ELECCIONES 2019 

La coalición cerró junta una tensa y cambiante noche

Todos recibieron un aplauso individual y otro colectivo cuando, al subir Lacalle Pou, dio unos pasos hacia atrás y extendió su brazo izquierdo señalando a sus socios.

Luis Lacalle Pou. Foto: Gerardo Pérez
Lacalle Pou habló cerca de la medianoche frente a los miles de seguidores, acompañado por Argimón, su esposa y los socios de la coalición. Foto: Gerardo Pérez

Subieron las escaleras del búnker de Bulevar Artigas en medio de la incertidumbre y bajaron dos horas más tarde sonrientes, con algo de alivio y sintiéndose ganadores, aunque habrá que esperar al escrutinio definitivo de la Corte Electoral.

Ernesto Talvi, Guido Manini Ríos, Pablo Mieres y Edgardo Novick -los socios de Luis Lacalle Pou en la llamada coalición multicolor- se instalaron en el primer piso de la sede del candidato nacionalista después de las 22 horas.

Entraron a un reservado donde estaba Lacalle y su comando. En ese piso también estaban legisladores, intendentes, asesores y familiares de los integrantes de la fórmula blanca. Además de Talvi, por el Partido Colorado también estaban el expresidente Julio María Sanguinetti, y los diputados Ope Pasquet y Adrián Peña, entre otros.

Allí los líderes de la coalición recibieron los últimos datos de las encuestadoras y de la Corte Electoral. En esas conversaciones informales algunos dirigentes blancos sostuvieron que parte de la caída era por Manini Ríos. Según contaron a El País fuentes de la coalición, Sanguinetti respondió que no había que culpar a Manini, sino que los “grandes derrotados” eran las encuestadoras.

En ese intercambio, Manini Ríos manejó una estimación que llevó tranquilidad a sus socios: al menos el 25% del total de los votos observados fueron a Lacalle, según dijeron participantes de la reunión.

El cálculo responde a que una buena parte de los votos observados son efectivos de las Fuerzas Armadas, un sector que el líder de Cabildo conoce a cabalidad.

Llegó la hora de enfrentar a los miles de seguidores que esperaban afuera. Sanguinetti dijo a la prensa que “no hay dudas” que Lacalle ganó y Talvi que el resultado es “prácticamente irreversible”.

Los socios de la coalición liderada por Lacalle Pou subieron al escenario uno a uno y bajo los aplausos de la muchedumbre.

Todos recibieron un aplauso individual y otro colectivo cuando, al subir Lacalle Pou, dio unos pasos hacia atrás y extendió su brazo izquierdo señalando a sus socios.

Guido Manini Ríos. Foto: Fernando Ponzetto
Guido Manini Ríos. Foto: Fernando Ponzetto

Cabildo

Silencio. Eso es lo que había más temprano en la sede de Cabildo Abierto en la calle Constituyente a medida que avanzaban los minutos después de las 20:30 y las encuestadoras hablaban de un empate técnico y un resultado que no se podía confirmar. Algo muy distinto al amplio triunfo que se había proyectado en los días previos.

Manini Ríos estaba recluido en una oficina al fondo de la sede, junto a su círculo íntimo, entre otros el senador electo Guillermo Domenech y su exjefe de campaña, el coronel retirado Rivera Elgue. Su esposa Irene Moreira, en cambio, estaba en Artigas. En otra oficina esperaba el resto de la dirigencia montevideana, como el diputado electo Martín Sodano.

En las redes sociales algunos analistas hablaban de la incidencia del video difundido el jueves en redes sociales, donde Manini pidió a los militares que no votaran al Frente Amplio. En canal 10, por ejemplo, el director de Equipos Consultores Ignacio Zuasnabar dijo que Manini provocó la “fuga de votos” de Lacalle Pou.

En la entrada del local había periodistas y un pequeño grupo de militantes que seguía con cara de preocupación desde sus celulares las transmisiones de la televisión.

“Nos están haciendo sufrir hasta último momento”, comentó una seguidora de Manini, muy seria. Otra le respondió que festejaba aunque ganaran por medio punto.

A su lado, un hombre decía enojado que los “sinvergüenzas” que vinieron del exterior habían cambiado la elección. Aún más pesimista, otro cabildante afirmó que “se acabó esto” y se retiró del local. Pero un rato más tarde se enterarían que, al final, la victoria de Lacalle Pou era prácticamente un hecho.

Se acercó un dirigente a los periodistas y preguntó qué se sabía de nuevo. “Tenemos que ganar con un gol de Suárez en la hora”, pidió. A unos metros un grupo se sacó una foto y uno de ellos gritó que “se acabó el recreo”, en referencia a la ya célebre frase de Manini Ríos.

Un rato después de las 22 horas, la encargada de prensa de Manini, avisó que hablaría el líder del sector antes de ir a la sede de Lacalle Pou. Entonces apareció el candidato y, unos metros atrás, Domenech.

Lo primero que hizo fue negar que el video que grabó el jueves al filo de la veda, con un mensaje para los militares, haya provocado una fuga de votos (ver nota aparte). Después unas pocas selfies y Manini enfiló a la sede de Lacalle, para encontrarse con los socios. Mientras, un militante festejaba que, por fin, había llegado el ansiado gol en la hora.

“Estoy bien tranquilo”, dijo Manini Ríos sobre el video

¿Ha escuchado las últimas consideraciones sobre fuga de votos por su discurso? “He escuchado, se ha dicho mucha cosa, se ha hecho un uso inescrupuloso”, dijo el líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, anoche en ronda de prensa.

En ningún momento el mensaje recoge nada de odio ni rencor”, se defendió el general retirado, en referencia al video difundido el jueves pasado pidiéndole a los militares que no votaran al Frente Amplio. Y opinó que “es muy discutible” que eso “haya tenido afectación” en la elección. “Lo dirán los analistas. Por mi lado, estoy bien tranquilo”, indicó Manini Ríos.

¿Qué intención tuvo? “Primero que nada el mensaje fue hecho por lo menos 24 horas antes de la veda, que se haya viralizado después no lo puedo controlar”, respondió Manini. Sin embargo, en una de las cuentas de Twitter de Cabildo Abierto el video había sido publicado después de las 22:00 horas del jueves, al filo de la veda.

El excomandante en jefe del Ejército también dijo que grabó el mensaje porque en los días previos se habían pintado muros frente a los cuarteles. “Lo que dije todo es exactamente así, no dije nada que no fuera cierto. Creo que lo que se ha hecho es un uso político de este tema”, sostuvo Manini.

Le recordaron que Talvi y Lacalle Pou cuestionaron el video y respondió: “Pregúntenle a ellos, yo lo que he dicho es verdad todo. Fue dicho antes de la veda y obedeciendo a una realidad que se estaba dando”. Después admitió que “puede ser” que fuese “inoportuno”.

Ernesto Talvi. Foto: Leonardo Mainé
Ernesto Talvi. Foto: Leonardo Mainé

Colorados

En la sede del partido se vivió una fiesta a medias tras conocer los sondeos. No se hizo la conferencia de prensa que Talvi tenía prevista desarrollar a las 20:45 y, en su lugar, el economista reunió a todo su equipo y a Sanguinetti para evaluar qué hacer.

Con el paso de los minutos la sala de las asambleas, que previamente lucía llena, comenzaba a vaciarse.

Sea cual sea el escenario, vamos a estar con Lacalle Pou”, comentó Talvi a El País, antes de emprender la salida junto a decenas de colorados rumbo al comando del líder nacionalista en Bulevar Artigas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados