CONTRAPUNTO POLÍTICO

El Frente Amplio fustiga al gobierno por la crisis sanitaria

“La sensación que tenemos es que no hay un plan”, declaró el presidente del partido de oposición, Javier Miranda. Se aplica una “serie de medidas que van presentándose por cuentagotas”, agregó.

Equipo liderado por Vázquez aún no desarrolló el plan estratégico contra el coronavirus. Foto: Francisco Flores
Equipo liderado por Vázquez aún no desarrolló el plan estratégico contra el coronavirus. Foto: Francisco Flores

El Frente Amplio salió ayer a rechazar la forma en que el gobierno está enfrentando la crisis sanitaria. “La sensación que tenemos es que no hay un plan”, declaró el presidente del partido de oposición, Javier Miranda.

Además, consideró que se aplica una “serie de medidas que van presentándose por cuentagotas”, y apuntó que algunas de las medidas del gobierno han resultado “notoriamente insuficientes”. En tanto, retrucó que el Frente Amplio sí presentó “30 medidas articuladas” para hacer frente al impacto del coronavirus en Uruguay.

Por otro lado, Miranda aclaró que ayer habló con el expresidente Tabaré Vázquez. A fines de marzo se anunció que el exmandatario coordinaría un grupo de técnicos para elaborar un “plan estratégico” para afrontar la emergencia sanitaria en curso.

La iniciativa fue presentada por Miranda al presidente Luis Lacalle Pou. Sin embargo, hasta el momento no se conocen resultados sobre el trabajo o si fue convocado o no el equipo que lideraría Vázquez.

“Habíamos anunciado que eso se conocerá cuando surjan, precisamente, resultados. El tipo de trabajo justifica que no se esté consultando todos los días. Estamos esperando esos resultados para dentro de unas semanas”, afirmó.

Además, Miranda consignó que ayer habló sobre el punto con Vázquez, quien ocupa el cargo de presidente honorario del Frente Amplio.

Ley de urgente consideración.

Mientras tanto, el Frente Amplio viene analizando todas las medidas posibles contra la ley de urgente consideración (LUC). No descartan llevar la norma a una consulta popular o presentarse ante la Suprema Corte de Justicia para impulsar la declaración de inconstitucionalidad. Para ambas acciones la ley tiene que estar aprobada por el Parlamento y reglamentada por el Poder Ejecutivo.

Miranda señaló que algunos legisladores han manifestado su idea de promover acciones de referéndum para la anulación de la LUC, como el senador comunista Óscar Andrade, porque “están dentro de la Constitución y porque además tenemos experiencias” para “impedir la desmonopolización del refinado de petróleo de Ancap, por ejemplo”, añadió.

Desde hace varias semanas la oposición viene anunciando acciones de inconstitucionalidad. Ayer Miranda remarcó en rueda de prensa que con la presentación de la LUC “hay un problema de oportunidad, de contenido y constitucional”.

El prosecretario de Presidencia, Rodrigo Ferrés, en el Parlamento para entregar el proyecto de la LUC. Foto: Gerardo Pérez
El prosecretario de Presidencia, Rodrigo Ferrés, en el Parlamento para entregar el proyecto de la LUC. Foto: Gerardo Pérez

“La inconstitucionalidad más importante es la utilización de un mecanismo constitucional con un fin que no está previsto en la Constitución”, aseguró el dirigente opositor.

En esa línea, el presidente del Frente Amplio considera que “hay un desfasaje entre lo que prevé la norma, para qué lo utiliza el mecanismo de urgente consideración y para qué efectivamente se utiliza. Ahí está la inconstitucionalidad, nosotros creemos que hay un apartamiento del régimen constitucional del artículo 168 por promover dentro de una ley de urgente consideración 502 artículos en este momento, en materias tan variadas".

Sobre el punto el expresidente Julio María Sanguinetti escribió semanas atrás un artículo en el que recuerda que fue corredactor de la reforma constitucional del año 1967 que incluyó esta modalidad legal.

“Lejos de cuestionar la democracia, es un instituto afirmativo de ella. Nada hay peor que una institucionalidad débil para afrontar circunstancias especiales o que, trabada por el Parlamento o las burocracias, termina siendo anodina”, dijo.

Tenencia de armas.

El ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Talvi, fue consultado ayer respecto del artículo que se agregó en la ley de urgente consideración (LUC) sobre la tenencia de porte de armas para militares retirados propuesta por Cabildo Abierto. “Difícilmente el Partido Colorado vea con buenos ojos que se amplíen las libertades de portar armas”, indicó.

“Como dijimos hay un debate parlamentario, ninguna iniciativa que no esté en sintonía con nuestros principios y valores, vamos a apoyar”, indicó Talvi en rueda de prensa tras una reunión con el presidente Lacalle Pou en la Torre Ejecutiva.

Ernesto Talvi. Foto: Darwin Borrelli.
Ernesto Talvi. Foto: Darwin Borrelli.

“Quiero analizarlo porque no he tenido tiempo por las actividades con el otro sombrero como ministro, pero difícilmente veamos con buenos ojos que se amplíen las libertades de portar armas”, agregó.

Al respecto de ese artículo y de la LUC en general, Talvi indicó que se está analizando “con total tranquilidad y seriedad”.

“Los equipos técnicos y políticos han trabajado enormemente de manera muy sistemática para hacerle los aportes a la primera versión y eso estamos haciendo ahora”, expresó.

Trabajadores informales: “Todos conocían las cifras”

La polémica por la cantidad de trabajadores informales que necesitan asistencia del Estado para satisfacer necesidades básicas también fue abordada ayer por el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda. El martes pasado el subsecretario del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Armando Castaingdebat, dijo que el número de trabajadores informales “hace cinco años que está planchado, que es prácticamente el mismo número”.

El miércoles 15 de marzo, el número dos del Mides indicó en conferencia de prensa que la Encuesta Continua de Hogares, que releva el INE, arrojó para fines de 2019 que un “24,8% de la masa ocupada de este país estaba trabajando en negro”. Miranda dijo que “estos datos están en el INE, no eran desconocidos. Uno de cada cuatro trabajadores en este país está en la informalidad. Y esto estaba en los datos oficiales, si no lo conocían es porque no lo leyeron. Lo dice (el economista) Javier de Haedo, no lo dice el presidente del Frente Amplio”.

Además aseguró que hay “una diferencia”, al destacar que “en 2005 era el 50% de los trabajadores los que estaban en la informalidad, se avanzó muchísimo, habiendo déficit importante todavía. Todo el mundo lo sabía”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados