ENCUESTA

El 36% de los funcionarios estatales cree que trabaja en exceso

Además, un 51% de los funcionarios en la Administración Central y un 57% en los entes considera el ausentismo laboral como “un desafío” para su organismo.

Conrado Ramos, director de la Oficina de Servicio Civil, en conferencia de prensa. Foto: Archivo El País
Conrado Ramos, director de la Oficina de Servicio Civil, en conferencia de prensa. Foto: Archivo El País

Mientras el Poder Ejecutivo trabaja en su plan de “revivir” la carrera administrativa en el Estado, una encuesta presentada ayer por la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC) y el Banco Mundial indicó que casi un 40% de los funcionarios públicos sienten que tienen una carga laboral excesiva, solo el 27% de los empleados de la administración central está satisfecho con su salario, y uno de cada cuatro del total de los consultados buscó trabajo en el sector privado en los últimos dos años.

Además, al tiempo que un 64% cree que sería bueno aumentar la movilidad en el sector público, un 51% de los funcionarios en la Administración Central y un 57% en los entes considera el ausentismo laboral como “un desafío” para su organismo, según señala un estudio elaborado a partir de una encuesta formulada por Presidencia y el organismo multilateral a la que contestaron 10.000 funcionarios públicos.

El informe al que accedió El País recordó en ese mismo pasaje un estudio sobre el uso de licencias médicas en el Estado referido a que el porcentaje de vínculos laborales que tomaron licencia médica en la Administración Central se elevó del 28% al 42% de 2016 a 2019, y el promedio de días de licencia médica por funcionario certificado pasó de 23 a 38.

“Los funcionarios mismos ven al ausentismo como un problema. Cuando mucha gente está certificada eso repercute en quién no lo está”, dijo ayer el director de Servicio Civil, Conrado Ramos.

La tasa de respuesta de la encuesta fue del 29%, sobre un total de 40.000 funcionarios de la Administración Central, Ancap, Antel, OSE, UTE y el Inau. Fueron contactados para que contesten las preguntas bajo un enfoque de censo. La participación fue voluntaria.

Según el informe, el 36% de los funcionarios públicos sentía que tenía una carga laboral excesiva antes de la pandemia. En tanto, también previo a la emergencia sanitaria, la “amplia mayoría” de los funcionarios (71%) creía que lograba mantener un equilibrio adecuado entre su vida y su trabajo. Sin embargo, la cifra cayó a un 52% durante la pandemia.

El documento también afirma que los funcionarios perciben “como un problema” las “rigideces para moverse entre organismos”. Aunque las reglas que regulan la carrera es la misma en todos los ministerios, las posibilidades de ascenso se dan solo dentro del inciso en el que se trabaja.

Con base en la encuesta, casi seis de cada 10 de los funcionarios consideran que no es fácil obtener traslados a otros organismos, y la mitad cantidad opinó que el proceso para esto no es claro ni transparente.

En tanto, el 40% manifestó que le gustaría moverse a otro organismo, y seis de cada 10 se dijeron favorables a aumentar esa movilidad.

El estudio llegó mientras Servicio Civil avanza en una nueva escala salarial en el Estado, “para que la misma ocupación se pague igual en todos lados y no esté atada a mil compensaciones”, dijo Ramos.

Según aseguró, la encuesta es un insumo más para promover durante la Rendición de Cuentas del próximo año cambios en la estructura salarial del Estado para que estén vigentes desde 2023. El Poder Ejecutivo promoverá movilidad entre ministerios y además prevé habilitar concursos para que haya más ascensos.

En cuanto a las evaluaciones de desempeño, Ramos dijo que habrá criterios más específicos. “Hay evaluaciones rutinarias que se hacen a ojo y por lo general todo el mundo está calificado con el máximo”, sostuvo.

Los encuestados expusieron reparos sobre la equidad de los procesos de promoción en la función pública. Con respecto a los factores que influyen en los ascensos, el 66% dijo creer que los méritos o el desempeño son factores relevantes para ascender, sin embargo, un 36% consideró que los contactos políticos o personales son relevantes.

En la administración central, el 27% está satisfecho con su salario y el 12% dijo que se otorgan de manera justa. Por su parte, el 43% señaló que los indicadores de desempeño no están bien definidos.

La encuesta marca que los funcionarios tienen un alto nivel de satisfacción (75%), pero al mismo tiempo enfrentan riesgo de desmotivación. Mientras el 33% no cree que su trabajo le permita desplegar todo su potencial, el 34% no se siente valorado por su organismo. En tanto, el 28% quiere dejar su organismo en los próximos dos años y el 25% buscó trabajo fuera del sector público.

Los consultados advirtieron que “el sistema actual no es eficaz para seleccionar a los candidatos más competentes para trabajar en su organismo, dado que solo un 36% consideró que su organismo selecciona a los más aptos”, dice el documento.

Al promediar su presentación de ayer en la Torre Ejecutiva, el director de Servicio Civil dijo que “la carrera administrativa está muerta”. “Lo que estamos tratando de hacer es revivirla, dándole sangre a esa carrera. Sería el ideal tener una movilidad absoluta, pero vamos a empezar a darle movilidad a la administración central y que valga lo mismo una ocupación en Industria que en Turismo”, dijo Ramos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error