LA RECTA FINAL

El Frente Amplio retomó el crecimiento, pero “sigue en desventaja”

Encuestas de cara a las elecciones 2019: las cinco consultoras coinciden en la tendencia aunque varían las cifras.

Banderolazo Frente Amplio. Foto: Leonardo Mainé.
Banderolazo Frente Amplio. Foto: Leonardo Mainé.

El miércoles 11 de setiembre, a la hora en que buena parte de los uruguayos apronta la cena, la consultora Factum anunciaba que el Frente Amplio lidera la carrera electoral con 39%. Los colorados, ubicados en un tercer puesto, más que duplican a Cabildo Abierto. Dos semanas después, también un miércoles alrededor de una hora similar, la empresa Opción dijo que el oficialismo está a la cabeza, pero con 30% y que el Partido Colorado y los de Manini Ríos empatan. ¿Cómo es posible?

El orden de los factores a veces altera el producto. Porque más allá de la estadística pura, detrás de una encuesta de opinión pública yace el esfuerzo de entender cómo los valores y creencias de una persona se irán a traducir en un comportamiento, en un voto dentro de una urna. Y para eso importa hasta el orden de las preguntas.

Pero antes de las diferencias, vale un repaso de las coincidencias. Las últimas encuestas de intención de voto hacia octubre, realizadas por las cinco consultoras que integran la Cámara de Empresas de Investigación Social y hacen este tipo de mediciones, muestran que habrá balotaje, un Parlamento sin mayorías y más fragmentado que el actual.

“Las encuestas son consistentes en reflejar el cambio de humor del electorado”, dice el cientista político Alejandro Guedes. Hace un año y medio, cuando la administración de Tabaré Vázquez apenas superaba la mitad de su mandato, “había un tercio del electorado con indecisión: todo un récord”.

A un mes de los comicios, sin embargo, el porcentaje de indecisos “está dentro de la norma”, había dicho el sociólogo Ignacio Zuasnabar, de la consultora Equipos. Pero por más que se haya achicado esa población dudosa, en ellos recae buena parte de la explicación de las diferencias de resultados de las encuestas.

Las últimas mediciones de las cinco consultoras coinciden en que el partido de gobierno “retomó su crecimiento”, dice Guedes. Eso “distancia al oficialismo del Partido Nacional que permanece estable”. Pese a esa alza, explica el politólogo, “de cara a una segunda vuelta la ventaja la mantiene la oposición, el Frente sigue en desventaja, y será clave ver cómo avanzan las mediciones de octubre”.

Cuando las empresas de investigación proyectan los indecisos, como hace Factum, el Frente Amplio tiende a crecer más. Y cuando a los entrevistados se les hace solo una pregunta, cerrada (con opciones) y sin distribuir los indecisos, el partido de coalición de izquierda puntúa menos.

Sucede que entre los indecisos están aquellos que, antes de responder la encuesta, piensan: “mejor me callo”. Ese “espiral de silencio”, como se conoce al fenómeno en las ciencias sociales, suele estar mayormente compuesto por aquellos que votarían al partido que está en el gobierno pero que, como tienen reparos, se avergüenzan de decirlo (voto vergonzante).

El “espiral de silencio” fue uno de los elementos que más perjudicó a las encuestadora argentinas en sus mediciones de las PASO, en agosto.

Cuando entre el entrevistado y la pregunta media un encuestador, es más probable que aquel avergonzado mantenga el silencio. En las redes sociales, en cambio, es más factible su cuantificación. Tal vez por eso Radar, la única de las consultoras que basa su medición 100% en Internet, es la que más alto le da al oficialismo (40%).

“La remontada del Frente”, en la que coinciden todas las encuestas, “podría ser la carta ganadora para persuadir indecisos”, explica Guedes. “Hay electores dudosos que suelen inclinarse por quien, según las encuestas, no va a ganar; pero otros se dejan llevar por el ánimo del que lleva ventaja”.

El Partido Colorado, en eso también hay consenso, ha caído. “La competencia entre Ernesto Talvi y Julio María Sanguinetti favoreció a los colorados, hubo un empujón tras las internas y luego un retroceso”, dice Guedes. Esa baja de intención de voto queda más evidenciada en los sondeos que salieron más tarde al campo: Equipos y Opción (en ambos mide 12%). Lo contrario sucede con Cifra y Factum que realizaron la encuesta casi dos semanas antes y el PC puntúa 18%. ¿Qué puede haber influido? La ausencia de Talvi por el “pinzamiento” y sus dichos sobre el desempleo.

El voto castigo

En la última medición de Cifra no figura porcentaje de votantes “en blanco o anulado”, esos que por convicción o enojo prefieren no apoyar a ningún candidato. Sucede que la consultora hace una doble pregunta, una de ellas poniendo al encuestado en un rol decisivo, y sitúan a esos votos en los indecisos. Pero en esta elección, el voto castigo podría ser otro: el crecimiento de Cabildo Abierto. Es que todas las encuestas muestran a este partido como “revelación” y que ha captado electorado de todos los colores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)