azar, artes e industrias culturales y entretenimiento, entre otros. A eso agregan dos puntos más: "las medidas que afecten a los sectores sociales o económicamente en desventaja" y el intercambio comercial con países limítrofes. Asimismo, el acuerdo comercial reserva los sectores identificados como "sensibles" a los efectos de que el país pueda en el futuro adoptar medidas discriminatorias.

El informe de impacto sostiene que "desconocer los acuerdos que están negociando países —que son mercados rivales de nuestras exportaciones— y pretender que la mejora en el acceso a mercados no está sometida a cierto grado de urgencia, son todas formas de conspirar contra la diversificación de la matriz productiva y la incorporación de valor".

"Nada hace más por la peor de las versiones de la primarización de la estructura productiva que una inserción de mala calidad", asegura el informe de impacto sobre el TLC que elaboró el Poder Ejecutivo. Concluye que el acuerdo firmado entre Uruguay y Chile "no es el fin en sí mismo", pero sí una "herramienta y un instrumento que se negocia bilateral o plurilateralmente con otros países para incrementar los intercambios económicos y comerciales de bienes y servicios".

Principales productos exportados son la carne y los farmacéuticos
Foto: Archivo El País

En 2017 se exportaron a Chile US$ 116 millones y se importaron US$ 118 millones desde allí. Los principales productos que Uruguay exporta a Chile son la carne bovina que representó US$ 30,4 millones, los productos farmacéuticos por US$ 20 millones y los concentrados de bebidas (US$ 12,3 millones).

Los principales productos importados desde Chile son los plásticos, el papel, el cartón y los cítricos. Entre 2006 y 2016, las importaciones de servicios en Chile experimentaron un incremento promedio anual de 4,1% lo que implicó una variación mayor a la que tuvieron las exportaciones de 2%.

En el mismo período, el saldo comercial de servicios en Chile mostró un resultado negativo, con importaciones que fueron en promedio 24% mayores que las exportaciones. El informe de impacto elaborado por el Poder Ejecutivo a pedido del Frente Amplio, señala que Chile es un demandante relevante de servicios ya que ocupa el puesto 42 dentro de los principales importadores mundiales. Por esta razón, se entiende que el mercado chileno resulta “sumamente interesante” para los servicios profesionales, principalmente audiovisuales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)