ELECCIONES 2019

Frente Amplio tras el voto “volátil” que definirá la elección

De cara a octubre se busca captar otro 10% del electorado.

Banderolazo Frente Amplio. Foto: Leonardo Mainé.
El Frente Amplio hizo gala el domingo de que todavía es capaz de movilizar varios miles de adherentes y es optimista. Foto: Leonardo Mainé.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

A poco más de un mes de la elección, el “banderolazo” del pasado domingo en la rambla devolvió la confianza a los frenteamplistas sobre que hay un “repunte” en Montevideo y hay quienes no descartan la posibilidad de ganar con mayorías parlamentarias. En este último tramo, la campaña de la coalición de izquierda se enfoca ahora en captar el 10% del electorado que definirá esta elección.

Este sector es “el más volátil” y probablemente no el más formado. Fuentes del FA dijeron a El País que este electorado elige “sobre la base de la confianza” y por eso se apunta a generar empatía con el candidato oficialista Daniel Martínez y su compañera de fórmula Graciela Villar.

Un punto no menor en este escenario es la movilidad que existe dentro del electorado. Hay “movimientos” que según el razonamiento efectuado por el analista político Agustín Canzani no tienen antecedentes de este tipo en campañas desde el año 1994. Esto abarca tanto al Frente Amplio, como a Cabildo Abierto y a los colorados. A su vez, se presume que votantes de izquierda que se habían ido con el nacionalista Juan Sartori están regresando a filas oficialistas, señalaron varias fuentes.

La estrategia que se lleva adelante desde el comando de Martínez pasa por reafirmar la existencia de dos proyectos de país: un bloque “conservador y neoliberal” que entienden lo representa la oposición por medio de la llamada coalición multicolor y otro progresista encabezado por el Frente Amplio en conjunto con UNIR, del diputado Fernando Amado.

En esta etapa, la campaña pasa por brindar certezas del camino recorrido en 15 años de gobierno frentista y eso lo transmite Martínez en sus discursos cuando defiende la gestión económica y niega la existencia del llamado “viento de cola” como elemento clave del crecimiento económico.

Con respecto al cambio que se promueve por parte de la oposición se trata de transmitir la idea de que supone “un salto al vacío”.

A nivel de redes, la campaña se enfoca en debilitar a la oposición con salidas programadas sobre determinados temas. La táctica de “pegar en el mismo clavo” o con los mismos temas fue propuesta por el presidente de la coalición Javier Miranda, indicaron las fuentes. Un ejemplo de esto fue la salida de dirigentes oficialistas cuestionando al candidato a vice del Partido Colorado Robert Silva, a quien se lo acusó de estar en los dos lados del mostrador al trabajar en la constructora Teyma y al mismo tiempo ser secretario general de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua. También en redes se replicaron dichos del nacionalista Luis Lacalle Pou, cuando señaló que “la no alternancia” en el poder es “dictadura”.

Más allá del Twitter, la mirada de los frenteamplistas se concentra en el debate que se realizará el 1° de octubre entre Martínez y Lacalle Pou. La instancia se dividirá en cuatro bloques: economía, seguridad, desarrollo humano y futuro.

Los frenteamplistas organizarán una “movida” para que los militantes se junten a presenciar el debate. La instancia es “muy importante” y puede ser clave a la hora de entusiasmar el electorado y señalar los posibles errores del candidato opositor, afirmaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)