RELACIONES EXTRAPARTIDARIAS

El Frente Amplio se queja por "diálogo cortado" en el Parlamento

“El Parlamento no está jugando un papel porque no hay casi diálogo. No hay ninguno”, dijo a El País la senadora Lucía Topolansky.

Palacio Legislativo. Foto: Fernando Ponzetto.
En el Frente Amplio se quejan del poco espacio que da el oficialismo en el Parlamento. Foto: Fernando Ponzetto.

El Frente Amplio se puso el traje de oposición hace nueve meses y hoy entiende que el diálogo con el oficialismo está “cortado” o se tiene “nula incidencia” en la agenda legislativa.

“El Parlamento no está jugando un papel porque no hay casi diálogo. No hay ninguno”, dijo a El País la senadora Lucía Topolansky del Movimiento de Participación Popular (MPP).

La exvicepresidenta colocó como ejemplo la negociación para renovar dos ministros de la Suprema Corte, que no avanza. Se precisan mayorías especiales para aprobar los dos nuevos nombres y ya empezó a correr el plazo de 90 días, pero no hay acuerdo. “No veo entusiasmo en la negociación”, resumió.

“Ellos precisan nuestros votos, tienen que venir a negociar. Antes nos reuníamos uno por partido o dos por partido y estábamos horas y al final lográbamos acuerdo”, indicó. En setiembre de 2022 vence el plazo para definir el nuevo fiscal de Corte (en lugar de Jorge Díaz) y Topolansky entiende que si no se abren las puertas para una negociación “quedarse sin fiscal es complicado”.

La incógnita es si en el Presupuesto hay espacio para modificaciones, ya que el Frente presentará una serie de planteos. Para Topolansky, el problema reside en que blancos, colorados y cabildantes tratan de negociar “de forma cerrada”, es decir a su interna primero y luego con el FA, y como consecuencia de esta lógica “el Parlamento pierde discusión”.

A su vez, la senadora del MPP se quejó de la falta de respuesta a pedidos de informe que cursó tanto al Ministerio de Vivienda, como al Mides, lo cual entiende es “bastante desmoralizante”.

“Con el diálogo tan cortado se hace difícil, igual de todos modos vamos a trabajar”, dijo.

Consultado por El País, el senador de Asamblea Uruguay José Carlos Mahía señaló que si bien desde su punto de vista “hay buen diálogo” se tienen pocos resultados y “la capacidad de incidencia es nula (...) Hay cosas puntuales, pero por ejemplo el tema de la UAM lo movimos nosotros”, dijo en relación al acuerdo alcanzado sobre la gobernanza de la Unidad Agroalimentaria Metropolitana.

“Tengo la impresión de que la coalición se está encerrando en sí misma”, señaló Mahía. El senador dijo que desde su punto de vista esto se está dando desde que se discutió el desafuero de Guido Manini Ríos.

Sin reproches. 

El coordinador de la bancada de senadores del Partido Nacional Gustavo Penadés dijo a El País que le sorprende el planteo de Topolansky, porque “la intención desde el primer día es conversar con el Frente Amplio”.

“Mantenemos diálogo en la diferencia. Tenemos claro que hay cosas en las que no nos vamos a poner de acuerdo, pero que es imprescindible tener un diálogo permanente con el principal partido de la oposición”, señaló. Como ejemplo, dijo que en el tratamiento de la ley de urgente consideración se tuvieron en cuenta los diferentes aspectos de régimen de trabajo solicitados por el Frente.

Penadés aseguró también que “no fue poca cosa” llegar a un acuerdo en la integración del Frente en los entes autónomos y servicios descentralizados, lo que posibilitó la aprobación de las venias. Con respecto a la negociación para designar a los nuevos ministros del Poder Judicial, Penadés dijo que en el oficialismo “hay voluntad” de acordar. “Estamos esperando la propuesta del Frente. Quedamos en avanzar en las designaciones del quinquenio, que abarque lo del 2022”, afirmó el senador nacionalista.

En ese marco, insistió que la voluntad de negociar está “por la razón del artillero”, ya que se necesitan los votos de todos los partidos políticos para aprobar las venias. En relación con el Presupuesto, Penadés dijo que en los gobiernos del FA se negoció internamente primero y en este período se busca cambiar eso, como ejemplo citó la libre importación de combustibles. Con respecto a las demoras en contestar pedidos de informe señaló que se puede caer en la tentación de decir “que en el pasado era peor (...) Lo que complica el diálogo es entrar en una política de reproches, nosotros no estamos en ese camino”, acotó.

Cuestionan a Larrañaga

La primera interpelación del Frente Amplio se votará formalmente en las próximas semanas al ministro del Interior Jorge Larrañaga.

No hay una sola razón, la izquierda cuestiona desbordes en operativos policiales y asegura que “hay números que no cierran”.

“¿Qué pueden embromar unos pibes de Castillo?”, preguntó la senadora Lucía Topolansky sobre un incidente con la Policía en la localidad de Rocha. A su vez, habló de lo sucedido en plaza Seregni en los términos de que “a un vecino le molestó la música de los tamboriles y armó un desastre (...) Es medio desproporcionada”, concluyó sobre la respuesta policial y eso entiende debe ser aclarado por Larrañaga en el marco de su interpelación en el Senado. “Con una fiesta clandestina te podés agarrar pero no te agarres con pibes que están en una plaza. Lo que queremos es aclarar el panorama con Larrañaga”, afirmó. La exvicepresidenta aseguró que “hubo mil cosas para llamarlo a sala” a Larrañaga, pero se cuidó la herramienta. “El único que hizo un llamado a sala fue la propia coalición contra sí misma y eso lo tiene que registrar el gobierno, porque la prolijidad nuestra ha sido franciscana”, añadió con respecto a la interpelación que se prepara desde el FA.

Además, Topolansky se refirió a la remoción del jefe de Policía Erode Ruiz: “Ponerle intención a la colaboración porque es del Frente Amplio es un poquito duro y está pasado un poquito de rosca”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados