Cerro Largo

Glenda Rondán niega amenaza política en Centro MEC de Melo

Una exdirectora fue cesada porque “perdió el concurso”.

Rondán admitió cena, pero negó injerencia política. Foto: Archivo El País
Rondán admitió cena, pero negó injerencia política. Foto: Archivo El País

A la exdirectora de Centros MEC en Melo, Mónica Botti, la echaron porque "perdió el concurso" y no porque se haya negado a "militar a favor del Frente Amplio". Con estas palabras, Glenda Rondán, directora Nacional de Centros MEC, rechazó las versiones de la exfuncionaria sobre el motivo de su cese.

En octubre de 2017, Botti escribió en su blog que la habían cesado del cargo porque se había negado a poner el MEC al servicio del Frente Amplio, involucrando al diputado oficialista Alfredo Fratti, a la ministra María Julia Muñoz y a la propia Rondán.

Según aquella versión, los tres jerarcas la habrían presionado en una cena en un restorán de Melo, antes de uno de los Consejos de Ministros desarrollado en ese departamento.

Ante la negativa de Botti, que según ella fue frenteamplista desde que votó por primera vez, la cesaron, habiendo aprobado el concurso.

Luego del cese de la relación laboral, Botti inició acciones judiciales contra el MEC ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo al entender que fue mal cesada.

Rondán dijo ayer en Melo que no ha hablado aún con los medios de Montevideo porque decidió viajar a esa ciudad a contar a los locales esta realidad. Fue así que negó que haya habido una orden expresa para que Botti o cualquier funcionario o coordinador de los Centros MEC trabaje en política.

"Eso es una barbaridad (...) los coordinadores tienen prohibido ir a la mesa política del Frente Amplio porque ellos no son funcionarios de particular confianza, ellos son funcionarios que concursaron".

El periodista Leonardo Haberkorn había revelado el caso en El Observador e incluso había contado con el testimonio de Fratti, quien "admitió que a Botti se le ordenó que coordinara su actividad con él".

En su artículo, el periodista agrega otra denuncia, la de la excoordinadora de los Centros MEC en Rocha, Ana Giménez, la que renunció luego de que se le ordenara "trabajar para un triunfo del Frente Amplio".

Pero Rondán, en su visita a Melo, explicó que "de la puerta para afuera de los organismos pueden militar en el partido que se les antoje, de hecho no todos los coordinadores son del Frente Amplio".

Al respecto, citó dos ejemplos: "Hay un coordinador que para poder ser coordinador del ministerio de Educación y Cultura del departamento de Florida, Daniel Ayala, tuvo que renunciar a la mesa del Frente Amplio", afirmó Rondán.

"Existe otro caso de otro coordinador de Colonia, Fernando Magdalena, que salió electo como presidente de la mesa entonces tuve que decirle: ¡Bueno querido, los Centros MEC o la mesa!".

Sin embargo, un tercer testimonio que recogió Haberkorn, el de la excoordinadora de Canelones, Lourdes Nuñez, sostenía que "el proyecto empezó a transformase en una cosa diferente: hubo más centralidad, menos autonomía, más énfasis en un perfil más cercano a lo político".

Rondán no quiso opinar al respecto y se limitó a atacar a la exdirectora de Melo: "Mi antecesor me había dicho que la señora Botti no trabajaba bien, pero yo soy una persona que doy oportunidades, porque a la gente hay que darle oportunidades, tanta oportunidad le di que la invité a trabajar en Montevideo conmigo y la verdad no funcionó".

Botti prefirió no hacer declaraciones hasta que llegue a Melo su abogada, quien está llevando adelante el litigio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)