POLÉMICA POR VENEZUELA

El gobierno busca “excusa” para no condenar a Maduro

Oposición dice que Uruguay propone un diálogo inviable con el régimen.

Protestas en Venezuela. Foto: Reuters.
Una de las imágenes más fuertes que han dejado las protestas: una tanqueta atropellando a los manifestantes en abril. Foto: Reuters.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El régimen de Nicolás Maduro en Venezuela sigue como uno de los grandes tema en la campaña para las elecciones del 27 de octubre, y cada vez más la oposición cuestiona el posicionamiento que ha tenido el gobierno de Tabaré Vázquez.

El jueves, México y Uruguay, dos de los pocos países latinoamericanos que no reconocen el líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, divulgaron una declaración en la que reiteran su apuesta por “la vía del diálogo”, en línea con el llamado Mecanismo de Montevideo que se lanzó en febrero pasado en una cumbre con otros países de la región y de la Unión Europea.

“Los Gobiernos de Uruguay y México reiteramos, al igual que lo hicimos el 6 de febrero en Montevideo, que la vía del diálogo y la negociación es la única aceptable para alcanzar una solución pacífica a la situación por la que atraviesa la República Bolivariana de Venezuela”, indica el comunicado.

México y Uruguay afirman también “valorar” la liberación del primer vicepresidente de la Asamblea Nacional venezolana, Edgar Zambrano (ver nota en esta página). “Exhortamos a las autoridades venezolanas a proseguir con los esfuerzos para la liberación de todas las personas que se encuentren en circunstancias similares, en el marco de ese esfuerzo”, subraya la declaración firmada por el canciller Rodolfo Nin Novoa.

Agustín Espinosa. Foto: Archivo El País
Agustín Espinosa, diplomático, Partido Colorado 
“Uruguay y México forman parte de un grupo de países que estimulan el diálogo entre las partes como una solución al problema en Venezuela. Esto es una ratificación que esa línea de política está vigente (...). Los resultados no han sido satisfactorios hasta el momento, el presidente Guaidó se ha excluido de estas negociaciones. No veo que esto sea un paso significativo hacia una solución”.

Para el senador del Partido Nacional Javier García (Lista 40), esta declaración es una “excusa para no condenar (a Venezuela), como ya lo debería haber hecho el gobierno uruguayo por la violación de los derechos humanos y el genocidio que está llevando adelante Maduro y su régimen”.

En diálogo con El País, García recordó el informe de la comisionada de la ONU para los derechos humanos, la expresidenta socialista de Chile, Michelle Bachelet, que denunció torturas y más de 7.000 ejecuciones extrajudiciales por las fuerzas represivas del régimen de Maduro.

“Esto del diálogo es una excusa que busca el gobierno de Uruguay para evitar (una condena) por sus complicidades desde el punto de vista político, económico y comerciales que tuvo durante tantos años” con el chavismo. “A esta altura es insostenible”, afirmó García.

“Llegan al extremo de que Maduro insultó a Nin Novoa hace un tiempo atrás, insultó a Mujica esta semana y el gobierno uruguayo no tiene la dignidad de defender a un expresidente, independientemente de su afinidad del régimen. Se debería condenar la violación sistemática de los derechos humanos y el genocidio que está llevando Maduro y su régimen”, concluyó el senador blanco.

Por su parte, el senador y candidato presidencial por el Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo que “la opción que toma el gobierno uruguayo es proponer un diálogo que sabe que no ocurre”.

“El gobierno de Venezuela no está para negociar, sigue torturando, matando y violando los derechos humanos. La salida para Venezuela tiene que ser pacífica, pero el único camino es con un llamado a elecciones libres. La opción que toma el gobierno uruguayo es proponer un diálogo que sabe que no ocurre. Hay una dictadura corrupta y sangrienta que no quiere dialogar”, dijo Mieres.

Javier García. Foto: Marcelo Bonjour.
Javier García, senador Partido Nacional
La declaración que Uruguay firmó con México “es una excusa para no condenar a Venezuela, como ya lo debería haber hecho el gobierno uruguayo por la violación de los derechos humanos y el genocidio que está llevando adelante Maduro y su régimen. (...) Esto del diálogo es una excusa que busca el gobierno de Uruguay para evitar por sus complicidades” condenar al régimen de Maduro.

“Uruguay y México forman parte de un grupo de países que estimulan el diálogo entre las partes como una solución al problema en Venezuela. Esto es una ratificación que esa línea de política está vigente. Hay más de un mecanismo de diálogo patrocinado, uno es de la Unión Europea, otro por Noruega. Los resultados no han sido satisfactorios hasta el momento, el presidente Guaidó se ha excluido de estas negociaciones. No veo que esto sea un paso significativo hacia la solución del conflicto”, dijo por su parte el embajador Agustín Espinosa, referente en política exterior del candidato presidencial colorado Ernesto Talvi.

“Uruguay quiere una solución pacífica y elecciones transparentes lo más rápido posible para llegar a una solución a este problema. En la OEA se votó la convocatoria al TIAR que Uruguay no votó. No tengo una opinión sobre si se debería haber votado o no el TIAR”, agregó Espinosa.

