LA COLUMNA DE PEPEPREGUNTÓN

Frío, frío

La reciente ola de frío polar que estremeció al país provocó la muerte de dos personas que se encontraban en situación de calle.

No es la primera vez que algo así sucede. Y todos tenemos claro que, lamentablemente, no será la última. Pero, ¿acaso debe el Estado, como tal, resignarse a que estas cosas sucedan cada invierno? ¿No hay nada que se pueda hacer para, al menos, intentar reducir al mínimo la posibilidad de que estas tragedias se repitan?

Ha quedado claro que al presidente de la República le preocupa que fumemos tabaco, que le agreguemos sal a la comida, que abusemos del alcohol y que nos volvamos obesos. Y eso está bien. ¿Y que haya cada vez más uruguayos que vivan en la calle, y que mueran o enfermen gravemente como consecuencia de los intensos fríos? ¿Eso no es perjudicial para la salud? Claro que lo es. Pero el presidente no habla de ello. Quizá crea que si lo hiciera, si formara una comisión para analizar alternativas para buscar una solución para este problema, los uruguayos pondríamos la mirada en una situación dramática que quince años de gobierno del Frente Amplio no han siquiera encarado: la del creciente número de uruguayos que vive en la calle.

Por fortuna, no todo está perdido. El intendente de Canelones, Yamandú Orsi, reaccionó tras la segunda muerte de una persona por hipotermia. El jefe comunal canario, que pertenece al MPP, pidió a la Justicia que considerara si es posible aplicar la Ley de Faltas a quienes no aceptan ser sacados de la calle en las noches de frío extremo. Le respondieron que no.

“Vuelve a ponerse sobre la mesa el viejo tema aquel de la libertad a morir de frío o la obligación del Estado de que esas cosas no pasen. Con la herramienta que sea, el Estado tiene que hacerse cargo”, sostuvo Orsi tras el pronunciamiento judicial. Y vaya que tiene razón.

El presidente, que parece estar contando los días para terminar el segundo mandato, siguió sin reaccionar. Tampoco el Mides.

En estas horas ha ingresado al Parlamento un proyecto de la Vertiente Artiguista que busca prohibir a las personas dormir en espacios públicos y que propone que quienes sean encontrados durmiendo en la vía pública sean trasladados a refugios del Mides. Y ya aparecen voces comunistas y socialistas contrarias a la iniciativa y a que se saque por la fuerza a alguien de la vía pública.

Como suele ocurrir, mientras los legisladores discuten pasarán los peores fríos y llegará la primavera. Y todos (no solo los políticos) nos olvidaremos del tema. Hasta el próximo invierno. La próxima ola de frío polar. Y la próxima víctima.

¿No deberíamos los ciudadanos, los que tenemos la fortuna de pasar los inviernos bien abrigados y alimentados, y contamos con un plato de comida caliente a mano y una cama bien arropada para pasar la noche, empezar a reclamar de una buena vez que alguien haga lo que deba hacerse para que estas cosas no pasen?

¿No deberíamos preguntar a los candidatos a gobernarnos desde 2020 qué van a hacer con relación a este tema?

¿O que mueran compatriotas de frío tampoco nos importa tanto?

elpepepregunton

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error