En el oficialismo hay una clara división sobre cómo pararse ante Maduro. Algunos grupos del Frente Amplio, como el Partido Comunista, se niegan a admitir que en Venezuela hay una dictadura. En cambio, el candidato presidencial Daniel Martínez (socialista), el ministro de Economía Danilo Astori (Asamblea Uruguay) y el expresidente y senador José Mujica (MPP), sí reconocieron que en Venezuela rige una dictadura. Los tres se manifestaron en ese sentido luego del informe de Bachelet sobre las violaciones a los derechos humanos bajo el régimen de Maduro.

Esta semana Maduro dijo al diario brasileño Folha que quienes dicen que Venezuela es una dictadura con “estúpidos”, al responder sobre la posición de Mujica.

Pablo Mieres. Foto: Marcelo Bonjour
Pablo Mieres, candidato Partido Independiente
“El gobierno de Venezuela no está para negociar, sigue torturando, matando y violando los derechos humanos. La salida tiene que ser pacífica, pero el único camino es con un llamado a elecciones libres. La opción que toma el gobierno uruguayo es proponer un diálogo que sabe que no ocurre. Hay una dictadura corrupta y sangrienta que no quiere dialogar”.

Reuniones en NY. 

La próxima semana, en el marco de la Asamblea General de la ONU, se realizarán varias reuniones en Nueva York para analizar la crisis en Venezuela. El presidente Tabaré Vázquez no viajará y estará representado por el canciller Nin Novoa.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, será protagonista de algunas de estas reuniones el miércoles, dos días después de otra en Nueva York entre una veintena de países firmantes del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

Esos países, entre los que está Estados Unidos, tendrán que decidir cómo presionar a Maduro -si rompen las relaciones diplomáticas y económicas, o si van más lejos y decretan un bloqueo al transporte naval y aéreo-, aunque fuentes diplomáticas consultadas por EFE creen que no hay votos suficientes para aplicar el TIAR.

Uruguay no apoyó la activación del mecanismo del TIAR. Según el canciller Nin Novoa, con la activación del TIAR lo único que se busca es “darle legitimidad a una intervención armada” en Venezuela.

Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, República Dominicana y Venezuela (representada por un delegado de la oposición), todos países que no reconocen a Maduro, votaron a favor de activar el TIAR. Costa Rica, Panamá, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay se abstuvieron, en tanto estuvieron ausentes Bahamas y Cuba.

El régimen acuerda con sector opositor

El régimen de Nicolás Maduro inició conversaciones con un sector de la oposición, excluyendo a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y reconocido por la comunidad internacional como mandatario en funciones.

Como fruto de esas conversaciones, el martes fue liberado Edgar Zambrano, vicepresidente de la Asamblea Nacional. Detenido el 8 de mayo por respaldar la fallida rebelión militar contra Maduro del pasado 30 de abril, Zambrano abandonó Fuerte Tiuna, principal complejo militar del país en Caracas.

“Mi prisión fue injusta, violatoria de la inmunidad parlamentaria, de los derechos humanos”, dijo Zambrano, de 64 años, vestido con camisa blanca, en su primera declaración a periodistas.

En la liberación de Zambrano estuvieron presentes Francisco Torrealba, miembro de la oficialista Asamblea Constituyente, y el diputado Timoteo Zambrano -hermano del liberado-, ambos participantes de la mesa de acuerdo con el régimen.

Según el fiscal general, Tarek William Saab, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó la liberación como parte de “acuerdos parciales” suscritos el lunes entre el régimen y partidos opositores minoritarios al margen de Guaidó.

Según la ONG de derechos humanos Foro Penal, existen unos 478 presos políticos en Venezuela.

“La liberación de Zambrano y los presos políticos es una victoria de la presión ciudadana, internacional e informe Bachelet, no una ‘gentileza’ de la dictadura”, escribió Guaidó en su cuenta de Twitter.

El pacto fue firmado un día después de que Guaidó declarara “agotado” el diálogo que representantes suyos y de Maduro mantenían desde mayo con la mediación de Noruega en Barbados.

El líder opositor fue ratificado el martes como presidente hasta que “cese la usurpación” por parte de Maduro. Guaidó reiteró que el régimen abandonó las conversaciones por su negativa a celebrar nuevos comicios presidenciales y no en rechazo a las duras sanciones de Estados Unidos, como asegura Maduro.

Analistas venezolanos como Andrés Cañizalez consideran que el pacto entre Maduro y un sector opositor busca “desplazar” a Guaidó. A su juicio, el acuerdo dilata la solución de la crisis y le da a Maduro “garantías de permanecer en el poder”.

Maduro a Rusia en octubre

Nicolás Maduro visitará Rusia “pronto”, anunció ayer viernes el Kremlin.

“La visita está siendo planeada”, dijo el portavoz del presidente Vladimir Putin, Dimitry Peskov. “Y se llevará a cabo bastante pronto”, añadió, negándose a proporcionar fechas precisas. La visita de Maduro esta prevista para principios de octubre, informó la agencia de noticias Interfax. Moscú será sede del foro anual sobre energía del 2 al 5 de octubre pero no estaba claro si Maduro asistiría. El presidente venezolano visitó por última vez Moscú para dialogar con Putin en diciembre de 2018.

Afectado por los bajos precios del petróleo, la mala gestión y el impacto de las sanciones estadounidenses, Venezuela está en caída libre y Maduro está buscando el apoyo de sus aliados. Rusia es el segundo mayor prestamista de Venezuela después de China.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados